TENIS | OPEN DE AUSTRALIA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Thiem firma su propia sentencia

El austriaco cometió un error imperdonable, que le perseguirá durante varias semanas, al bajar la intensidad y el nivel de agresividad. Cuando quiso rectificar ya era tarde y la fiera había resucitado

Djokovic y Thiem posan con sus respectivos trofeos tras la final.
Djokovic y Thiem posan con sus respectivos trofeos tras la final.Hannah Peters (Getty)

Tendremos que esperar una nueva oportunidad para conocer el nombre del próximo tenista que se estrene como ganador de un Grand Slam. En esta ocasión, Dominic estuvo muy cerca de conseguirlo. Pero cometió, a mi modo de ver, un error imperdonable ante un jugador de la magnitud de Novak Djokovic: bajó su intensidad en el cuarto set para provecho del serbio.

Más información
El impredecible factor emocional
'Garbiñe, el deporte y los detalles'
'Los recogepelotas, el último reducto'

Después de un set inicial en el que este fue superior, Dominic se anotó las dos siguientes mangas adelantándose en el marcador con una estrategia muy clara: mantener un ritmo muy alto en los peloteos e intentar en todo momento ser él el que marcara el compás del partido. Hasta tal punto lo consiguió que en el tercer parcial vimos a un Djokovic anómalamente cabizbajo en este torneo y llevado en algunos momentos a la desesperación.

Cuando parecía que la estrategia era clara y acertada, y que estaba dándole sus frutos, no fue capaz de mantenerla y vimos un cuarto set en el que Thiem empezó más a cortar su revés y a dejar de apretar con sus golpes al serbio. Bajó su nivel de agresividad y dejó de ser él quien marcaba el ritmo del encuentro. Y, claro, darle la oportunidad a Novak significó permitirle recuperarse y, con ello, firmar su propia sentencia. Aunque en el quinto set vimos un nuevo intento por parte del austriaco, mi sensación en ese momento fue de que ya era demasiado tarde y la fiera había resucitado.

Más información
'Los reyes de la casa son unos tiranos'
'Con el fuego de Australia no se juega'
Los textos de TONI NADAL

Este error perseguirá a Dominic durante unas cuantas semanas, impidiéndole disfrutar del gran torneo que ha jugado.

Creo que asistimos a un gran partido de altísima intensidad, de increíble nivel y con puntos de gran belleza. Él y Novak son dos grandes luchadores que con su entrega ayudaron a engrandecer nuestro deporte. A buen seguro, esta derrota, aunque dolorosa, ayudará al austriaco a dar un paso más en su admirable progresión. Al serbio la victoria le acerca, afortunadamente para él y peligrosamente para los otros dos, Rafael y Roger Federer, al número uno del ranking mundial histórico.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS