Un punto sobre el precipicio

España rescata un empate contra Suecia (23-23) en un final taquicárdico en el que se ve perdida y tiene el último lanzamiento para ganar

La sueca Strömberg frena a Mireya Gonzalez.
La sueca Strömberg frena a Mireya Gonzalez.Henning Bagger (AP)

¿Se salvó España contra Suecia o dio un paso más hacia su adiós del Europeo sin medalla? Nadie lo sabe a ciencia cierta después de un desenlace de tembleque. Aunque, con los números en la mano, quizás fue más lo segundo.

Los dos equipos se vieron perdidos y los dos resucitaron en un minuto final tremendo. Al mejor estilo del fútbol, las colegiadas, que habían señalado dos minutos de exclusión de Lara González a falta de 15 segundos, se dirigieron al VAR y, tras un breve escrutinio, decidieron tarjeta roja para la jugadora española y siete metros. De repente, todos los fantasmas de la final del último Mundial se les vinieron encima a las Guerreras.

Petren, máxima anotada hasta entonces con ocho dianas y sin fallo desde esa distancia (tres de tres), se encaminó hacia Silvia Navarro. Allí le esperaba la valenciana de 41 años, con un 42% de acierto y 15 paradas. Y la sueca, intimidada por el momento y semejante despliegue de brazos y piernas, la mandó al palo. La selección, que se había visto hundida, volvió a la vida. Todavía quedaban 11 segundos y tenía un tiempo muerto para organizar el último ataque. Las instrucciones de Carlos Viver, sin embargo, se diluyeron en un lanzamiento de Nerea Pena que apenas amenazó a Filippa Idehn.

Un empate que a España no le saca de pobre porque, si el lunes (18.15, Tdp) cumple los pronósticos y derrota a la República Checa, pasará a la segunda fase con un solo punto. Escasa renta para pensar en caza mayor, ya que en esa siguiente fase tendría que acabar entre las dos primeras en un grupo con gigantes como Rusia, Francia o Dinamarca. Sin embargo, a un suspiro del final se sintió casi desahuciada con la penalización de los siete metros. Una derrota hubiera supuesto su despedida prácticamente definitiva del podio. Así que, después de un desenlace tan al límite, nadie sabía dónde mirar ni qué pensar.

El final encogió a los dos equipos, como bien demostró Petren. El suyo fue el error más gordo, pero no el único. Nadie fue capaz de anotar en Herning en los últimos cuatro minutos y 18 segundos. En la jugada anterior al ataque que dio lugar a la expulsión de Lara González, la tuvo Alicia Fernández para volver a poner a España al frente, algo que no pasaba hacía mucho. Pero quiso ajustar tanto que su lanzamiento acabó en el larguero. Era el tercer ataque seguido que fallaba España. Antes lo habían hecho Almudena Rodríguez y Nerea Pena. Tampoco le había ido mejor a Suecia, seca en el desenlace y sin mucha participación de su estrella, Isabelle Gullden (cero goles en 18 minutos).

El agujero de las pérdidas

Hasta este final de thriller, había sido una España de pares y nones. Después del duro trago ruso en el debut, se agarró a dos clásicas, Silvia Navarro y Nerea Pena, para impulsarse. Y lo consiguió, pero volvió a caer en la piedra de las pérdidas. Se dejó 17 balones por el camino, diez en la segunda parte. Un agujero negro por el que se colaron las nórdicas, que durante una parte importante del encuentro se vieron a rebufo.

La selección llegó al descanso con 13-10 y un porcentaje de intervenciones de Navarro del 47%. La portería sueca no pasaba del 19%. Un paso adelante en defensa, la hiperactividad de la meta valenciana y tres exclusiones casi consecutivas de su rival habían reactivado a las Guerreras tras un inicio inquietante (3-6). Se recompuso el equipo de Viver y alcanzó el intermedio en ventaja.

A la vuelta de los vestuarios, Nerea Pena, eficaz desde los siete metros, empezó a ver puerta también en jugada (seis tantos en total) y siguió alimentando (ocho asistencias) a las dos pivotes: Ainhoa Hernández (4) y Lysa Thchaptchet, esta segunda de 18 años y debutante con la selección. No se le notó nada a la navarra el acné competitivo, porque cerró las vías en defensa y se apuntó dos tantos en dos lanzamientos. Sin embargo, en paralelo, España empezó a perder balones a chorros. Hasta seis en los primeros diez minutos de la reanudación.

Como ante Rusia, la selección se destempló en la segunda parte. Del 15-12 se pasó 18-19 en el minuto 46. El choque viró por errores de la selección y, desde entonces, no le quedó otra que remar y remar porque ya no volvería tener el mando. Tampoco Suecia logró ventajas superiores a un gol, pero nunca se vio por detrás, lo que le daba una sensación de control. Hasta que el duelo llegó a un desenlace taquicárdico que dejó a los dos equipos en el aire con la sensación de oportunidad perdida. Ninguna supo ganar.

España, 23 - Suecia, 23

España: Navarro y Castellanos; Carmen Martín (2, 1p), Mireya González (2), Ainhoa Hernández (4), Lara González (1), Alicia Fernández(1) y Jennifer Gutiérrez (2), Pena (6, 3p), Marta López (-), Sole López(2), Almudena Rodríguez (1), Arderius (-), Campos (-), Gassama (-) y Tchaptchet (2).

Suecia: Ryde e Idehn; Stromberg (2), Blohm (5), Roberts (-),Petren (8, 3p), Lundstrom (2), Forsberg (-), Rask (1), Dano (-), Lagerquist(2), Gullden (-), Lindqvist (3), Hagman (-), Thorleifsdottir (-) y Hansson(-).

Parciales cada cinco minutos: 3-2, 3-6, 7-6, 8-7, 9-9, 13-10. Descanso. 15-13, 17-16, 18-18, 20-20, 22-22 y 23-23.

Árbitras: Nastase y Stancu (ROU). Expulsaron con tarjeta roja directa a la jugadora española Lara González (m.60). Además excluyeron por dos minutos a Mireya González, Almudena Rodríguez, Tchaptchet y Carmen Martín por España; y a Rask, Stromberg, Lundstrom, Lindqvist y Blohm por Suecia.

Jyske Bank Boxen de Herning

En el otro partido del grupo, Rusia ganó a la República Checa 22-24.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS