Carlsen pierde dos partidas y se complica la clasificación

Nakamura y Kariakin aventajan en un punto al campeón y están casi en cuartos a falta de tres rondas

Magnus Carlsen, durante el Festival de Wijk aan Zee (Países Bajos) de 2019
Magnus Carlsen, durante el Festival de Wijk aan Zee (Países Bajos) de 2019L.G.

Magnus Carlsen es un peculiar modelo de campeón deportivo: cuando gana, porque impresiona; cuando pierde, porque sus partidas son espectaculares, instructivas y emocionantes. Hoy ha sufrido dos derrotas, ante el chino Yangyi Yu y el polaco Jan Duda, en el Lindores Abbey, un torneo rápido por internet del club virtual Chess24. El noruego tendrá que emplearse a fondo este jueves para entrar en los cuartos de final.

Si la actitud de Carlsen no cambia radicalmente, nadie tendrá nunca motivos para acusarlo de nadar y guardar la ropa. Su objetivo básico en esta primera fase del Lindores Abbey debería ser clasificarse entre los ocho primeros, para entrar en los cuartos de final. Sin embargo, juega como si el primer puesto fuera tan importante como en un torneo de una sola fase por sistema de liga. Y además da la impresión de que también se impone el deber de arriesgar y crear belleza en casi todas las partidas.

Su derrota ante Yu en la primera partida de la tarde (quinta del torneo) se enmarca en ese contexto. Con negras, Carlsen permitió que su estructura de peones quedase hecha un asco a cambio de un gran dinamismo de sus piezas y ataque directo al rey. Y así provocó el error de Yu y logró una ventaja en teoría ganadora, pero en una posición muy compleja y bajo gran presión del reloj.

Yangyi Yu, durante el Festival de Gibraltar en 2019
Yangyi Yu, durante el Festival de Gibraltar en 2019John Saunders/Gibraltar Chess

Seguidamente no fue preciso, su rey también se debilitó y Yu se escabulló. La posición era entonces equilibrada, y Carlsen construyó de hecho una fortaleza que prácticamente le garantizaba el empate. Pero, dado que el conformismo no está autorizado en sus propias normas, se lanzó a ganar, y entonces Yu fue letalmente preciso y logró montar un ataque de mate.

Ese traspié cambió sustancialmente la situación porque dos de los más cercanos perseguidores del noruego ganaron: el ruso Alexánder Grischuk al chino Liren Ding, cuyos errores graves, más frecuentes de lo normal, quizá tengan que ver con que las horas de juego de este torneo coinciden con la medianoche o la madrugada en China, y él es más bien madrugador; y Nakamura al armenio Levón Aronián, de manera impecable.

Parece que esa manera de perder, tras una pelea a calzón quitado, no fue de las que más duelen a Carlsen, porque a continuación realizó una limpia faena de aliño para ganar al chino Yi Wei: le apretó las tuercas de la posición y del reloj hasta que el asiático tiró la toalla. Mientras tanto, cuatro de sus seguidores hacían tablas entre sí (Grischuk-Kariakin y Ding-Nakamura).

Jan Duda, en Wijk aan Zee (Países Bajos), en 2019
Jan Duda, en Wijk aan Zee (Países Bajos), en 2019L.G.

Fue Duda quien, tras perder ante el iraní Alireza Firouzja, pasó a continuación por el privilegio o el suplicio de jugar con el campeón del mundo. Y hete aquí que el polaco tenía clara ventaja tras 17 jugadas: la estructura de peones del noruego era de nuevo lamentable, pero esta vez sin damas. Duda es demasiado fuerte para no aprovechar una oportunidad así, y lo hizo con buena técnica. Para triste consuelo de Carlsen, ninguno de sus inmediatos perseguidores ganó en esa ronda. Y él tampoco lo hizo en la siguiente, porque el pétreo estadounidense Wesley So le propuso repetir jugadas en una posición equilibrada, y el escandinavo debió de pensar que ya había sufrido bastante por hoy.

Una emulación del estilo de Carlsen, pero sin su extraordinaria calidad de momento, es Firouzja, de 16 años, quien tampoco se conforma casi nunca con no perder y mantiene una permanente búsqueda por el aprendizaje y la experimentación. En esta segunda jornada, primero hizo tablas con otro valor muy joven, el chino Yi Wei, de 20 años. Luego demostró sus aspiraciones a entrar en cuartos de final con una trabajada victoria sobre Duda. A continuación, firmó otro empate trepidante, con So. Y en la cuarta y última partida del día decidió, una vez más, complicarse la vida al máximo, y nada menos que contra Serguéi Kariakin, uno de los mejores defensores de la historia, en una posición donde asegurarse el empate era muy fácil para él. Y terminó perdiendo.

Alireza Firouzja, el pasado enero, en Wijk aan Zee (Países Bajos)
Alireza Firouzja, el pasado enero, en Wijk aan Zee (Países Bajos)Alina L'Ami/Tata Steel Chess

Todos los resultados: aquí

Clasificación: 1º-2º Nakamura y Kariakin 5,5 puntos; 3º-4º Carlsen y So 4,5; 6º-9º Grischuk Aronián, Yu y Ding 4; 9º-10º Duda y Dúbov 3,5; 11º Firouzja 3; 12º Wei 2.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción