Sainz explota: “Esto no es un rally, más bien es una lotería”

El piloto español, que pierde otros 15 minutos por un nuevo error de navegación, está indignado con el diseño del Dakar 2021 y dice que es “una gincana”

Carlos Sainz y Lucas Cruz, durante la quinta etapa del Dakar.
Carlos Sainz y Lucas Cruz, durante la quinta etapa del Dakar.HAMAD I MOHAMMED (Reuters)

Empezó con una victoria de etapa. Nada raro. Carlos Sainz (Mini) es uno de los pilotos más rápidos y experimentados del Rally Dakar. Y Lucas Cruz, su copiloto, uno de los compañeros más deseados en el mundillo. Pero este Dakar 2021 les está poniendo especialmente a prueba. Complicada la navegación, con trampas aquí y allá, van acumulando minutos que empiezan a pesar en la clasificación general. Y la sangría no cesa. Con la media hora que perdieron por un error en la lectura del libro de ruta y los casi 15 minutos que cedieron, de nuevo, este jueves, al volver a perderse camino de Buraida, son ya 48 los minutos que alejan al madrileño del líder de la general, su compañero de equipo Stéphane Peterhansel.

El español explotó al término de la especial: “Estoy desmoralizado y un poco disgustado. Llevo 14 Dakar y nunca en mi vida había perdido en dos días media hora por culpa de la navegación. Anda todo el mundo perdido. Esto no es el Dakar. Esto se está convirtiendo más en una gincana que en un rally”. Después de que la edición del 2020, la primera celebrada en Arabia Saudí, fuera criticada por su elevada velocidad y peligrosidad, la organización se propuso este año complicar la navegación. Y bien que lo han hecho. Cada día se pierde o se equivoca alguno de los favoritos al título, lo que ha acabado por indignar a Sainz, campeón hace un año: “He corrido muchos Dakar, pero lo que estamos viendo este año no es un rally, más bien es una lotería. No me gusta nada. Esto no es pilotar, estoy muy harto, la verdad. Nunca nos había pasado algo así: andamos todos perdidos, buscando los puntos de paso”.

Por delante de Sainz, sus dos rivales por el ansiado Touareg –Loeb parecía descartado hace días y se equivocó también en esta quinta etapa, con lo que suma más minutos a su cuenta personal–, Peterhansel (Mini) y Nasser Al Attiyah (Toyota) se batían en duelo kilómetro a kilómetro. Aunque finalmente, el triunfo fue para Giniel de Villiers (Toyota), tanto el francés como el catarí, que abría pista, sellaron una magnífica jornada. Seis minutos distancian al de Mini, Monsieur Dakar, al frente de la clasificación general.

Benavides: caída y victoria

En 419 kilómetros de una especial larga y difícil, con un tramo de dunas y parte del recorrido entorpecido por numerosas rocas que cubrían el camino, pueden pasar muchas cosas. Por ejemplo, que un mismo piloto se caiga, se haga un corte en la nariz, se golpee la pierna y, también, acabe ganando la etapa. Es lo que hizo el argentino Kevin Benavides (Honda) este jueves, entre Wadi Al Dawasir y Buraida, a medio camino entre el Mar Rojo y el Golfo Pérsico.

Durante sus últimas cuatro incursiones en el Rally Dakar, Benavides se había adjudicado siempre al menos una especial, con la excepción de la edición del pasado año, el primero celebrado en Arabia Saudí. El de Salta volvió a ganar en esta quinta etapa. Además, al terminar casi siete minutos por delante de De Soultrait (Husqvarna), el piloto de HRC se hace de paso con las riendas de la general con más de dos minutos y medio de ventaja sobre el francés.

Benavides se dio de bruces contra el suelo a la altura del km 330, cuando comandaba la especial a golpe de gas. Era una zona de dunas, “iba muy fuerte, saltó y cayó contra una de las dunas. El impacto fue fuerte, su cabeza golpeó contra el GPS de la moto y al aterrizar sintió la compresión de su pierna”, relata un miembro del equipo. Benavides, que llegó al vivac con un llamativo corte en la nariz, lideraba la carrera desde el primer punto de control, pese al empuje de su compañero de equipo Nacho Cornejo (finalmente segundo, a un minuto), y no bajó el ritmo ni siquiera después del accidente. Volvió a subirse rápidamente a la moto y completó una agridulce jornada de la mejor de las maneras.

El español Joan Barreda, que este miércoles lograba su segunda victoria en este 2021, salió en cabeza. Y erró. Tercero en el primer punto de paso, el de Castellón se desvió antes de alcanzar el kilómetro 74. Perdió 17 minutos. Y toda opción de volver a ganar. Eso sí, acabó rodando en compañía –junto a Cornejo, Branch, Luciano Benavides y De Soultrait– y paró la sangría: no cedió mucho más tiempo. Terminó 17º, a 19 minutos de su compañero en Honda.

Excelente fue la etapa de Toby Price, que terminó a poco más de un minuto de Benavides y se coloca a tres minutos del argentino en la general. Barreda está, tras el fallo de este jueves, a 14 minutos.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Especialista de motociclismo de la sección de Deportes. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS