El Barça naufraga en la cancha del colista (80-68)

El equipo de Jasikevicius, errático, pierde su racha ante un brillante y eficiente Villeurbanne

Mirotic intenta frenar a Lighty.
Mirotic intenta frenar a Lighty.JEFF PACHOUD (AFP)

El Barça naufragó el día menos esperado, ante el Villeurbanne (80-68), colista de una Euroliga que todavía siguen liderando los azulgrana. Nada fue como se podía prever. El equipo francés, perjudicado por un brote de positivos por la covid-19, tiene tres partidos aplazados y solo había ganado uno de los siete que había disputado, eso sí, frente al Baskonia, un aviso de que no se trata de un rival ni mucho menos inofensivo. Lo demostró sobradamente en un partido que dominó de principio a fin, con ventajas muy amplias, un perfecto 17 de 17 desde la línea de tiros libres y un fabuloso 13 de 21 en los triples (62%).

El Barça, que nunca había perdido ante el Villeurbanne en el formato Euroliga imperante desde 2001, entró con flojera en el partido, se vio superado en el ritmo que impusieron los franceses e intimidado por sus pívots, con Mustapha Fall al frente, ya de sobras conocido, y su sustituto, el belga Bako, eficiente e intimidador con tres tapones. El naufragio del Barça se produjo en cascada. No empezó bien Calathes, siguió peor Heurtel, Kuric y Oriola tampoco sincronizaron cuando irrumpieron en un partido en el que Abrines apenas dijo ni mu. El mallorquín solo tiró una vez a canasta en los 25 minutos que estuvo en la cancha, un síntoma más de la mala dinámica de juego de su equipo.

El Villeurbanne, el equipo que preside el excampeón de la NBA Tony Parker y que dirige su hermano TJ, manejó las acciones ofensivas con mucho acierto, abrió la cancha y acertó a meter balones para Fall, Bako o Yabusele en los momentos en que la defensa azulgrana se abría en su vano intento de frenar los triples de Lighty, Freeman, Kahudi o Cole. El Barça, fuera de foco, perdía por 11 puntos (45-34) ya antes del descanso. Un parcial de 0-7 pareció marcar un punto de inflexión (48-43), pero fue un espejismo el puntual resultado de una recuperación de balón de Abrines y un par de buenas acciones de Mirotic y Calathes.

Los franceses manejaron el ritmo de juego con una tranquilidad inesperada. Acertaron con los triples, especialmente Lighty y Norris Cole, y administraron con acierto el problema de exceso de faltas de Fall y Bako. Su ventaja volvió a aumentar hasta los 16 puntos al final del tercer cuarto (65-49) y el Barça brindó un ejercicio de impotencia para revertir la situación a lo largo de los diez minutos finales. Fue un revés inesperado para un equipo que llevaba un mes ganando todos sus partidos, varios de ellos con un juego espectacular y resultados abrumadores. Contra el Villeurbanne, descarriló.

Asvel Villeurbanne, 80; Barça, 68

Asvel Villeurbanne: Diot (3), Lighty (17), Freeman (12), Yabusele (7), Fall (6) –equipo inicial-; Kahudi (10), Lacombe (0), Noua (3), Hayes (0), Bako (8) y Cole (14).

Barça: Calathes (12), Higgins (9), Abrines (2), Mirotic (14), Pustovyi (4) –equipo inicial-; Davies (6), Hanga (0), Bolmaro (4), Smits (6), Heurtel (3), Oriola (4) y Kuric (4).

Parciales: 25-19, 20-17, 20-17 y 15-15.

Árbitros: Lottermoser, Rocha y Udyanskyy.

Astroballe. 11ª jornada de la Euroliga.



Sobre la firma

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción