El Armani Milán destempla al Real Madrid

Los de Laso conceden su sexta derrota en la Euroliga ante un rival robusto y bien guiado por Delaney y Sergio Rodríguez (76-80)

Alex Tyus busca un rebote ante Zach Leday
Alex Tyus busca un rebote ante Zach LedayAFP7 vía Europa Press (Europa Press)

El Real Madrid llegó tarde al duelo con el Armani Milán y concedió su sexta derrota en 18 jornadas de la Euroliga. Destemplados de inicio y cansados al final por el esfuerzo de la persecución, los de Laso cayeron ante un rival robusto y bien guiado por Delaney (14 puntos y 5 asistencias) y Sergio Rodríguez (17 puntos, con 3 de 4 en triples en solo 14 minutos en pista). No les bastó a los blancos con los 20 puntos de Carroll, con el arrojo por pulir de Alocén en su primer gran envite europeo, con las buenas prestaciones de Tavares y Thompkins, ni con el debut del recién fichado Alex Tyus (4 puntos, 5 rebotes y 1 asistencia en 14m 35s). Se aprieta la tabla con las derrotas de CSKA y Madrid y el conjunto de Messina se consolida en el top 8 de la clasificación tras su prestigiosa victoria en el WiZink Center. El Chacho, que en octubre en el Mediolanum firmó ante el Madrid su mejor actuación histórica en la competición (25 puntos, 7 asistencis y 8 faltas recibidas para un 37 de valoración), resultó de nuevo decisivo para rendir a su exequipo. Su ráfaga final doblegó el espíritu de remontada liderado por Carroll.

Frío, como el día, y colapsado, como la ciudad ante la gran nevada, el Madrid tardó mucho en encontrar la energía y las sensaciones competitivas. Se presentó el conjunto de Laso con las bajas de Llull y Rudy, además de la ya conocida de Randolph, pero con Tyus preparado para debutar a los tres días de vestirse de blanco. “Llega en forma”, anunció el técnico en la víspera. “Se está acoplando bastante rápido a nuestras necesidades y, en los pocos entrenamientos que lleva, ha hecho un gran esfuerzo por integrarse muy rápido. El equipo lo ha recibido bien y está preparado para jugar”, completó el entrenador madridista, que, de salida, volvió a confiar en la joven terna nacional Alocén, Abalde, Garuba (junto a Causeur y Tavares) como en Estambul. Y se esmeró Alocén, primero ante Delaney y más tarde ante el Chacho, para tensar la cuerda en defensa (dos rebotes, dos asistencias y un robo en ese tramo). Su empuje sirvió a los de Laso para contener a duras penas ante un Armani correoso (18-17, m. 10). El equipo de Messina espesó el juego desde el inicio y los ataques sufrieron para encontrar rendijas. Apenas Tavares y Leday lograron elevarse entre la aspereza. Sobre el parquet se repartió más lija que barniz.

En la reanudación, con 21-17 en el marcador, debutó Tyus ejerciendo de cinco, formando dúo interior con Thompkins. Su primera pareja de baile fue nada menos que Hines y su primera acción mérito, su especialidad, un tapón a su rival. Tyus, el cuarto taponador histórico de la Euroliga (detrás de Dunston, Fran Vázquez y el propio Hines), puso paladas de intensidad para disimular su lógica desubicación pero, a pesar de sus ganas, de su generosa colección de bloqueos y de los buenos minutos de Laprovittola, el Madrid sufrió para mantener el tipo en ausencia de Tavares. Durante la primera mitad, los blancos no encontraron ni fluidez, ni producción desde el perímetro. Y, con un Datome efervescente (9 puntos en sus ocho primeros minutos), el Armani se hizo con el ritmo del partido. No acusaron los milanistas las bajas de Micov y Shields. Un triple de Deck, que llegaba tocado a la cita, puso las tablas antes del viaje a los vestuarios (39-39, m. 20), pero los bioritmos y la temperatura del partido los manejó siempre el Armani.

Tras el entreacto, Abalde tomó la dirección madridista para intentar encontrar el pulso, pero no tuvo éxito y el destemple del conjunto de Laso fue creciendo. Un parcial exprés de 0-9 tras el descanso, un triple de Leday y dos bombas de Delaney colocaron el +14 en el marcador a favor del Armani en un santiamén (41-55, m. 36). La tormenta italiana no paró ahí. Hurgó en la herida Punter con otro triple que elevó el parcial visitante hasta el 2-19 y el Madrid comenzó a mezclar precipitación y angustia. Buscó Laso la vía de la agitación para romper la inercia de la noche y, entre Alocén, Carroll y Garuba capearon mínimamente el chaparrón. Pero el arreón blanco apenas sirvió para rebajar un palmo la desventaja. Del 41-58 del minuto 27 al 49-61 con el que se inició el último cuarto. Un zarpazo de Hines en la cara de Tavares tras recibir el tapón del caboverdiano, envió al pívot madridista al banquillo e interrumpió el plan de emergencia de los locales.

Para la carga final, Laso juntó a Tyus y Tavares en la pintura, apostó por la solidez de Deck y la puntería de Carroll y entregó el mando a Alocén. Y, entre los cinco, exprimieron las opciones de remontada. Con un dos más uno de Carroll, el Madrid completó un parcial de 8-0 que interrumpió momentáneamente Leday. Pero continuó la percusión local. Un triple más de Carroll y una canasta de Tyus sirvieron a los blancos para seguir ajustando cuentas. Del 51-65 al 64-67, un parcial de 13-2 con 9 puntos de Carroll y 4 de Tyus. Pero, cuando más cerca tenía la presa, el conjunto de Laso pagó el esfuerzo de la persecución y resbaló de nuevo pendiente abajo (64-72, a 2m 38s del final). Una pérdida de Carroll que acabó en una bandeja de Sergio Rodríguez resultó la puntilla. Determinante, como en el partido del Mediolanum de la primera vuelta, el Chacho, con siete puntos en poco más de un minuto, dictó sentencia. Los triples de Thompkins solo sirvieron para alargar la intriga. Pero el Madrid entró tarde en calor y lo acabó pagando con la derrota.


Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS