El Athletic se enreda por el frustrado fichaje de Llorente

Los jugadores pidieron la llegada del delantero a Rafa Alkorta, que se puso en contacto con el jugador del Nápoles, pero la comisión deportiva frenó la operación

Fernando Llorente celebra un gol con la camiseta del Tottenham.
Fernando Llorente celebra un gol con la camiseta del Tottenham.ANDREW YATES (Reuters)

¿Quién ficha en el Athletic? El director deportivo, Rafa Alkorta, dejó abierta la duda después de que durante la conferencia de prensa en la que se presentó a Alex Berenguer, que ya jugó sus primeros minutos el domingo, desveló que varios jugadores de la primera plantilla del equipo rojiblanco se habían reunido con él en su despacho de Lezama la mañana del lunes, último día del mercado de fichajes, y le habían pedido expresamente la llegada de Fernando Llorente, jugador del Nápoles en la actualidad, y que no está inscrito por su club para la competición doméstica.

Después de tres derrotas en cuatro partidos, el ambiente en Bilbao se ha enrarecido bastante porque, además, el calendario –después del aplazamiento de la primera jornada frente al Barcelona–, no parecía demasiado complicado. Todavía no ha jugado el Athletic ante un rival de la zona noble, pero solo ha sumado tres puntos después de un inicio desolador en el juego.

En esta situación, el club pagó diez millones de euros por Berenguer. El entrenador, Gaizka Garitano, aseguró tras el fichaje que daba por cerrado el capítulo de llegadas, pero sus jugadores no se conformaron y al día siguiente de la derrota frente al Alavés en Mendizorroza, donde el Athletic no disparó entre los tres palos, acudieron a hablar con Alkorta, el director deportivo, para pedirle que fichara al futbolista que abandonó el club rojiblanco en 2013 para marcharse gratis a la Juventus, ya que no quiso renovar y su contrato expiró el 30 de junio de ese año.

De forma sorprendente, Alkorta escuchó la petición de los futbolistas y se puso en contacto con el jugador riojano y con su hermano Jesús, que ejerce de su representante. Habló con ambos en varias ocasiones. Los dos estaban dispuestos al regreso a Bilbao. Fernando Llorente recibió varios mensajes de algunos de los compañeros que tuvo en el Athletic y todavía siguen en la plantilla rojiblanca, en la que le expresaban su interés en que tomara el camino de vuelta. Alguno de ellos intentó ponerse en contacto con el presidente, Aitor Elizegi, e incluso expresó su disgusto a Llorente por no haber recibido respuesta.

Un clima de división

Pocas horas después de que Alkorta comenzara los contactos, recibió un mensaje de Ibaigane: la comisión deportiva de la directiva le frenaba en su intento de hacerse con los servicios del delantero del Nápoles. “Hubo un momento en el que creíamos que se podía traer a Llorente. Él quería venir, pero el club cree que no era el momento de acometer ese fichaje ahora mismo. No hay más. Ayer fue un día difícil”, confesaba Rafa Alkorta, a la vez que admitía la influencia de los jugadores: “Me preguntaron si podíamos traerle e iniciamos lo que ellos querían. Entonces del club me dicen que no hay consenso y que no se puede hacer”. El máximo responsable de los fichajes reconoció expresamente que la posible contratación de Llorente solo se puso en marcha después de la petición de los futbolistas: “Ellos fueron los que iniciaron el proceso”, confesó.

Alkorta asegura que no hay ninguna grieta en el club y que los jugadores entienden lo que ha ocurrido. "Se pusieron en contacto conmigo porque querían mejorar el equipo. Todos quieren lo mejor para el Athletic”, afirmó.

La actuación de algunos futbolistas en las redes sociales fue significativa. Dani García le dio un “me gusta” a una información sobre el interés del Athletic por Llorente, cuando Alkorta todavía no había dado marcha atrás. Después de que el fichaje se frustrara, Yuri Berchiche fue más elocuente y en un mensaje de Twitter, que respondía a un periodista que escribió que “la comisión deportiva ha tirado el fichaje”, contestó: “¡Cuánta razón. Hemos hecho lo que hemos podido!”

La edad del jugador, 35 años, el escaso protagonismo que ha tenido en las tres últimas temporadas, y la división en la masa social entre quienes consideran a Llorente un “traidor” por su marcha del Athletic, además sin dejar ni un euro en las arcas rojiblancas, y los que deseaban su regreso, ha condicionado la respuesta de la comisión deportiva, que se dividió entre quienes pretendían su fichaje y los que estaban en contra. Al final, estos se salieron con la suya, lo que asume Alkorta: “Es una decisión de club. Estoy al cien por cien con ella”. Aunque la sensación de que se ha representado un sainete en Bilbao no se disipa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS