Los secretos científicos de Grégory Dupont detrás de las rotaciones de Zidane

El Madrid enlaza cuatro partidos en once días casi con el mismo bloque, ‘sprint’ avalado por las investigaciones de su preparador físico: el rendimiento no baja pero puede haber más lesiones

Grégory Dupont, en una sesión del Real Madrid en 2019.
Grégory Dupont, en una sesión del Real Madrid en 2019.JAVIER GANDUL

El Real Madrid se espabiló en ocho días durante los que ganó tres partidos —Sevilla, Borussia Mönchengladbach y Atlético— en los que Zinedine Zidane apenas realizó variaciones en el once inicial: una del primero al segundo y otra del segundo al tercero. Tres días después de superar la semana de sofocón del año, para al Athletic varió también sólo una pieza, una insistencia inusual en el técnico, tan confiado a las rotaciones, a veces incluso traumáticas. Cuatro alineaciones titulares casi idénticas en solo once días intensísimos que los llevaron del borde de la crisis a la cabeza momentánea de la Liga y a un cruce de octavos más benévolo de lo temido en la Champions. Zizou no solía fiarse de exprimir así a los futbolistas, pero el también francés Grégory Dupont sabía lo que se hacía.

El jefe de la preparación física del Madrid, llegado desde la selección francesa en el verano de 2019 para sustituir a Pintus, maneja datos sobre los que apoyar estos apretones físicos al menos desde 2010. En el número de septiembre de la revista The American Journal of Sports Medicine, firmaba un artículo junto con otros cinco investigadores titulado Efecto de dos partidos de fútbol en una semana en el rendimiento físico y en la incidencia de lesiones. Sus dos temporadas como preparador físico del Celtic de Glasgow (entre 2007 y 2009), el club disputó la Champions.

En colaboración con investigadores de la universidad de Lille —el club de la ciudad fue su anterior empleo—, la de Glasgow y la noruega de Trondheim, se propuso estudiar los efectos en los futbolistas de jugar dos partidos por semana en comparación con jugar solo uno. Pensaban que registrarían una bajada en el rendimiento físico y un aumento de las lesiones si los jugadores descansaban solo entre 72 y 96 horas de uno a otro encuentro, pero les sorprendió ver que el tono físico se mantenía. Aunque el riesgo de lesión era el doble.

Instalaron ocho cámaras en el Celtic Park para registrar los movimientos de los futbolistas —salvo los de los porteros— y medir la distancia total recorrida, la distancia a máxima intensidad, la distancia en sprint y el número de sprints. Pese al escaso tiempo entre los partidos, el rendimiento no variaba. “Entre 72 y 96 horas parece suficiente para mantener el nivel de rendimiento físico en los partidos”, escriben.

El estudio también explica que resulta posible mantener el tono físico gracias a un extenso programa de recuperación. Por un lado, 14 minutos de baño frío a 15 grados después de cada partido y entrenamiento duro, además de 12 horas con prendas compresivas. Por otro, la nutrición: tres horas antes de los partidos alimentos con carbohidratos de bajo índice glucémico, como fruta, leche y pasta; y después de los partidos, lo contrario, comidas con carbohidratos de alto índice glucémico, como batidos, yogures y sándwiches, para reponer el glucógeno muscular y contribuir a la reparación del músculo.

Algunas de estas técnicas han evolucionado y ahora varios futbolistas del Madrid utilizan en sus casas unas fundas para la recuperación de las piernas a través de impulsos y pasan tiempo en cámaras hiperbáricas. El último que ha adquirido una ha sido Vinicius.

El artículo de Dupont contiene más claves para calendarios apretados, como que resulta más sencillo remar a favor de corriente. Los equipos que ganan recorren menos distancia y necesitan realizar menos esfuerzos de alta intensidad. Después de haberse visto más tiempo que nunca por detrás en el marcador, el equipo de Zidane no ha ido perdiendo en ningún momento en estos 11 días de estrés, y contra el Gladbach y el Atlético se puso enseguida por delante (minutos 9 y 15).

El estudio también aporta pistas sobre cuándo realizar los cambios: la investigación constata que el momento de mayor riesgo de lesión es el último cuarto de hora de cada tiempo, en especial del segundo.

En cualquier caso, el uso intensivo de un grupo pequeño de jugadores estos días, condicionado por la necesidad —el vértigo en la competición y los lesionados—, y amparado por la ciencia de Dupont, podrá relajarse las próximas fechas. Odegaard completó ayer la sesión de entrenamiento con el grupo, y Hazard; Jovic y Mariano, una parte. El belga podría incluso estar disponible para jugar el domingo en Eibar.

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción