Nakamura lucha mejor en el barro

La profundidad de conceptos de Caruana no bastó frente a su compatriota (2-4) en la primera semifinal

Situación del marcador tras la primera semifinal
Situación del marcador tras la primera semifinalChess24

En una situación de exigencia máxima, Hikaru Nakamura ha demostrado por qué es el número uno del mundo en la modalidad relámpago y se ha impuesto a su compatriota Fabiano Caruana en las dos partidas del desempate tras un duelo de gran emoción. El estadounidense se enfrentará el domingo al ganador de la otra semifinal, que disputan este sábado el chino Liren Ding y el triple campeón del mundo, el noruego Magnus Carlsen, para decidir el vencedor del torneo rápido por internet Magnus Carlsen Invitational.

“Cada vez que juego un torneo de rápidas siento la obligación de ganarlo o al menos disputar la final con Magnus. Y eso me crea a veces, como hoy, una presión excesiva”, reconoció después Nakamura a los comentaristas del club virtual Chess24, organizador de la competición.

Pero, más allá de lo que Nakamura sintiera dentro de sí, lo cierto es que la enorme presión que sufrió no procedía solo de su papel de favorito, sino de la fuerza hercúlea de Caruana y la propia evolución de un duelo que los espectadores internautas no olvidarán fácilmente. Para quien todavía tuviera dudas, hoy han quedado claras las líneas que definen a los dos astros estadounidenses: Caruana comprende el ajedrez de manera más profunda, pero Nakamura se mueve mejor en el barro, cuando lo que importa es ganar como sea, muy por encima de la calidad del juego.

Lo cierto es que el inicio del choque no prometía mucho: dos empates con juego correcto, muy luchados, pero más bien técnicos, poco propicios para la vibración del aficionado de nivel medio o bajo. Las pulsaciones del personal empezaron a aumentar en el tercer asalto, cuando, tras 25 movimientos, la posición era de calma tensa. Y entonces se vio por qué Nakamura es mejor que Caruana en las modalidades rápidas. Carlsen lo explicó muy bien: “Fabiano no ha captado la importancia del momento, no ha olido el peligro”. El campeón se refería a que, incluso en posiciones de relativa tranquilidad, Nakamura esconde siempre un cuchillo afilado en forma de trampa táctica, mientras Caruana piensa más en consideraciones posicionales. Y así, una jugada de apariencia normal rompió la armonía de las piezas blancas, y Nakamura se lanzó para dar la puñalada mortal con las negras solo cuatro lances más tarde.

Un momento de la primera semifinal, Caruana (arriba)-Nakamura
Un momento de la primera semifinal, Caruana (arriba)-NakamuraChess24

Pero Caruana es mucho Caruana, y, obligado a ganar, supo construir en el cuarto asalto el tipo de posición que le convenía: un lío tremendo, con ataques en flancos opuestos, en el que llegó a parecer que los dos estaban perdidos. Fue ahí, pero solo ahí, cuando Nakamura acusó la excesiva presión psicológica que luego explicó, lo que le costó la derrota.

Todo pintaba mal para aquel niño nacido en Japón y trasladado a EEUU a los dos años. Cinco minutos después de una derrota de las que duelen como un golpe en los testículos, tenía que salir otra vez a la arena, frente a otro gladiador de postín y muy crecido en su moral. Pero Nakamura fue capaz de ponerse así de rápido en modo relámpago para las dos partidas de desempate (cinco minutos iniciales más tres segundos tras cada movimiento), reviviendo tal vez mentalmente la época más loca de su vida, cuando jugó infinitas partidas en la modalidad bala (un minuto por bando), así como incontables timbas de póquer. Gari Kaspárov le dijo que con ese tipo de vida jamás sería campeón del mundo de partidas lentas, pero no cabe duda de que esos años le dieron unos reflejos mentales supersónicos.

Lo ocurrido en esas dos partidas es sencillo de resumir: ambos han cometido errores a un ritmo de vorágine, pero Nakamura se las ha arreglado para que el suyo fuera el penúltimo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción