Un Real Madrid camaleónico supera al Efes en Estambul

Los de Laso logran un valioso triunfo con Rudy ejerciendo de ‘cuatro’ y dos triples decisivos de Carroll. Alex Tyus llega como fichaje madridista para sustituir al lesionado Randolph

Causeur lanza ante Dunston
Causeur lanza ante Dunston

El Real Madrid se hizo con el triunfo ante el Efes en Estambul en un partido áspero, desapacible y nublado de cara al aro (65-73). El conjunto de Laso se transformó con éxito y sobre la marcha para imponerse a un rival correoso, pero alejado de su versión fulgurante del curso pasado. Superaron los blancos la espesura general, el lastre de faltas de Tavares y los problemas físicos de Deck y Llull con un ejercicio camaleónico. Con Rudy ejerciendo de cuatro en la pintura, Causeur multiplicándose en defensa y en ataque, Laprovittola manteniendo el pulso (10 puntos y seis asistencias) y Thompkins desquitándose de su discreto papel en el clásico, el Madrid alcanzó su 11º triunfo en las últimas 12 jornadas de la Euroliga. El Efes se estrelló desde el perímetro (7 de 31 en triples) y Larkin fue incapaz de encontrar rendijas en la defensa madridista. Micic, el mejor de los locales con 16 puntos, firmó una secuencia de 0 de 6 desde el 6,75. Los de Laso corrigieron su punto de mira con el paso de los minutos y sentenciaron con dos bingos providenciales de Carroll. Durante el partido el Galatasaray hizo oficial la marcha del pívot Alex Tyus rumbo al Madrid para suplir la baja de Randolph.

Sorprendió Laso en el Sinan Erdem y reclutó en su quinteto inicial a Alocén, Abalde y Garuba, el eje nacional llamado a tomar a medio plazo el relevo de la histórica terna Llull-Rudy-Felipe. Piernas jóvenes para superar rápidamente el mal cuerpo que dejó el clásico del domingo en las filas madridistas. Sin embargo, el primero en esprintar fue Larkin, con cinco puntos en un suspiro que, unidos a la productividad de Micic, sirvieron a los locales para marcar territorio. Les secundó Dunston que, con 16 años más que Garuba, impuso sus galones en la pintura. El Efes dominó la sístole y diástole inicial hasta el 20-13 con el que Laso decidió activar a Tavares para reconducir el plan. No tuvo efecto instantáneo. Incluso condurándole ante el Barça (donde descansó el segundo cuarto al completo), el caboverdiano acumuló casi media hora en pista frente a los azulgrana, su media en las cinco jornadas previas de Euroliga, y entró destemplado al partido. Pese a medir al milímetro su participación, regresaron los problemas de faltas para la torre del Madrid. En apenas ocho minutos Tavares coleccionó dos que le devolvieron al banquillo y colocaron a los blancos ante su realidad de escasez de pívots.

De forma simultánea, el Galatasaray oficializaba la salida de Alex Tyus rumbo al Madrid. Pero, a la espera de la llegada del fichaje que suplirá la baja de Randolph y con Felipe fuera de la rotación de Euroliga, Laso se entregó de forma radical al small ball como solución de urgencia en Estambul. El técnico reunió en pista a un quinteto insólito y asimétrico formado por Laprovittola, Carroll, Llull, Rudy y Thompkins. Una oda al baloncesto de bajitos que, paradójicamente, funcionó mejor en defensa que de cara al aro rival. Se atascaron los blancos desde el perímetro y su ataque alternó ratos de espesura con otros de precipitación. Apenas un par de triples de Laprovittola y otros dos de Rudy aliviaron una estadística con porcentajes enclenques en la primera mitad. Tampoco afinó el Efes y por eso el Madrid tuvo siempre a tiro a los turcos. Mediado el tercer cuarto, los de Ataman tenían un calamitoso 3 de 19 desde la línea de tres (15%).

