Koeman: “Esta es la imagen que queremos ver”

El técnico del Barcelona muestra su orgullo por el triunfo y la clasificación europea del equipo azulgrana, plagado de jóvenes y suplentes en el duelo ante el Dinamo de Kiev

Mingueza disputa un balón aéreo durante su estreno azulgrana.
Mingueza disputa un balón aéreo durante su estreno azulgrana.SERGEY DOLZHENKO (EFE)

Una llegada desde la segunda línea de Dest, dos remates de Braithwaite -uno de ellos de penalti- y un último chut de Griezmann bastaron para reducir al grisáceo Dinamo Kiev, equipo que quiso correr pero se topó con su falta de ingenio en los últimos metros, además de con las manoplas Ter Stegen. Botín de oro para el Barcelona y para Koeman, que dio con la tecla y el triunfo en un encuentro al que no le pareció darle importancia desde la convocatoria (no citó a Messi ni De Jong) ni la alineación, plagada de suplentes. Pero el Barça hizo cuatro y certificó su pase para los octavos de final tras el triunfo de la Juventus frente al Ferencvaros. “Clasificación, buen juego, buena imagen y cuatro goles. Y los que han jugado, muchos jóvenes, lo han hecho muy bien. Han tenido una oportunidad y han demostrado mucha hambre. Es algo para estar contento”, convino el técnico Ronald Koeman, orgulloso tras el choque en Ucrania.

Salió de inicio el central Mingueza, que se estrenó como azulgrana y lo celebró con una asistencia de gol a Braithwaite. También debutó en el segundo acto Konrad de la Fuente y hasta Matheus Fernandes, que llegó en verano tras una cesión al Valladolid y no se puso la camiseta azulgrana ni en pretemporada. “Hemos hecho cambios para dar la oportunidad a jugadores poco habituales”, explicó Alfred Schreuder, segundo de Koeman. También tuvieron minutos el bigoleador Braithwaite, Trincão y Aleñá, también Riqui Puig. Pero no había nadie más feliz que Mingueza, que llegó a La Masia con ocho años y se enfundo la camiseta azulgrana por primera vez y en la Champions con 21.

Lesionado Piqué de gravedad, con Umtiti en la rebotica otras dos semanas y Araujo saliendo de una rotura muscular, el Barça solo tenía a Lenglet como central. Y, una vez que De Jong —reconvertido en ocasiones— no fue convocado, Mingueza pedía turno. “Se ha entrenado bien las seis semanas que ha estado con nosotros y ha demostrado que tiene el nivel”, subrayó Schreuder sobre Mingueza, que se mostró rápido en la corrección, sereno en el pase vertical y agitado en el contacto, casi siempre bien posicionado. Será porque es de la casa. “Lleva toda la vida en el Barça y eso es una ventaja para que entienda los conceptos. Ha demostrado que podemos contar con él y que tiene que trabajar duro para tener minutos. Ha cumplido”, señaló Koeman, que también avanzó que tenía muchos números para jugar este domingo en La Liga ante Osasuna.

“Estoy muy feliz porque sé lo que he trabajado para esto. He hecho un buen partido y el equipo ha estado muy bien, sobre todo en la segunda parte, que le hemos dado más ritmo al juego. Hemos hecho buen fútbol con y sin balón”, resolvió Mingueza, que curiosamente tiene a su hermana en el filial femenino del Barça. Cogió el testigo Carles Aleñá, que completó el partido cuando hasta ahora solo había disputado siete minutos en el curso. “Cuando uno trabaja tanto desde abajo… Estamos muy contentos por él y por todos los que suben”, expresó el canterano, feliz por ponerse las botas: “Estoy contento por poder volver a jugar, por sentirme de nuevo futbolista por 90 minutos. El único camino es trabajar y demostrarle al míster que puedo jugar y creo que lo he hecho bien. Esperemos que vengan muchas noches como esta”.

Koeman, que elogió de nuevo la entrega de Griezmann, también lo quiere. “Me ha gustado el colectivo. La imagen de esta noche es la que queremos ver”, zanjó. Aviso para navegantes.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción