NBA

La NBA también vota

Los jugadores se implican en una campaña manchada por la agria pugna entre Donald Trump y estrellas como LeBron James

Anthony Davis, LeBron James y Quinn Cook, de los Lakers, con el lema “Vota” en sus camisetas.
Anthony Davis, LeBron James y Quinn Cook, de los Lakers, con el lema “Vota” en sus camisetas.Mike Ehrmann / Getty Images

LeBron James ha acabado con el papel aséptico que se arrogan las estrellas del deporte mundial cuando se trata de política. Esa cómoda postura del que piensa que con él no va la cosa, que tanto se reprochó a Michael Jordan y a las figuras de su generación. En estas elecciones en EEUU, sin embargo, numerosos jugadores de la NBA y de otras grandes ligas han promovido el voto y se han mojado en el debate electoral.

“No solo somos deportistas. También somos padres, maridos, hijos. Y tenemos la oportunidad de cambiar el mundo. ¿Por qué no aprovechar esta oportunidad?”, reivindica Kyle Lowry, el líder de los Toronto Raptors. Chris Paul, base de los Oklahoma City y presidente del sindicato de jugadores (NBPA), ha intervenido en mítines de la campaña del candidato demócrata Joe Biden, al que también ha acompañado el legendario Magic Johnson. Se han pronunciado igualmente entrenadores como Steve Kerr, de Golden State, Doc Rivers, que acaba de firmar por Philadelphia Sixers, y Gregg Popovich, que además de dirigir desde hace más de 20 años a San Antonio Spurs es el seleccionador de Estados Unidos. La cruzada de Popovich contra Donald Trump ha sido especialmente ácida. Llegó a llamar idiota y sociópata al presidente.

En las elecciones de 2016 solo votaron un 20% de los jugadores de la NBA. Esta vez se ha registrado para votar un 96%.. La implicación en las protestas ciudadanas —Jaylen Brown viajó 15 horas en automóvil de Boston a Atlanta para encabezar una marcha tras la muerte de George Floyd el 25 de mayo— les animó a presionar a la Liga para que se visualizara su descontento. La mayoría escuchó el himno previo a los partidos haciendo el famoso gesto de protesta antirracista, con una rodilla en tierra y las camisetas con la inscripción Black Lives Matter. Tras un boicot histórico que paró la competición durante tres días, se pactó con el sindicato de jugadores que los pabellones de las franquicias se habilitaran como centros de votación, promesa que se ha cumplido en 21 de los recintos. “Con el boicot le dijimos al mundo que somos algo más que jugadores de baloncesto, luchamos por facilitar el acceso a la votación y abogamos por una reforma significativa de la policía y la justicia penal”, suscribieron los jugadores en un comunicado.

El cambio de Shaquille O’Neal

Uno de quienes mejor expresan el cambio de mentalidad es Shaquille O’Neal. La estrella de Orlando, Lakers, Miami y Phoenix entre 1992 y 2011, y ahora, a los 48 años, comentarista de televisión, confesó que nunca antes había votado. “No tenía tiempo. Pero esa es una mala excusa. Mi mamá estaba decepcionada. Mi tío estaba decepcionado. Ahora estoy haciendo campaña en favor del voto”, dice Shaquille, también partidario de Biden.

LeBron James, que según una encuesta es junto a Tom Hanks, Dwayne Johnson, Oprah Winfrey y Taylor Swift uno de los famosos con más influencia en los votantes, ha encabezado la campaña More Than a Vote, Más que un voto, impulsada por un colectivo de deportistas y con la que colabora Michelle Obama. “Soy un hombre de 35 años, esposo y padre de tres hijos”, explica LeBron, amigo del expresidente Barack Obama. “He llegado a saber quién soy y qué defiendo. Y no se trata solo de mí, se trata de mi gente. Los negros hemos sido apartados de nuestro deber cívico. Nos han alimentado con información errónea durante muchos años”.

Trump ha respondido con desprecio: “No quieres sentarte, ver un partido de baloncesto y ver a alguien que te odia”. Las preferencias entre los magnates del deporte se decantan claramente hacia los republicanos. Según ESPN, los 144 propietarios de los 122 equipos de las grandes ligas profesionales de Estados Unidos han contribuido con 47 millones de dólares en donaciones a las elecciones federales desde 2015, y de ellos, poco más de 11 han sido para el partido demócrata. Los propietarios de las franquicias de la NBA han donado en los últimos seis años 8,3 millones al partido republicano y 2,6 millones al demócrata. Solo en la NBA femenina se invierte la situación: 1,6 millones frente a 1,3 millones para los republicanos.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50