Cada punto se cotizaba a precio de oro y, con la aparición revitalizante de Taylor, el Madrid fue descontando la diferencia rival hasta lograr ponerse por delante por primera vez en el partido con un triple de Llull (45-47, m. 27). Siempre a remolque y justos de acierto, los blancos exprimieron otras virtudes para agarrarse al encuentro. Con paciencia y experiencia, el conjunto de Laso tuvo la virtud de desconectar a Larkin (solo anotó dos puntos más desde aquellos cinco al inicio) y atajar a tiempo a Micic. Pero, cuando parecía tomar vuelo el plan madridista, apareció Beaubois con tres triples consecutivos que aplazaron el optimismo visitante. El hombre del tercer cuarto, incluso con tres faltas a cuestas, fue Tavares. En mitad de la escasez, el caboverdiano lideró el rearme blanco con cuatro puntos, tres rebotes y dos tapones en ese tramo. No le bastó al Madrid para marcar tendencia. Del 45-50 del minuto 29 se pasó al 59-55 cuatro más tarde. Pero los blancos se sobrepusieron a todo y, con Rudy ejerciendo de nuevo de cuatro ante Moerman, lanzaron la carga definitiva. El tercer triple del propio Rudy y una canasta de Causeur (59-63, m. 37) completaron un 0-8 de parcial que colocó a los blancos por delante en plena recta de meta. Micic estiró la rendición local con más voluntad que acierto. Hasta que Carroll selló el triunfo madridista con dos triples providenciales. “Tuvimos problemas durante el partido con Deck, y después con Llull. Tavares es muy dominante, pero hoy estaba cansado y se ha cargado de faltas. Pero hemos sabido compensar todo eso. Estoy muy contento por cómo han respondido mis jugadores a una situación tan complicada”, resumió Laso. Tenía en el bolsillo la victoria y el primer fichaje para rearmar a su equipo.

Tyus, ante Ayón y Rudy en un Madrid-Maccabi de 2019. getty
Tyus, ante Ayón y Rudy en un Madrid-Maccabi de 2019. getty

Alex Tyus, sustituto del lesionado Randolph

Mientras el Madrid espera acontecimientos para sortear el veto del Barça y poder contratar a Heurtel como ambicioso relevo de Campazzo, el club blanco ya ha atado al sustituto del lesionado Randolph (que estará 10 meses de baja por una rotura del tendón de Aquiles). El elegido para compensar la rotación interior de Laso es el experimentado Alex Tyus. El ala-pívot estadounidense, que tiene pasaporte israelí y por tanto no ocupa plaza de extracomunitario, cumplirá 33 años el 8 de enero y mide 2,03m. Entre 2012 y 2019, Tyus disputó 176 partidos de Euroliga (con Cantú, Efes, Galatasaray y Maccabi, en dos etapas) en los que promedió 7,8 puntos y 4,6 rebotes. En 2014 se proclamó campeón de Europa con el Maccabi y fue, junto a Tyrese Rice, uno de los principales verdugos del conjunto madridista en la final de Milán con 12 puntos, 11 rebotes y 3 tapones.

Tyus militaba actualmente en el Galatasaray con el que este curso ha promediado 8,3 puntos y 4 rebotes en la Champions FIBA. Con un perfil más físico cerca del aro y mucho menos rango de tiro que Randolph, Tyus completará la nómina de pívots del Madrid liderada por Tavares, que cuenta con Thompkins, Garuba, la polivalencia de Deck como cuatro, la veteranía de Felipe (solo dos minutos en la presente Euroliga) y la proyección de Vukcevic (17 años) en la rotación. A pesar del fichaje de Tyus, más cuatro que cinco, está por ver el encaje de piezas que realiza Laso para dar descanso a Tavares, sin sustituto claro en la plantilla por características y envergadura. En verano se escapó Ante Zizic rumbo al Maccabi porque el Madrid no se decidió a mover ficha hasta concretar los términos de la marcha de Campazzo. Ahora llega Alex Tyus, cuarto taponador histórico de la Euroliga (por detrás de Dunston, Fran Vázquez y Kyle Hines), para arrimar el hombro. “Tiene mucha experiencia en la Euroliga y, probablemente, es un jugador que necesitábamos desde el comienzo de la temporada porque sino vamos a matar a Tavares”, analizó Laso tras la victoria ante el Efes.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS