El Granada mete al Valencia en un lío

Jorge Molina acaba con el equipo de Gracia, que se autolesionó con dos expulsiones absurdas

Jorge Molina remata para hacer el segundo gol del Granada.
Jorge Molina remata para hacer el segundo gol del Granada.MIGUEL ANGEL MOLINA (EFE)

Un gol de Jorge Molina en el minuto 88 acabó con un Valencia que se mete en un lío considerable con esta derrota. El conjunto que dirige Javi Gracia se empeñó en autolesionarse en un partido donde se adelantó en el marcador, pero que, paso a paso, acabó entregando a un Granada más atascado de lo habitual. Sobre todo cuando, con el 1-1 y a falta de 20 minutos para el final, Jason y Guedes vieron la roja después de dos acciones evitables. Una entrada dura y una protesta absurda al colegiado que mostraron la palpable crisis que golpea a este grande del fútbol español. Son los síntomas típicos de un equipo que se despeña a pesar de su evidente voluntad por hacer las cosas bien.

GRAGranada
Granada
2
Rui Silva, Domingos Duarte, Germán, Carlos Neva, Foulquier (Quini, min. 72), Puertas (Alberto Soro, min. 72), Luis Javier Suarez Charris (Jesús Vallejo, min. 88), Gonalons, Kenedy, Yangel Herrera y Soldado (Jorge Molina, min. 67)
VAL Valencia
1
Valencia
Jaume, Mangala, Mouctar Diakhaby, Wass, Gayá, Carlos Soler, Vicente Esquerdo (Koba Koindredi, min. 86), Cheryshev (Yunus Musah, min. 75), Jason, Gonçalo Guedes y Gameiro (Manu Vallejo, min. 65)
Goles 0-1 min. 35: Gameiro. 1-1 min. 47: Kenedy. 2-1 min. 87: Jorge Molina.
Árbitro Adrián Cordero Vega
Tarjetas amarillas Jason (min. 8), Foulquier (min. 15), Wass (min. 32), Yangel Herrera (min. 39), Mangala (min. 47), Puertas (min. 71) y Gonalons (min. 94)
Tarjetas rojas Jason (min. 69), Gonçalo Guedes (min. 72) y Domingos Duarte (min. 75)

El Valencia, con 15 puntos, solo ha ganado tres partidos de los 16 que ha jugado. Su realidad es evidente: ahora mismo debe pelear por no bajar y alejarse de los puestos de descenso tras vencer en un solo partido de los últimos 12 (4-1 al Madrid). Una deriva que no tiene nada que ver con la vitalidad del Granada, séptimo clasificado, a las puertas de Europa, que puso con este triunfo un brillante broche aun 2020 para enmarcar.

El Granada y el Valencia encaraban un partido importante para sus respectivas aspiraciones. Hoy en día, las del conjunto andaluz pasan por acercarse a la zona europea de la clasificación. El Valencia, sencillamente, pelea por sobrevivir. Diego Martínez propuso un partido con mucho juego directo y la alineación de dos delanteros, Soldado y Luis Suárez, ante la baja de Milla por coronavirus. El resultado fue un Granada mucho más ofensivo que en anteriores ocasiones, capaz de llegar al área del Valencia con mucha facilidad. Los de Gracia lo pasaron mal en los primeros minutos, agobiados por la vitalidad de los locales, sin capacidad para desplegarse al contragolpe, probablemente su mejor virtud. Al Valencia lo salvó el VAR, que observó una falta de Foulquier a Jason en el inicio de una jugada finalizada por Kenedy con un gran disparo con la izquierda.

El Granada acusó el golpe y el Valencia comenzó a respirar. Sobre todo, por las carreras de Gameiro, un delantero que entiende como pocos el juego a la contra con su velocidad. El francés, titular por delante de Maxi, avisó con una carrera extraordinaria que salvó Silva. Mermado en defensa por el centro, acusando el mal partido de Herrera, el Valencia le dio un revolcón al partido superando líneas gracias al desborde de Guedes y Soler. Foulquier salvó un nuevo contragolpe justo cuando Gameiro iba a marcar hasta que llegó el gol del equipo visitante. Un gran pase de Cheryshev al segundo palo fue rematado por Gameiro, siempre presente. Con ventaja en el marcador y el Granada aturdido, el Valencia se tiró al callejón con dos acciones bastante evitables. Una falta absurda de Mangala sobre Soldado propició el lanzamiento de Kenedy, que Gameiro desvió muy mal perfilado al lado de la barrera que formaban sus compañeros.

El partido enloqueció en la segunda mitad. Su perfil estaba marcado con un Granada mandón y un Valencia muy rápido al contragolpe. Hasta que Jason y Guedes evidenciaron el estado de nervios actual de su equipo. El extremo vio la segunda amarilla después de una absurda entrada a Domingos Duarte, mientras que el portugués debió decirle algo grave al colegiado Cordero Vega, que le mostró la tarjeta roja de forma directa. Todo en dos minutos y a falta de 20 para el final. Curiosamente, el Granada no interpretó bien su ventaja numérica. Incluso Duarte cometió la torpeza de entrar con dureza a Vallejo y ver la roja. El Valencia se defendió bien con uno menos y acariciaba el empate. No obstante, es evidente que no es su año. Los equipos que se encuentran en su delicada situación acaban siendo golpeados por el fútbol. Un espectacular remate de cabeza de Jorge Molina a pase de Soro (dos cambios de Diego Martínez) certificó la derrota del Valencia, que afronta una situación muy delicada. El competitivo Granada sigue viviendo momentos de felicidad en la séptima plaza y a solo dos puntos de la tercera.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS