Russell da la medida del Mercedes

En su debut con las Flechas de Plata en sustitución de Hamilton, el británico arrancará el segundo tras quedarse a solo 26 milésimas de Bottas, que logra la ‘pole’

El piloto británico George Russell, este sábado en la clasificación del Gran Premio de Sakhir.
El piloto británico George Russell, este sábado en la clasificación del Gran Premio de Sakhir.GIUSEPPE CACACE (AFP)

En una de las semanas más cargadas del año a nivel informativo en aquello relacionado con la actualidad de la Fórmula 1, los organizadores del Mundial, con Liberty al volante, se las apañaron para encontrar la forma de mantener el foco en un fin de semana que lo tenía todo para desconectar. El título ya debe lucir en alguna vitrina de una de las múltiples casas de Lewis Hamilton, quien, además, no se subirá al coche este domingo en Sakhir (18.10, Movistar Fórmula 1) tras confirmarse su positivo en coronavirus. En condiciones normales, la ausencia del principal reclamo del campeonato sería una noticia pésima para los promotores. Y sin embargo, ese vacío lo llena de forma dignísima George Russell, un joven de 22 años y piloto de Williams, también británico, que en Baréin subraya en color fosforito la brutal superioridad de Mercedes: en su primera sesión cronometrada al volante de una de las Flechas de Plata, el de Norfolk se adjudicó la segunda plaza de la parrilla de salida tras quedarse a solo 26 milésimas de Valtteri Bottas, su circunstancial compañero, que sumó su quinta pole de la temporada. Max Verstappen arrancará el tercero, mientras que Carlos Sainz lo hará el octavo.

Los números avalan el revuelo generado alrededor de Russell, que hasta ahora dominaba 36 a 0 los duelos de los sábados con sus vecinos de taller, en la que es la tercera mejor racha de la historia del certamen. El viernes se subió al W11 por primera vez y lideró los primeros y los segundos ensayos libres, en lo que fue una carta de presentación de lo más contundente. El sábado, cuando las cosas comenzaron a ponerse serias, el chico ofreció su mejor versión, aquella que le lleva a ser considerado uno de los diamantes en bruto del automovilismo británico. Su rendimiento tras solo dos días de adaptación al bólido de la marca de la estrella es el termómetro perfecto para hacerse a la idea de lo tremendamente competitivo que es ese coche. A la vez, también refuerza la incidencia que tiene el factor mecánico en la F1, donde se estipula que solo el 30% de la ecuación depende del conductor.

El positivo de Hamilton llega cuando él y Mercedes negocian la renovación de su contrato, que expira a finales de 2021. La decisión de tirar de Russell con vistas a este fin de semana no es arbitraria, sino que más bien debe considerarse un movimiento más en la partida de ajedrez que está en marcha. Los equipos están en pleno proceso de ahorro, y eso no termina de encajar en los planes de Hamilton, que con unos 45 millones de euros anuales es el mejor pagado de todos los pilotos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS