Kondogbia, rumbo al Atlético

El mediocentro francés, de 27 años, ha mantenido un fuerte pulso con el Valencia y llega al equipo de Simeone para cubrir el hueco que dejó Thomas Partey

Geoffrey Kondogbia disputa el balón con Marcos Llorente durante el Valencia-Atlético de la pasada temporada celebrado en Mestalla. / Sergio Pérez (REUTERS)
Geoffrey Kondogbia disputa el balón con Marcos Llorente durante el Valencia-Atlético de la pasada temporada celebrado en Mestalla. / Sergio Pérez (REUTERS)SERGIO PEREZ (Reuters)

Geoffrey Kongdobia (República Centroafricana, 27 años) será con toda probabilidad jugador del Atlético de Madrid. Según fuentes del Valencia, la negociación, que aún se mantenía a primeras horas de la tarde, está muy avanzada. La cifra del traspaso estará entre los 15 y los 18 millones de euros.

El viernes, desde el Atlético aseguraban que, de concretarse la operación, se haría mediante una cesión hasta final de temporada con opción de compra obligatoria condicionada a objetivos sencillos de cumplir. Esta opción ya la dio por buena el Valencia cuando en verano puso en el mercado al propio Kondogbia, a Coquelin y a Parejo, todos en la escala salarial más alta de la entidad valencianista. Con esas condiciones y conformes el jugador y el Atlético, este urgido por la marcha de Thomas Partey y con un mes por reglamento para fichar un jugador de la Liga española al haberse marchado el ghanés abonando su cláusula, el Valencia recibió la oferta, pero la declinó. Esto enfadó sobremanera al jugador, que había llevado la oferta con las condiciones que el club le pedía. Su reacción en las redes sociales fue llamar mentiroso al presidente Anil Murthy: “Después de haber destruido un proyecto ambicioso, has tenido que engañar a tu entrenador, y por último a mí. Gracias Anil Murthy”.

A esa primera andanada, contra el hombre de confianza del máximo accionista, Peter Lim, en la que Kongdobia también criticaba la destitución de Marcelino, el entrenador con el que mejor rindió y le nombró capitán, ha seguido una actitud de rebeldía. Kondogbia no quería jugar ya para el Valencia. Los pesos pesados del vestuario han tratado de convencerle, pero ha sido imposible. No es la primera vez que el nuevo jugador rojiblanco se enfrenta a un club para abandonarlo. Ya lo hizo en el Inter de Milán y en el Mónaco. Con la situación ya tan insostenible, el Valencia ha terminado por aceptar la operación. Unas molestias en el talón derecho han sido el argumento de Kondogbia para no vestir más la camiseta del Valencia, con el que tenía contrato hasta 2022. El viernes se entrenó por primera vez con el grupo, algo que no hacía desde el pasado 14 de octubre.

Tras la marcha de Thomas, el director deportivo del Atlético, el italiano Andrea Berta, había salido al mercado con tres directrices: no hacer una operación hostil y, de concretarse, que fuera con un jugador que fuera a tener protagonismo y asequible para la tensa tesorería rojiblanca, que antes de la operación aún necesitaba cuadrar en sus cuentas algo más de 100 millones de euros. Kondogbia fue el que encajó desde el principio. Se ajustaba al perfil de jugador que quería Simeone, un mediocentro que sostenga al equipo en el medio, y el Valencia lo había puesto en venta en una cantidad razonable ante la cláusula que rebajaba la inicial de 80 millones a 30 el próximo uno de enero. Kondogbia llega a un equipo en crecimiento, que ha dado muestras de debilidad defensiva en el eje del centro del campo y en los laterales. Simeone tendrá que manejar a un jugador que en Valencia tachan de especial y que cuando mejor ha rendido ha sido cuando ha tenido a un entrenador que le ha mimado.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS