Un minuto fatídico enreda al Baskonia en Berlín

El equipo de Ivanovic pierde ante el Alba en la Euroliga tras varios errores consecutivos al final del partido

Jayson Granger lanza a canasta ante Polonara este martes en el partido entre el Alba Berlin y el Baskonia en la capital alemana.
Jayson Granger lanza a canasta ante Polonara este martes en el partido entre el Alba Berlin y el Baskonia en la capital alemana.HAYOUNG JEON (EFE)

En un minuto se le fue el partido de entre las manos al Baskonia, lo que no es mucho decir, porque son infinitas las ocasiones en las que algo así ocurre en el baloncesto, pero es que en la cancha del Alba Berlín no parecía que pudiera suceder: después de tres cuartos en los que el equipo de Ivanovic se mostró irregular, tomó el mando en los diez minutos decisivos y parecía manejar el choque con mano firme. Varios errores consecutivos le condenaron.

Había comenzado como siempre el Baskonia, dejándose llevar por el rival, adormecido por el juego del Alba, que después de la ventaja inicial de los vitorianos se puso por delante, incluso con diferencias cómodas de más de diez puntos. A trancas y barrancas, gracias al trabajo de Dragic y Vildoza, y una defensa más ajustada, remontó el conjunto vasco, para colocarse a poca distancia de los alemanes antes del descanso. Un triple de Henry, que iba de menos a más, anotó los guarismos definitivos antes de la pausa (45-44). El Alba se iba con más dudas que el Baskonia, que se estaba calentando con el paso de los minutos, pese a la inspiración del uruguayo Jason Granger, cuña de la misma madera, que no se cansó de anotar.

Volvió a salir frío el Baskonia tras el descanso, y los gritos de Ivanovic se escuchaban desde fuera del Mercedes Benz Arena. En el banquillo local, en el que faltaba Aito García Reneses, en aislamiento por coronavirus, las cosas se observaban desde otro prisma. Un parcial de 8-0 al comienzo del tercer cuarto les hacía ver el partido de color de rosa.

Pero apareció Polonara, otra vez al rescate, y funcionó la mano de Peters. Entre ambos metieron de nuevo al Baskonia en el partido y se estrecharon las diferencias. En el último cuarto se vio lo mejor de los vitorianos. Anotaron el empate a 74 en la primera canasta; un triple de Polonara les dio ventaja y dos tiros libres del italiano la amplió.

Comenzaba a coger el Baskonia la velocidad de crucero, con los pequeños en el campo, y se mantuvo con cinco puntos de diferencia casi hasta los dos últimos minutos.

Pero siempre surge algún inconveniente. Johnnes Thiemann, que en los 16 partidos anteriores de la Euroliga había anotado cinco triples de 23 intentos, engordó su estadística frente al Baskonia. Había sumado dos en la primera parte y consiguió el tercero (3 de 3) para empatar el partido a 89. Reaccionó Peters con un tiro de tres que el instant-replay convirtió en canasta de dos puntos, y esa fue la última ventaja vitoriana (89-91), porque Fontecchio anotó una bandeja después de un triple fallido para empatar; Vildoza perdió un balón y después cometió una falta para la igualada a 91. Una entrada a canasta de Lo, con tiro adicional puso al Baskonia al borde del precipicio (95-91) falta de 34 segundos. No pudo agarrarse y cayó al vacío.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción