El United pone fin al espejismo del PSG

Con Bruno Fernandes al frente, el titubeante equipo inglés derrota (1-2) al finalista de la Champions en París y pone en cuestión la fiabilidad de la obra que Tuchel encabezó el verano pasado

Neymar vuela ante la entrada de McTominay y Tuanzebe.
Neymar vuela ante la entrada de McTominay y Tuanzebe.Michel Euler (AP)

Orgulloso finalista de la última Champions, el Paris Saint-Germain no pudo dominar al decadente United, que asomó apocado su cabeza por la ribera del Sena. Los ingleses llegaron deprimidos hasta que los animó el PSG, que es el mismo equipo inconsistente de siempre, por más que Tuchel se esfuerce en darle un orden. Rashford acabó con el espejismo ajustando junto al palo el tiro del definitivo 1-2.

PSGPSG
PSG
1
Keylor Navas, Kimpembe, Florenzi (Colin Dagba, min. 78), Abdou Diallo, Layvin Kurzawa (Mitchel Bakker, min. 85), Danilo Pereira, Idrissa Gueye (Kean, min. 45), Ander Herrera (Rafinha, min. 77), Neymar, Di María (Sarabia, min. 85) y Kylian Mbappe
MNU M. United
2
M. United
De Gea, Shaw, Tuanzebe, Nilsson-Lindelöf, Alex Telles (Pogba, min. 66), Fred, Scott McTominay, Wan-Bissaka, Bruno Fernandes (Donny van de Beek, min. 87), Anthony Martial (Daniel James, min. 87) y Rashford
Goles 0-1 min. 22: Bruno Fernandes. 1-1 min. 54: Anthony Martial (p.p.). 1-2 min. 86: Rashford.
Árbitro Antonio Miguel Mateu Lahoz
Tarjetas amarillas Neymar (min. 33), Scott McTominay (min. 35), Tuanzebe (min. 71), Danilo Pereira (min. 83) y Kean (min. 89)

Llueve sobre París. Los días grises se han precipitado en la capital francesa como heraldos de mal agüero, sabiendo como es sabido, que a Neymar lo pueden distraer las saudades del trópico. Pero Neymar, siempre impredecible, se presenta eléctrico en el Parque de los Príncipes. Listo para debutar en la Champions. Pálido y ojeroso el semblante, brillante el cerebro, más potente que nunca a su edad, 28 años, la flor de la vida de un futbolista. El PSG parece un equipo ramplón hasta que Neymar recibe la pelota. Con Verratti y Paredes de baja, el brasileño se retrasa, reclama protagonismo, y se transforma en el mejor mediocampista del equipo, tan dotado para marcar los ritmos de cada acción como los mejores volantes imaginables.

Neymar se adueña del partido durante los minutos iniciales. Hasta que Bruno Fernandes, que está en todo, le arrea una patada inolvidable y le recuerda que el United está en París. La patada vivifica a Neymar, que vuelve a pedir la pelota y siembra el caos entre los interiores rivales, desesperados porque mientras él los atrae lanza a Di María y a Mbappé a sus espaldas. Así llegan las primeras aproximaciones del PSG. Un tiro de Kurzawa a la salida de un córner y un remate de Di María desde fuera del área.

Pero no es suficiente. Tal y como está de colectivizado el juego en el fútbol contemporáneo, cada día es más complicado que un solo genio desequilibre a 11 operarios. Operarios tímidos, sin fe, es lo que parecen los futbolistas del United, sin duda afectados por el largo declive que padece el club. Solo los agita el inquieto Bruno Fernandes, hombre resuelto, animoso. El United apenas resiste haciendo faltas y pegando pelotazos que dividen la pelota indefectiblemente. Los ataques del equipo inglés son cochambrosos, pero, para asombro de sus propios ejecutantes, surten efecto. Un pase frontal de Shaw a Martial destempla a Diallo, que derriba a su oponente. Bruno Fernandes —tras una parada anulada a Keylor por el árbitro, que le denunció por no pisar la raya— metió el penalti.

El 0-1 exhibe la penuria del PSG, incapaz de ofrecer con Danilo una salida limpia del balón, presa de la confusión de Mbappé, que en lugar de desmarcarse como un nueve parece querer reproducir las aventuras de Neymar sin tener su criterio ni su ingenio. El United lleva el partido a su terreno de fricción. Cada jugada en las inmediaciones del área de Keylor es un peligro. Sin Marquinhos, lesionado, la zaga se hunde.

El PSG solo se recupera con un gol en contra. Neymar bota un córner y Martial, que defiende el primer palo, lo cabecea a las mallas. De Gea observa atónito. Tuchel asiste al espectáculo con aire incrédulo. A su lado, Solskjaer mete a Pogba por Téllez y desmonta su línea de cinco zagueros. Falta media hora para el final y el cambio sobrepasa al PSG, definitivamente descompuesto. El partido se acelera, y en la trama de idas y vueltas desmadejadas gana el que está más acostumbrado a competir. Frente a los que viven tibiamente adormecidos en la Ligue 1, se imponen los que vienen de sufrir cada semana par sacar adelante las jornadas de la Premier. En un avance liderado por Pogba, el interior habilita a Rashford que desde la frontal del área acomoda el tiro del gol ganador donde jamás podría llegar Keylor.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción