Harden deja los Rockets para formar un trío estelar con Durant e Irving en los Nets

El traspaso de la estrella revoluciona la Liga, implica a cuatro equipos y la incorporación de Oladipo a Houston

James Harden lanza a canasta durante el partido Lakers-Rockets, el martes.
James Harden lanza a canasta durante el partido Lakers-Rockets, el martes.Troy Taormina (AP)

James Harden se salió con la suya y jugará en los Brooklyn Nets, donde formará un big-three con Kevin Durant y Kyrie Irving. En una nueva demostración del poder creciente de las estrellas de la NBA, el base-escolta de 31 años logra su propósito, a pesar de que era el jugador franquicia de los Houston Rockets, la piedra angular de su proyecto.

Los Nets, que ya habían reunido un equipo con las máximas aspiraciones, refuerzan su potencial y cambian la relación de fuerzas con que empezó la Liga. La operación implica a cuatro equipos. Los Nets envían a Houston un paquete de jugadores y varias selecciones del draft, además del base Caris LeVert, a su vez canjeado por Víctor Oladipo, alero de Indiana Pacers.

El pívot Jarrett Allen y el alero Taurean Prince, hasta ahora en los Nets, pasan a los Cleveland Cavaliers, y los Rockets consiguen también a Dante Exum, base de los Cavs, y a Rodions Kurucs, alero de los Nets. El equipo de Brooklyn, que dirige Steve Nash, junta ahora a tres jugadores excepcionales, los tres entre los mejores anotadores de la Liga. Kevin Durant promedia esta temporada 30 puntos; Kyrie Irving, 27; y James Harden, aunque ha bajado su media a 22 en los ocho partidos que ha disputado en este inicio de curso con los Rockets, en las tres anteriores campañas fue el máximo anotador de la competición, con 30,4 de media en 2018, 36,1 en 2019 y 34,3 en 2020.

Los Rockets cambiaron por completo su proyecto al final de la pasada temporada e intercambiaron con Washington Wizards a Russell Westbrook por John Wall. También cambiaron de entrenador. Prescindieron de Mike D’Antoni y apostaron por Stephen Silas, cuando Harden optaba por Tyronn Lue, ahora en los Clippers, o John Lucas. La Barba, como se apoda a Harden, deslizó entonces: “Es muy, muy frustrante. Especialmente, por la cantidad de trabajo que pongo individualmente. Siento que nos falta una pieza”. Pidió el traspaso. No dudó en hacer evidente su descontento. Se incorporó al equipo con retraso esta temporada. Violó los protocolos de salud tras disfrutar de una fiesta en Las Vegas. Y cuando volvió a los entrenamientos lo hizo visiblemente pasado de peso.

MVP y tres veces máximo anotador

El que ha sido tres veces máximo anotador de la NBA y MVP de la temporada 2017-2018, llegó al equipo tejano en la temporada 2012-2013. Desde entonces, los Rockets siempre se clasificaron para los playoffs, aunque se quedaron con la miel en los labios, dos veces finalistas de Conferencia y tres semifinalistas, la más reciente en septiembre.

Antes del inicio de la temporada, Harden se reunió en Los Ángeles con Kevin Durant —de quien fue compañero en Oklahoma City— y Kyrie Irving, las dos estrellas de los Nets. A partir de ahí, empezó el culebrón. Harden pidió ser traspasado a Brooklyn. La estrategia recuerda a la de LeBron James cuando en junio de 2010 abandonó Cleveland para formar con Dwyane Wade y Chris Bosh el trío que iba a ganar dos de las cuatro siguientes finales que disputó Miami. O la de Kevin Durant, cuando dejó Oklahoma City para juntarse con Stephen Curry y Klay Thompson en Golden State. La diferencia es que Harden todavía tenía contrato con los Rockets hasta 2023.

Los nuevos gestores de la franquicia intentaron que siguiera. El director deportivo, Rafael Stone, ha manifestado: “Durante los últimos ocho años, nuestro objetivo ha sido ganar un campeonato porque teníamos a James Harden. Nuestro objetivo sigue siendo ganar un campeonato”. Houston lo intentó todo y le dio a Harden la oportunidad de ser el primer jugador de la Liga en ganar 50 millones de dólares al año, durante dos temporadas de extensión de contrato, que se hubieran añadido a los 133 que todavía debe percibir por su actual compromiso. La Barba rechazó el acuerdo y no paró hasta conseguir el traspaso.

Cousins: “Nos faltó al respeto con sus payasadas”

DeMarcus Cousins, pívot de los Rockets, criticó a Harden por considerar que su comportamiento en las últimas semanas fue deplorable. La Barba presionó hasta el último momento y, tras el partido del martes ante los Lakers, sentenció: “Los Rockets no son lo suficientemente buenos. No creo que la situación pueda arreglarse”. Cousins respondió: “Su forma de llegar a la cancha, sus payasadas fuera de ella, y la forma en que nos faltó al respeto comenzó mucho antes de este partido. Es la parte desagradable de este negocio”.


Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción