O Rei Messi

El argentino alcanza los 643 goles en el Barcelona, récord de Pelé en el Santos como el máximo artillero en un solo club

Messi, en el partido contra el Valencia.
Messi, en el partido contra el Valencia.Joan Monfort (AP)

La Pulga se convierte en Rey. A los 33 años, después de 747 partidos con el Barcelona, Lionel Messi fulminó un nuevo récord. Uno más para el argentino, que ya ostenta las marcas de máximo goleador de la LaLiga (450), Botas de Oro (seis), mayor artillero en un año natural (91), más tripletes en Champions (ocho, junto Cristiano) y en LaLiga (36), jugador extranjero con más títulos de LaLiga (10), entre otros. Esta, sin embargo, es una marca diferente para el capitán azulgrana. Si ya había superado los 18 goles de Di Stéfano en los clásicos (suma 26), las 34 dianas de Maradona con Argentina (cuenta 70) y los tres Balones de Oro de Johan Cruyff (tiene seis), este sábado frente al Valencia Messi igualó a otro rey del fútbol, al Rey. El 10 se convirtió en el máximo goleador en un solo club: 643 (en 748 partidos). Un récord que le pertenecía en solitario a Edson Arantes do Nascimento, Pelé, en el Santos, con el que ahora está igualado.

El 7 de septiembre de 1956, cuando el Santos se enfrentó al Cubatão, todo cambió en la historia del cuadro paulista. Pelé, con 15 años, 10 meses y 15 días, se estrenó con la camiseta del Peixe. Como no podía ser de otra manera, marcó un gol. La historia de Messi en el Barcelona comenzó el 16 de octubre de 2004. Tenía 17 años, 3 meses y 22 días. Messi, que como Pelé comenzó como extremo derecho, tardó siete partidos y 72 minutos en firmar su primera diana, ante el Albacete. En 1974, después de haberse retirado de la Canarinha en 1971, Pelé descartó la invitación de Joao Havelange de participar en el Mundial de Alemania. Unos meses después se mudaría a Nueva York para jugar en el Cosmos de la NASL (North American Soccer League), una liga menor para su leyenda. ¿A cambio? Un contrato de cuatro millones y medio de dólares libres de impuestos. Los 643 goles los marcó en 757 partidos oficiales, a lo que hay que sumarle los 448 que marcó en amistosos. En total, según la web oficial del Santos, el Rey coleccionó 1.091 redes.

"Felicidades, Leo", fue el homenaje del Barcelona a Messi en el marcador del Camp Nou.
"Felicidades, Leo", fue el homenaje del Barcelona a Messi en el marcador del Camp Nou. FCB

No era casualidad la cantidad de amistosos que jugaba el Santos. Solo en 1968, por ejemplo, el equipo brasileño jugó 82 encuentros y recorrió 112.889 kilómetros en sus giras alrededor del mundo. Llevar a Pelé de paseo era la única manera que tenía el club paulista para sostener a Pelé en la plantilla. “Estuve dos o tres veces muy cerca de ir al Real Madrid”, reconoció, tiempo después, el ganador de tres Mundiales. También el Milán, el Inter y el Bayern persiguieron el fichaje de O Rei. Fue imposible. “Estaba bien en Brasil, con grandes jugadores, y no tenía muchas ganas de cambiar. Solo salí a Estados Unidos para promover el fútbol”, explicaba.

Messi también estuvo cerca de dejar el Barcelona. La última, reconocida públicamente por el argentino, fue el verano pasado, cuando envió un burofax para intentar hacer uso de la cláusula de su contrato que le permitía marcharse al finalizar la campaña 2019-2020. No pudo. Antes ya lo había intentado en 2014, cuando el equipo no funcionaba con el Tata Martino y las lesiones le habían vuelto a acechar (sufrió cuatro problemas musculares durante la campaña 2013-2014).

Mensaje del brasileño: “Te admiro, Leo”

“¿Adónde te vas a ir? ¿Al PSG? En ningún lugar vas a estar mejor que aquí”, le advirtió Tito Vilanova, que falleció unos días después. Dos años más tarde, tras haberse reinventado después del adiós de Guardiola y de conseguir un triplete en 2015,también meditó su salida cuando se sentía perseguido por Hacienda. La Audiencia Provincial de Barcelona los condenó a él y a su padre, Jorge Horacio, a 21 meses de prisión por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda. “Se ensañaron conmigo. No quería dejar el Barça, sino marcharme de España. Me sentí muy maltratado y no quería estar más tiempo aquí”, confesó Messi.

Pero Messi, con o sin ganas, siempre se quedó en el Barça. Símbolo, en cualquier caso, de su cariño por un club que le abrió las puertas con 13 años. Hoy, 19 años después de que llegara a Barcelona en 2001, alcanzó a Pelé. Tuve suspense. Primero lo intentó desde los 11 metros. Pero los penaltis son, si acaso, el punto débil del 10 (ha fallado 23 de los 103 que ha lanzado con la camiseta del Barça). La revancha fue inmediata: remató de cabeza para firmar el 1-1. El brasileño nunca fue demasiado generoso con Messi. Al menos, en sus declaraciones. “Cristiano es mejor que Messi, pero yo fui el mejor de todos. Cristiano es más estable y Messi no es un goleador. ¿Cómo se puede hacer una comparación entre un jugador que cabecea bien y patea bien con las dos piernas y otro que solo patea con una pierna, tiene una habilidad y no cabecea bien?”, dijo en su día O Rei, que este sábado sí le dedicó una carantoña a través de un mensaje en las redes.

“Como tú, sé lo que es amar la misma camiseta todos los días. Como tú, sé que no hay nada mejor que el lugar en el que nos sentimos como en casa”, expresó; “enhorabuena por tu bonita trayectoria en el Barcelona. Historias como la nuestra, de amar al mismo club durante tanto tiempo, lamentablemente serán cada vez más raras en el fútbol. Te admiro mucho, Leo”. Contra el Valencia, Messi igualó su marca. El rosarino ha marcado 530 goles con la pierna izquierda, 88 con la derecha, 23 de cabeza, uno con la mano y otro con el pecho. Y se vistió de Rey.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción