A este Barça no hay quien le tosa

El equipo azulgrana desdibuja al Atlético (3-0) y logra un récord de imbatibilidad

Graham Hansen, todo un torbellino para el Atlético.
Graham Hansen, todo un torbellino para el Atlético.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

El fútbol del Barcelona se juega con los pies de Mapi, los ojos de Patri, la chistera de Graham y el remate de Jenni Hermoso, además del aliño de quilates de Aitana y Alexia en la construcción. Un fútbol de altos vuelos, abrumador para cualquier equipo de la Liga Iberdrola. Incluso para el Atlético, que perdió el choque y el liderato, que se mantuvo en pie hasta que el fútbol de Caroline Graham dijo basta.

Es complicado aguantar el envite de este Barça, que cuenta los cinco duelos ligueros por victorias —no pierde en casa desde mayo de 2019—, capaz de arrinconar a cualquiera con el toque, la presión y el pase en profundidad por los costados, casi siempre con Graham como receptora. De trazas elegantes en el quiebro y el desborde, excelente en el centro y hasta en el pase interior, Graham estuvo en todas partes.

BARCELONA, 3 - ATLÉTICO, 0

Barcelona: Cata; Marta (Crnogorcevic, m. 86), A. Pereira, María León, Leila; Aitana (Lieke Martens, m. 63), Patri (Hamraoui, m. 78), Alexia; Graham, Jenni Hermoso (Oshoala, m. 63) y Mariona (Losada, m. 86).

Atlético: Peyraud-Magnin; Aleixandri, Tounkara, Van Dongen, Strom; Sampedro (Laurent, m. 71), Meseguer, Moore (Leicy Santos), Duggan (Knaak, m. 46); Leyna (Eena, m. 86) y Ludmila.

Goles: 1-0. M. 31. Patri. 2-0. M. 34. Jenni Hermoso, de penalti. 3-0. M. 84. Martens.

Árbitro: Rivera Olmedo. Mostró la cartulina amarilla a Marta, Tounkara y Ludmila.

Estadi Johan Cruyff.

Graham fue un torbellino de difícil detención, pues un centro suyo por poco no lo embocó Hermoso, otro lo remató Aitana a la maraña de piernas rivales y un tercero no lo cazó Mariona por los pelos. Hasta que Graham se metió por dentro y leyó el desmarque de Patri Guijarro, la más lista de la clase para estrenar el marcador. Balón filtrado entre tres rivales, regate de la centrocampista y pase a la red.

El peor de los mazazos para el Atlético, que empezó con bríos gallardos y hasta premio, pues en dos contras edificadas por Moore, Duggan y Meseguer probaron los guantes de Cata, ahora que Paños está confinada por posible contacto de coronavirus. Del segundo remate se creó un córner y de ahí el penalti ingenuo de Marta, que saltó con el brazo tapándose la cara y, de paso, desviando el esférico. Nada que no pudiera detener Cata —adivinó las intenciones de Duggan— para lograr el récord de imbatibilidad de un equipo en la Liga, ya en 927 minutos, 36 más que el anterior registro, también del Barcelona.

Para algarabía azulgrana, Tounkara despegó el brazo del cuerpo en el área ante un disparo de Mariona, acción infantil como pocas. Hermoso, que está a dos goles de alcanzar el récord de Sonia Bermúdez como pichichi azulgrana (121 por 123), no erró el penalti para desasosiego del Atlético, que en el entreacto hizo dos cambios. No se salió con la suya Dani González porque el Barça ya no cedió el balón, cómodo con el gobierno del duelo en campo contrario, por más que sus ataques carecieran de la pegada necesaria, desajustada Oshoala en el remate. Pero Graham repartió otro caramelo en la zona caliente y Martens puso el lazo.

Otro triunfo holgado para un Barça —aunque el resultado más corto en lo que va de Liga— al que no hay quien le tosa, con 24 goles a favor y ninguno en contra, segundo con un punto y dos partidos menos que el Granadilla.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS