La Real Sociedad prevé acoger público en su estreno europeo en Anoeta ante el Nápoles

El Gobierno vasco, que tiene las competencias, autoriza la presencia de mil espectadores en el estadio donostiarra

Los jugadores de la Real Sociedad celebran el gol de Mikel Oyarzabal con su afición la temporada pasada
Los jugadores de la Real Sociedad celebran el gol de Mikel Oyarzabal con su afición la temporada pasadaJavier Etxezarreta

El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, prevé que el 29 de octubre próximo, en su estreno europeo en el Reale Arena frente al Nápoles, durante el segundo partido de la fase de grupos de la Europa League, acudan mil espectadores al choque, aplicando las normas sobre aforo en la pandemia que establece el Gobierno vasco a través de su plan Biziberri II, concretado en un decreto publicado el pasado 29 de agosto en el Boletín Oficial del País Vasco.

Como hiciera hace dos semanas el Baskonia, en el partido de la Euroliga frente al Real Madrid, al que asistieron 600 aficionados a las gradas del Fernando Buesa Arena, la Real ya está en contacto con las autoridades vascas, que son las que detentan las competencias sanitarias.

No será el primer partido de fútbol que se juega con público en el País Vasco. La primera jornada de la Liga Iberdrola femenina llevó a 257 espectadores a Lezama para el Athletic-Deportivo, y la Real repetirá la experiencia en Zubieta, el próximo sábado. Admitirá 150 socios, que serán cribados por orden de inscripción, para el encuentro frente al Levante. La admisión es personal e intransferible, porque el club quiere controlar cualquier posibilidad de que se produzca algún contagio por COVID-19. En las próximas fechas, el filial de la Real, el Sanse, también jugará con público. En la comunidad autónoma, todos los clubes deportivos se preparan para la presencia de espectadores, porque el Gobierno vasco así lo autoriza.

Aperribay apunta que, “la Real cumplirá escrupulosamente con lo que digan las autoridades sanitarias. Lo primero es la salud, con rigor y responsabilidad”. El presidente del club donostiarra cree que, “el regreso del público al fútbol va a venir de forma gradual y progresiva”.

La presencia de espectadores en el partido contra el Nápoles, autorizada por la UEFA, “es una grandísima noticia”, confiesa el presidente. “Pero de aquí al 29 de octubre estaremos a lo que digan las autoridades sanitarias. Si nos dicen que la cosa va peor y que no podemos abrir el campo, se acatará. Haremos lo que manden. De momento, tenemos autorización, aunque somos cautelosos”.

La Real Sociedad adjudicará las entradas para el partido de la Liga Europa mediante un sorteo entre los socios, aunque todavía no tiene claro el número de las localidades que podrá meter en el bombo, “porque estamos a la espera de que la UEFA nos comunique si va a pedir un porcentaje de esas localidades. El 20 de octubre se publicarán las condiciones”.

Aperribay asegura que no se produce un choque de competencias entre el Consejo Superior de Deportes, que tiene vetado el acceso a los partidos de LaLiga al público, y el Gobierno vasco. “No hay ningún conflicto. Lo de admitir público no es una iniciativa nuestra. Las autoridades nos han asegurado que se puede hacer. No es algo que hayamos decidido de forma unilateral. No vamos a discutir las competencias de nadie, que si el Gobierno vasco, que si el CSD. En Euroliga, en Vitoria, ya se ha ensayado y nosotros también podemos hacerlo”. Aclara el presidente que, “hablo de las competiciones UEFA. En LaLiga debemos estar con lo que diga la secretaría de Estado del Deporte. Damos este paso en cumplimiento del decreto de agosto del Gobierno vasco”, y asegura: “El plan Biziberri II es excelente, muy completo para cohabitar con la pandemia. No es una discusión de competencias”.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS