Pedri, el último piropo de Messi

El capitán del Barcelona se encuentra cómodo en el campo con el canario, al que en el club azulgrana le destacan por su comportamiento en el vestuario

Messi celebra junto a Pedri el tercer gol del Barcelona ante el Valladolid.
Messi celebra junto a Pedri el tercer gol del Barcelona ante el Valladolid.JUAN MEDINA (Reuters)

A Messi le cuesta repartir elogios sobre sus compañeros, sobre todo cuando se trata de jóvenes promesas. “Si dice algo bueno de algún jugador después dicen que juega porque quiere Leo”, aseguran los que conocen al capitán del Barça. Existe, en cualquier caso, una manea de descifrar al 10. “Si quieres saber lo que piensa, hay que observar lo que hace en el campo”, añaden las mismas fuentes. Y, en el césped, Messi piropea a Pedri. Esta campaña, el 10 ha jugado 721 minutos con el canario (el noveno jugador con el que más tiempo ha pasado en el campo), sin embargo, es al cuarto que más ha buscado (61 pases), por detrás de Busquets (79 en 821) y De Jong (71 en 1.141) y Jordi Alba (65 en 1.065).

En contadas oportunidades, Messi ha traicionado su propio protocolo de repartir aplausos. Se rindió ante Busquets cuando Guardiola le subió al primer equipo. “Me gusta”, le dijo al actual técnico del Manchester City. Le preguntaba a Jon Aspiazu, segundo entrenador de Ernesto Valverde, cómo tenía que hacer para potenciar en el campo al talentoso pero displicente Dembélé. Y en la última Copa América, esta vez públicamente, se animó contar sus preferencias. “Me siento más cómodo con el Kun y Lautaro”, explicó el rosarino.

A nadie le sorprendió que apostara por su íntimo amigo Agüero, sí en cambio que destacara al delantero del Inter de Milán, que jugaba su primer gran competición con la albiceleste en Brasil. Esta campaña, el 10 puso los ojos en Pedri. “Juega bien este pibe”, comentó el argentino en un entrenamiento del Barcelona. Tomó nota Koeman, que también observaba con asombro el nivel del canario. “Comprende muy bien todos los ejercicios, tiene un entendimiento del juego total”, le comentó el holandés a un empleado del Barcelona.

Pedri conoció a Messi en el párking de la Ciudad Deportiva. “Bienvenido al Barcelona”, lo recibió el capitán azulgrana. “Verlo fue como abrir un regalo de Navidad”, confesó el canterano de Las Palmas en una entrevista a La Vanguardia. “Él intenta llevar todo esto con la mayor naturalidad posible, pero el día que conoció a Leo fue cuando se vio superado por la situación”, explican desde el entorno de Pedri. Un empleado del Barcelona, que conoce a la perfección la dinámica del vestuario, encuentra otra explicación al perfecto encaje de Pedri en el primer equipo. “Es callado, tiene ganas de aprender y se esfuerza. Tiene un perfil similar al de Ansu Fati. Una actitud con la que estos jugadores se sienten identificados, sobre todo Leo que siempre ha sido muy discreto”, asegura.

El Barcelona llegó a Pedri a través de Rocco Maiorino, por entonces director deportivo de Las Palmas. El italiano, que había trabajado 13 años en el Milan, necesitaba dinero para cuadrar las cuentas del conjunto canario. Y telefoneó a Ramon Planes, que en este momento trabajaba como segundo de Eric Abidal en la secretaria técnica del Barça: “Hay un jugador que les puede interesar”. Planes viajó a Gran Canaria y ya no dudó. Llamó a Jose Mari Bakero, responsable del fútbol formativo azulgrana, y le insistió en que fuera a ver un partido del canario. El exjugador del Dream Team fue a ver el homenaje a Rubén Castro, el 7 de agosto de 2019 entre el Betis y Las Palmas, y se sumó al entusiasmo por Pedri. “No hay jugadores así en la Masia”, protestó un técnico del fútbol base. Tres semanas después, el Barça anunciaba el fichaje a cambio de cinco millones.

La idea original del Barcelona era que Pedri se quedara dos temporadas cedido en Las Palmas, con la opción de pescarlo al finalizar la primera si el filial azulgrana conseguía el ascenso a Segunda A. Pero si la temporada pasada Pedri enamoró a Pepe Mel, este verano lo hizo con Koeman. “El nivel de Pedri, a su edad, llegando del Las Palmas y jugando ya en partidos contra el Madrid o el Juventus, es fantástico”, dice el entrenador azulgrana.

El canario ya lleva suma 19 partidos, dos goles y una asistencia, nada menos que al 10. Un pase de gol para que su ídolo Messi batiera el récord de Pelé como máximo anotador de la historia en un mismo club. Solo tiene una cuenta pendiente: pedirle la camiseta. Y parece que va a tener que vencer rápido la timidez, el contrato del 10 expira en junio y a partir del 1 de enero ya será libre para negociar su futuro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS