Un Tavares de récord sostiene al Madrid en Múnich

El pívot caboverdiano desmoraliza al Bayern con su mejor anotación en la competición, 26 puntos, y los de Laso ganan su cuarta prórroga en las últimas cuatro salidas continentales (76-81)

Tavares lanza ante Gist
Tavares lanza ante Gist

Un Real Madrid perseverante, abnegado y resiliente escapó victorioso de Múnich agarrado a un Tavares de récord. El pívot caboverdiano desmoralizó al Bayern con 26 puntos (su plusmarca en la Euroliga, que iguala el tope de su carrera), 9 rebotes, una asistencia y paladas de intimidación en los 37m 29s que estuvo en pista, prórroga incluida. “Estoy tan cansado que no sé qué decir. La clave fue jugar duro, saber sufrir y estar siempre metidos en el partido”, analizó la torre madridista sin resuello. Sobrevivió el conjunto de Laso a su cuarta prórroga en las últimas cuatro salidas continentales (dos ante Panathinaikos, una frente a Olympiacos y esta), con el depósito aliviado por las suspensiones previas de sus partidos ante el UCAM Murcia y el Estrella Roja. Atajaron los blancos a Baldwin y Reynolds con un parcial de 4-9 en el tiempo extra tras exprimirse en defensa durante todo el encuentro para compensar una horrible noche desde el triple (4 de 21). Con 13 triunfos en 19 jornadas disputadas, los madridistas se afianzan en el podio de la clasificación, a dos triunfos del líder CSKA y a uno del Barça (ambos con un partido más). Un tenso cara a cara entre Laso y Trinchieri, después de que el italiano negara el saludo al entrenador del Madrid, puso fin a un partido áspero resuelto con un triunfo estratégico para los blancos.

El Madrid se medía en Múnich a una de las grandes revelaciones del torneo, junto al Zenit de Pascual. En el expediente madridista: 11 triunfos en las 13 jornadas previas, pero el recuerdo reciente de la derrota en casa ante el Armani Milán del Chacho. En la contabilidad alemana, la sensación de reajuste pasada la efervescencia. Los de Trinchieri, que comenzaron la Euroliga con un balance de 7-2, firmaban un 5-5, como un diente de sierra, antes de recibir al conjunto de Laso. Y, la aplicada puesta en escena de los madridistas, enredó en la desconfianza local. Los puntos de Tavares (11), los rebotes de Thompkins (4) y el manejo de Laprovittola (4 asistencias y dos robos), lanzaron al Madrid con una imponente cadencia de pedaleo tras el salto inicial. Del 4-0 al 6-12; y, de ahí, al 13-23 antes de cerrar el primer cuarto.

La terna diferencial del Bayern, formada por Baldwin, Lucic y Reynolds, perdió el paso de salida ante la intensidad madridista. Y, para dar continuidad a la fórmula, Laso recuperó a Rudy tras su lesión y reunió músculo en el juego interior con Garuba y Tyus. Sin embargo, Laprovittola frenó su carrerilla, Reynolds se activó aprovechando el descanso de Tavares y el Bayern enderezó la figura. Con 8 puntos consecutivos del pívot estadounidense y una canasta de Baldwin, el conjunto alemán tanteó el reenganche y recuperó la fluidez (25-27). Un dos más uno de Tavares y el primer triple de Rudy y de su equipo sirvieron al Madrid para recuperar parte de su hucha de puntos. Pero, para entonces, el partido ya era un toma y daca de guarismos enclenques por el bajísimo acierto desde el perímetro.

El Madrid llegó al descanso sostenido por los 14 puntos de Tavares en 15 minutos, pero lastrado por un 1 de 10 en triples. La pareja Baldwin-Reynolds se fue a los vestuarios con 10 puntos por barba en su hoja de servicios, pero el rosco de su socio Lucic y el 3 de 11 desde el 6,75 impidieron que el Bayern echara el guante a los blancos (34-39, m. 20). En la reanudación llegaron los primeros puntos de Lucic pero, cuando el Bayern estaba a un palmo de cazar a su rival, Tavares se agigantó de nuevo para seguir marcando territorio. Del 41-43 al 41-49 que sirvió a los de Laso para seguir trabajando con algo margen en otro partido de pico y pala, de sístoles y diástoles en el marcador. Una noche larga en Múnich en la que la falta de tiro exterior abocó al Madrid a vivir y resistir desde la defensa.

Con solo 12 puntos anotados en el tercer cuarto, los blancos entraron en la recta de meta con el Bayern pegado a rueda (50-51, m. 30). Abalde falló el 14º triple del Madrid en 15 intentos, pero el martilleo de Tavares en el aro alemán fue desmoralizando a su rival en cada intentona de remontada. Aun así Weiler-Babb firmó el empate (59-59) a seis minutos del final y colocó el triunfo en la cornisa. Ahí llegó un tapón relevante de Tyus y el segundo triple de Rudy y del Madrid. Y dos más de Carroll, en el momento justo. A tiempo para estrujar la moral alemana. Pese a todo, no se rindieron los de Trinchieri. Con Weiler-Babb como ariete, los locales hicieroon un parcial de 5-0 y colocaron el 69-70 a 1m 35s del final. Unos pasos de Laprovittola, un triple de Lucic y una rigurosa falta en ataque de Tavares complicaron la misión para el Madrid. Deck firmó el 72-72, Taylor atajó a Baldwin en el ataque siguiente y el propio Deck se jugó un último tiro que no impidió la prórroga. La cuarta para el Madrid. Todas ganadas, por experiencia, inteligencia y resiliencia. Con Tavares delante hasta el final al Bayern se le hizo de noche.

Sobre la firma

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción