El Atlético, de Cavani a Carrasco

Descartado el fichaje del delantero uruguayo, el Atlético cierra el regreso como cedido del extremo belga

Carrasco, en un partido de Liga con el Atlético en 2016.
Carrasco, en un partido de Liga con el Atlético en 2016.Reuters

Frustrado el fichaje de Edinson Cavani, según fuentes del Atlético porque a última hora su hermano y representante se descolgó pidiendo una comisión por el fichaje, el club ha cerrado el regreso de Yannick Carrasco (26 años) mediante una cesión. El extremo belga ya perteneció a la disciplina rojiblanca desde el verano de 2015 hasta febrero de 2018, cuando fue traspasado al Dalian Yifang en una extraña operación que fue investigada por las autoridades chinas y en la que también se incluyó a Nico Gaitán. La propia llegada al Atlético en 2015, según desveló Footballeaks, ya fue mediante una operación realizada a través de un fondo de inversión que incluía una venta a los dos años, tal y como sucedió, y un porcentaje para el Mónaco su club de procedencia.

Más información
João Félix, casi descartado para el Real Madrid - Atlético del sábado
El Atlético ni juega ni gana

El retorno de Carrasco supone el regreso de uno de los futbolistas de talento que en los últimos años no terminó de encajar ni en el vestuario ni en el estilo de Simeone. Introvertido y tachado de poco sacrificado e individualista, en las dos primeras temporadas su rendimiento fue en progresión. En la primera, la 15-16, disputó 43 partidos, marcó cinco goles y dio una asistencia. Fue el autor del tanto del empate a uno en la final de la Champions de Milán, en la que el Atlético cayó en la tanda de penaltis ante el Real Madrid. En el curso 16-17 sus registros mejoraron hasta completar 56 partidos, 11 tantos y 10 pases de gol. Su explosión definitiva se esperaba para la campaña 17-18, pero entró en una dinámica de empezar a contar menos para Simeone. Las críticas internas hacia su escaso compromiso con las tareas defensivas derivaron en un episodio en Leganés que precipitó su marcha. Dos de los pesos pesados del vestuario rojiblanco llegaron a agarrarle por la pechera para recriminarle su actitud y su indolencia en el trabajo colectivo.

Las broncas y los gritos de Simeone desde la zona técnica también eran una imagen frecuente. Con el Mundial de Rusia a la vista, Carrasco aceptó su marcha a China, donde tenía garantizados los minutos y también unos jugosos emolumentos. En el Dalian Yifang ha disputado 52 partidos, ha marcado 24 goles y ha repartido 17 asistencias.

Si para Carrasco su vuelta supone una segunda oportunidad de instalarse en el fútbol de élite, para Simeone también es una ocasión de intentar que cuaje un futbolista en el que el club rojiblanco tenía depositadas muchas esperanzas cuando le contrató en 2015. El propio técnico rojiblanco se implicó mucho en su crecimiento y le insistió en la necesidad de mejorar con el gol. Pretendió una transformación similar a la que acometió con Griezmann que finalmente se quedó a medias. “Es una lucha que tenemos diaria con él para que sea lo que fue hoy, un jugador determinante. Un gran golpeo de pelota, con desborde, asistencia... Un jugador muy completo, que tiene un crecimiento enorme por delante; todo lo que quiera mejorar y escuchar. Está escuchando, está creciendo, está haciendo goles... Es el camino. No hay otro para mejorar lo que está haciendo”, decía por entonces Simeone.

Las discrepancias con el técnico argentino fueron en muchas ocasiones por hacerle jugar en la banda derecha. “Prefiero jugar en la izquierda, me siento más liberado”, confesó Carrasco en una entrevista a EL PAÍS.

Ahora, más maduro, habrá que ver cómo encaja de nuevo con Simeone y en un equipo que en nada se parece ni en juego ni en resultados al que abandonó en febrero de 2018 rumbo a China.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS