Otro Lopetegui en el mismo Krasnodar

Rehabilitado por sus éxitos en el Sevilla y respaldado por Monchi, el técnico regresa a la ciudad donde fue despedido de la Roja

Julen Lopetegui, en el entrenamiento del Sevilla en Krasnodar.
Julen Lopetegui, en el entrenamiento del Sevilla en Krasnodar.KIRILL KUDRYAVTSEV (AFP)

“Julen es el mejor entrenador posible para el Sevilla”. No hay intervención pública o privada en la que Monchi, director deportivo del club, no repita este pensamiento acerca de Julen Lopetegui, el entrenador de un equipo que visita al Krasnodar ruso (18.55, Movistar LC) con la posibilidad de ganar y sellar su clasificación a los octavos de final de la Champions dos jornadas antes del final de la fase de grupos. Fue precisamente en esta ciudad rusa donde el actual preparador del conjunto andaluz vivió un acontecimiento que marcó su carrera deportiva.

Krasnodar era la sede la concentración de la selección española que iba a disputar el Mundial de 2018 y fue el escenario donde Lopetegui dirigió su último partido como seleccionador, un amistoso de preparación ante Túnez saldado con un triunfo por 1-0 con gol de Aspas. El miércoles 13 de junio de ese 2018, el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, destituía a Lopetegui dos días antes del estreno mundialista ante Portugal. Se había filtrado que el técnico vasco había firmado un contrato con el Madrid.

Tras este despido traumático, Lopetegui acumuló un segundo fracaso en el banquillo del Madrid, donde llegó como sustituto de un Zidane que había ganado tres Champions de manera consecutiva. El 29 de octubre de 2018, después de un 5-1 encajado ante el Barcelona, el vasco fue también destituido de su cargo en el Madrid, al que dirigió en 14 partidos con un saldo de seis victorias, dos empates y seis derrotas. La carrera de Lopetegui como entrenador había caído en picado. Dolido por los dos golpes recibidos en apenas cuatro meses, Julen se refugió en sí mismo y descartó varias ofertas.

A Lopetegui lo rescató Monchi en mayo de 2019. El director deportivo tenía buenas referencias del técnico de su etapa en la Federación Española en categorías inferiores. Luego, se movió guiado por un instinto que le dicta que suele ser positivo fichar a entrenadores o jugadores que vienen de acumular malas experiencias y tienen hambre por recuperar su sitio en el fútbol. Lo hizo con infinidad de jugadores, caso de Kanouté, Luis Fabiano o Banega, entre otros, y también con entrenadores, como Unai Emery, que acababa de fracasar en el fútbol ruso. “Ha superado mis expectativas”, repite el propio Monchi.

El encuentro entre el Sevilla y Lopetegui, siempre bajo el manto protector de Monchi, ha sido todo un éxito. “Es un trabajador incansable y saca rendimiento. Está haciendo un gran trabajo”, afirma Pablo Blanco, coordinador de los escalafones inferiores y uno de los técnicos con más experiencia en la estructura del club. “Monchi mantuvo siempre una gran confianza en Julen”, afirman en el club. Este respaldo le permitió al técnico superar los recelos de la afición cuando se anunció su fichaje y, también, los silbidos con los que la grada criticaba sus defensivos planteamientos en Nervión justo antes del parón liguero por la pandemia del coronavirus.

“Solo pienso en el rival”

”Desde el momento que supe que venía a Krasnodar solo he pensado en estudiar muy bien al rival que tenemos enfrente, que juega y entrena en unas magníficas instalaciones que ya conocía. Es en lo único que he pensado al venir”, afirmaba el propio Lopetegui cuando se le preguntó por su retorno a la ciudad donde vivió una de las mayores decepciones de su carrera.

Ahora, en el Sevilla, ha relanzado una carrera que estuvo muy tocada. Ha ganado la Liga Europa, ha quedado cuarto en Liga y ha roto algunos registros históricos de imbatibilidad del equipo andaluz, a un paso de los octavos de esta Champions. Sus números en el Sevilla son incuestionables. Ha dirigido 66 partidos, de los que ha ganado 37, empatado 17 y perdido solo 12. Obsesivo por controlar hasta el último detalle en permanente comunicación con Monchi, Lopetegui ha aprendido a manejarse con total independencia al saberse respaldado por el que manda. En el Sevilla se ha ganado, por ejemplo, que Monchi se haya gastado 50 millones de euros en dos futbolistas que fueron expresa petición suya: Suso y En-Nesyri.

El Sevilla afronta el partido ante el Krasnodar, noveno en su liga, con las bajas de Bono y Carlos Fernández con coronavirus, más los lesionados Acuña y Suso y con Navas sancionado tras ver la roja en el duelo de ida. Será el primer partido por fuerza mayor que se pierda Navas a las órdenes del entrenador vasco, quien podría utilizar un nuevo sistema en el moderno estadio del Krasnodar. Es otra de las evoluciones de este Lopetegui que en determinadas circunstancias opta por jugar con tres centrales (Koundé, Diego Carlos y Sergi Gómez) para colocar de carrilero por la derecha a Lucas Ocampos. En la izquierda se situaría Escudero, que será el capitán en Rusia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS