Firouzja se bloquea ante Carlsen en la ‘muerte súbita’ y pierde una posición ganadora

El iraní, de 17 años, empato la partida lenta con negras tras cuatro horas

Firouzja, durante su partida de este martes con Carlsen en Stavanger (Noruega).
Firouzja, durante su partida de este martes con Carlsen en Stavanger (Noruega).Lennart Ootes/Altibox Norway Chess

Alireza Firouzja no ha madurado aún para llegar a la cumbre, pero tampoco está muy lejos. Lo ha demostrado al poner a Magnus Carlsen contra las cuerdas en la muerte súbita (ventaja decisiva y más tiempo) tras hacer tablas con negras de manera impecable en una partida lenta de cuatro horas. A pesar de que ya ha ganado ocho veces al campeón en modalidades rápidas, el iraní se bloqueó, y perdió por tiempo en la 2ª ronda del torneo Altibox Norway Chess, que seis jugadores disputan a doble vuelta en Stavanger (Noruega). Firouzja se enfrenta mañana al líder, el estadounidense Fabiano Caruana.

“Ha sido una victoria muy inmerecida, pero estas cosas pasan”, reconoció Carlsen pocos minutos después de que Firouzja se marchara del escenario con gestos de inmenso enojo. A continuación, el campeón del mundo hizo una exhibición de su prodigiosa memoria, recordando hasta el mínimo detalle algunas partidas del comentarista, el excampeón Vladímir Krámnik, que este casi había olvidado.

Sin apretón de manos inicial -los organizadores lo desaconsejan, como medida preventiva frente al coronavirus-, la partida del día fue una lucha de tremendo interés, no solo por lo que se vio en el tablero, sino por las significativas actitudes de ambos. Firouzja, quien ayer, frente a Duda, jugó de manera contraria a lo que recomiendan las máquinas y demostró que tenía razón, hizo esta vez lo contrario en su undécima jugada: romper un principio clásico y crearse debilidades a cambio de un juego activo de piezas.

En la 15, Carlsen demostró que, además de ser uno de los mejores jugadores de la historia, también es ducho en la guerra psicológica: puso a su joven rival ante el dilema de lograr una posición muy sana pero cerrada, y por tanto no acorde con su estilo, u otra muy activa, pero con una ruinosa estructura de peones. Tras mucho pensarlo, el iraní eligió lo segundo. Carlsen forzó el cambio de damas -algo siempre recomendable frente a un táctico tan brillante como Firouzja- y logro una ventaja muy pequeña a largo plazo, al estilo de lo que Anatoli Kárpov solía hacer para torturar a sus rivales hace cuarenta años.

Carlsen, hoy en Stavanger
Carlsen, hoy en StavangerLennart Ootes/Altibox Norway Chess

Era una prueba muy dura para el asiático, cuyo talento es tan grande como su inexperiencia, sobre todo en posiciones muy técnicas. Pero la superó con nota altísima. El momento más peligroso para él llegó cerca del cuadragésimo lance, cuando tenía solo dos minutos para el resto de la partida (más diez segundos de incremento por jugada a partir de la 41), por ocho del campeón. Pero Firouzja se revolvió muy bien incluso ahí, forzando un empate de gran mérito. Era la segunda partida entre ambos en la modalidad clásica (Carlsen ganó la primera en enero). Firouzja hizo un amago de estrechar la mano del noruego, pero este le explicó que mejor no.

Veinte minutos después se disputó la muerte súbita (diez minutos para las blancas de Carlsen, obligadas a ganar, y siete para las negras). El escandinavo arriesgó desde la apertura, tal vez con la esperanza de que Firouzja no se sintiera a gusto sin la iniciativa. Pero, lejos de arrugarse, el joven astro activó sus piezas al máximo. Carlsen siguió arriesgando, pero en clara desventaja. Poco después, su posición era perdedora, y además disponía de un minuto menos que su adversario.

Pero Firouzja no supo gestionar emocionalmente ese momento. Con gestos que reflejaban su extremo nerviosismo, primero no vio las variantes ganadoras, luego pensó demasiado algunas jugadas relativamente fáciles en un final de torres igualado, y después se bloqueó, hasta que perdió por tiempo. Su balance global con el campeón (contando las tres modalidades) tras estas dos partidas queda en quince victorias, seis empates y ocho derrotas a favor del noruego.

Caruana y Aronián ganaron a Duda y Tari, respectivamente, con la táctica de la paciencia, esperando que sus rivales cometieran algún error y se cocieran en su propia salsa. De momento, Firouzja es quien pone la sal y la pimienta, y estuvo muy cerca de indigestar a Carlsen.

Clasificación: 1º- Caruana, 6 puntos; 2º Aronián 4; 3º Firouzja 4; 4º Carlsen 3; 5º-6º Duda y Tari, cero.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS