El Valencia se gusta en ataque y doblega al Panathiniakos

Los de Ponsarnau se imponen al cuadro griego (95-83) con una exhibición ofensiva liderada por Prepelic, con un 4 de 5 en triples

Prepelic controla el balón ante Bochoridis
Prepelic controla el balón ante Bochoridis

El Valencia Basket se impuso este martes al Panathiniakos por 95-83 en un choque en el que su buen hacer ofensivo, con una gran circulación de pelota primero y luego con un juego más vertical, le condujo a una victoria en la que Klemen Prepelic y Fernando San Emeterio lo alimentaron en la primera parte y Martin Hermannson y Derrick Williams en la segunda.

Dos triples de Aaron White dieron la iniciativa al Panathinaikos pero una buena circulación de balón y la inspiración de Prepelic permitió al Valencia seguir el ritmo del equipo griego en un arranque en el que las defensas acompañaban más que impedían (18-18, m.7). Las rotaciones no alteraron la igualdad, Papapetrou tomó el relevo anotador en los visitantes y un valiente San Emeterio en los locales, aunque la cadencia anotadora bajó. Martin Hermannson intentó asumir la responsabilidad ofensiva del Valencia pero le falló la ejecución final (30-30, m.15).

Las pérdidas se multiplicaron en ambos lados de la pista y aunque Mitoglou alimentó a los visitantes, el Valencia se hizo con el timón del choque y sólo un par de errores en el contragolpe evitaron que se fuera con una ventaja mayor al descanso, aunque el triple sobre la bocina de Prepelic le dejó un buen sabor de boca (45-41, m.20). El Panathiniakos centró su juego en la reanudación sobre Papagiannis y al Valencia le costó escapar de la influencia de sus 220 centímetros. Lo hizo cuando Vives se sacudió la presión de Saint-Ross, cuando Prepelic volvió a sumar y cuando Dubljevic anotó su primer triple, con el que se convirtió en el máximo anotador de la historia del club.

El equipo heleno se puso en manos de Nedovic aunque la buena defensa de Josep Puerto frenó sus despegue y dio tiempo a que el perseverante Hermannsson a empezar a sacar puntos, suyos y de sus compañeros, de sus buenas decisiones (82-70, m.33). Un par de tiros abiertos hicieron soñar a los visitantes con meterse en el choque pero el Valencia, con la confianza reforzada, contestó cada canasta de la mano del base islandés y de Derrick Williams.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS