El apagón de Salah, Firmino y Mané provoca la crisis del Liverpool

Jürgen Klopp se responsabiliza de la mala toma de decisiones de sus atacantes tras la derrota ante el Brunley (0-1), que significó su cuarto partido sucesivo sin marcar, algo que no sucedía desde 2000

Mo Salah, durante el partido contra el Burnley.
Mo Salah, durante el partido contra el Burnley.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Faltaban unas horas para que el Liverpool y el Tottenham se enfrentaran en el Wanda para disputar la final de la Champions, en la primavera de 2019, cuando el representante de uno de los tres atacantes del Liverpool se esforzaba por colocar a su cliente en otro club. Nadie percibe mejor la culminación de un ciclo que los futbolistas implicados, y en el vestuario del Liverpool había figuras que querían cambiar de aires.

LIVLiverpool
Liverpool
0
Alisson, Trent Alexander-Arnold, A. Robertson, Matip, Fabinho, Shaqiri (Minamino, min. 83), Thiago, Wijnaldum, Divock Origi (Salah, min. 56), Oxlade-Chamberlain (Roberto Firmino, min. 56) y Mane
BUR Burnley
1
Burnley
Nick Pope, Lowton, Charlie Taylor (Pieters, min. 49), James Tarkowski, Ben Mee, Josh Brownhill, Ashley Westwood, Dwight McNeil, Brady (Gudmundsson, min. 64), Wood y Barnes
Goles 0-1 min. 82: Barnes.
Árbitro Mike Dean
Tarjetas amarillas Barnes (min. 38), Fabinho (min. 46) y Matip (min. 86)

Empujados por el éxito, esos jugadores con ansias de mudanza que levantaron la Copa de Europa en Madrid reunieron energía para seguir esforzándose y el pasado verano ganaron la primera Premier en la historia del Liverpool después de una racha de vértigo. Sumaban 68 partidos invictos en Anfield en el campeonato local, casi cuatro años de regularidad, cuando este jueves la cadena se rompió. El modesto Burnley, que no ganaba en campo de los reds desde 1974, se impuso de penalti en los últimos minutos (0-1) y el que hasta hace un año fuera el mejor equipo de Europa se descolgó a seis puntos de la cabeza de la tabla. Oficialmente en crisis. Víctima del desgaste inevitable que produce todo recorrido triunfal, reflejado especialmente en sus tres magníficos delanteros: Salah, Firmino y Mané.

El declive en la actividad del tridente más productivo del mundo es un clamor en Inglaterra después de cuatro partidos de Premier sucesivos sin marcar, algo que no sucedía al Liverpool desde mayo de 2000. Lo dijo Jamie Carragher, veterano jugador del cuadro rojo, en su popular plató de Sky: “Es la cuarta temporada que Salah, Firmino y Mané juegan juntos y me pregunto si no es demasiado. Nunca hubo un trío de atacantes campeones que durara más de cuatro años en la Premier. Pienso en Duff, Drogba y Robben en el Chelsea de Mourinho; en Sterling, Agüero y Sané en el City; o en Tévez, Rooney y Ronaldo en el United. Y pienso en Messi, Neymar y Suárez, que son los tres delanteros más grandes que he visto jugar juntos, pero solo coincidieron tres años. Tarde o temprano esas sociedades se tienen que romper”.

Desde la temporada 2017-18 hasta ahora, Salah, Firmino y Mané marcaron sucesivamente 57, 56, 46 y 24 goles. El declive anotador es evidente. Menos obvio es la caída en el promedio de los desmarques y los movimientos con y sin el balón, especialmente en la presión tras la pérdida. Si la temporada pasada Firmino robaba más de un balón por partido en el último tercio de campo, ahora su promedio no pasa de un robo cada dos jornadas. Contra el Burnley, el Liverpool sumó su cuatro partido sin marcar y el efecto acabó por impregnar de malhumor al resto de un equipo que no se hizo grande por la imaginación de sus mediocampistas sino por el estajanovismo y la lucidez de sus definidores.

Klopp localizó el problema en el ataque. “Es evidente que tenemos un problema de confianza”, dijo tras la derrota. “Se ve en momentos específicos, sobre todo en espacios reducidos. El 90% de lo que hacen los jugadores es lo que han hecho siempre. Solo nos falta corregir la toma de decisiones en un 10%. Tal vez no los convencí, tal vez no les di suficiente información. La información que reciben los jugadores es correcta, pero luego tienes que tener el espíritu adecuado para usar esa información. Tienes que ser valiente cuando te mueves entre líneas, decidido, atreverte a pasar la pelota en el instante justo a la espalda de los defensas, y entonces el lateral tiene que aparecer desde atrás para centrar”.

Klopp: “Esto no es como lanzar un cohete al espacio”

“No tenemos que pensar en la lucha por el título”, prosiguió Klopp. “Tenemos que pensar en ganar partidos y en meter goles. Tenemos que cambiar. Si las cosas no funcionan debes trabajar más duro y hacer lo correcto de forma más consistente y continuada. Hemos hablado durante meses sobre lo consistentes y regulares que eran los muchachos. Nunca debes dar por descontada la regularidad”.

“Creo que esto es responsabilidad mía porque el trabajo de un entrenador es hacer que los chicos tengan fe en lo que hacen”, observó el alemán. “No estamos hablando de lanzar un cohete al espacio. Es algo más sencillo, y no ha funcionado ni contra el Burnley, ni en los tres partidos anteriores. No se trata del rendimiento general del equipo sino de los momentos decisivos. Ahí debemos volver a ser nosotros mismos. Construimos bien nuestro juego desde atrás; lo que no estamos afinando es la toma de decisiones en el último tercio”.

Hace un año el Liverpool acumulaba 55 puntos tras 19 partidos de Premier disputados; 18 ganados, uno empatado y ninguno perdido con 48 goles a favor y 14 en contra. Tras las mismas jornadas dispuatdas esta temporada el vigente campeón suma 35 puntos, ha empatado siete partidos y perdido dos, y su balance de goles es de 37 a favor y 22 en contra.

El Liverpool no bajó un escalón. Cayó por el hueco del ascensor y cuelga de un cable. Klopp asume la responsabilidad. Pero el grueso de la culpa se reparte entre sus tres delanteros.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS