Carlsen gana a Giri en modo técnico

Los favoritos Nakamura, So y Niepómniachi caen (1ª manga) ante Vachier-Lagrave, Radyábov y Aronián

Magnus Carlsen, en septiembre durante el torneo Norway Chess en Stavanger (Noruega)
Magnus Carlsen, en septiembre durante el torneo Norway Chess en Stavanger (Noruega)Lennart Ootes/Chess24

Si la lista mundial midiera los conocimientos técnicos y no el rendimiento deportivo, Anish Giri estaría muy cerca de Magnus Carlsen. Pero su falta de instinto asesino y el miedo que tiene al campeón lastran al neerlandés ante el noruego, ganador hoy (2,5-1,5) de la 1ª manga de cuartos de final del torneo rápido por internet Skilling Open (Chess24). Hay sorpresas provisionales en los otros tres duelos: al francés Maxime Vachier-Lagrave, el azerbaiyano Teimur Radyábov y el armenio Levón Aronián les basta con empatar mañana para entrar en semifinales.

“Estoy muy satisfecho de la cuarta partida [después de tres empates]. Primero estaba algo peor, luego igualé, luego un poco mejor… y a medida que todo eso pasaba, veía cómo Anish parecía cada vez más incómodo, hasta que ha entrado en pánico”, explicó un sonriente Carlsen -excepto cuando lamentó la muerte de su admirado Maradona- tras un duelo muy técnico, en el que Giri dio siempre la impresión de jugar a no perder, más que a ganar.

El duelo de frases ingeniosas y críticas mutuas más o menos subidas de tono que ambos mantienen en las redes sociales en los últimos años se ha hecho muy popular. Preguntado por ello, Carlsen cortó por lo sano: “He decidido dejar de contestarle en Twitter y jugar mejor contra él”.

A propósito de redes sociales, todo indica que la cantidad de horas y de energía que Hikaru Nakamura invierte en Twitch, con muchísimos seguidores, le quitan energía para el ajedrez de élite. En todo caso, ni él (1,5-2,5) ni el otro estadounidense, Wesley So (0,5-2,5) tuvieron su día ante Vachier-Lagrave y Teimur Radyábov, respectivamente.

La victoria más vibrante para los aficionados fue probablemente la de Aronián frente al ruso Ian Niepómniachi. El armenio, muy culto y siempre accesible y simpático, se ganó la simpatía general desde el inicio de su carrera, y aún más este último año por su doble tragedia: el fallecimiento de su esposa en un accidente de tráfico y la guerra de Armenia con Azerbaiyán. Aronián perdió hoy el primer asalto, hizo tablas el segundo, se recuperó en el tercero y ganó en gran estilo el cuarto. No besó a su perro, como ayer tras clasificarse para cuartos de final, pero se le veía igual de contento.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS