Henry lidera al Baskonia

Los de Ivanovic se imponen al Zalgiris (81-68) en un partido en el que ningún baskonista desentonó

Henry choca con Walkup
Henry choca con WalkupDavid Aguilar (EFE)

Pierria Henry es noticia en Vitoria porque dicen que le va a llamar la selección de Senegal, el país del que procede su familia, aunque él sea de Charleston, en Virginia Occidental. Les precupa a los baskonistas que el apretado calendario de las ventanas FIBA le impida jugar con su equipo algunos partidos, pero también les atrae que el base tenga la posibilidad de contar con un pasaporte que le exime de ocupar plaza como extracomunitario.

Nada de eso parece preocuparle al jugador, que ni se inmuta. Ya saben los aficionados del Baskonia que si tiene el día, es imposible de parar, y frente al Zalgiris le tocó estar en modo on.

Lo bueno para el Baskonia fue que también Vildoza, el base argentino con el que comparte dirección de equipo, también estuvo enchufado todo el partido, así que con esos dos hombres inspirados, para sus compañeros todo es más fácil.

Lo fue para Ilimane Diop, un jugador que casi no había contado para las rotaciones de Ivanovic y que sin embargo adquirió un papel protagonista en el primer tiempo. El técnico, que acostumbra durante muchos minutos, a jugar sin hombres altos, apostó esta vez por el jugador de 2,11 que se animó hasta con los lanzamientos triples (1 de 2). En realidad, fue un partido coral del Baskonia. Ninguno de sus hombres llegó al sobresaliente, pero todos estuvieron en notable. Peters, que no acertó con los triples, estuvo atinado en otras cuestiones, sobre todo en los rebotes.

Pese al 0-6 inicial, el Baskonia enseguida se puso las pilas, comenzó a imponer un ritmo frenético y a apretar en defensa. Se hincharon a robar balones y a provocar las pérdidas del Zalgiris, que no atinaba con sus virtudes. No aparecían por ningún sitio. La ventaja del primer cuarto fue mínima (21-20), pero aumentó considerablemente en un segundo cuarto muy inspirado en todas las facetas del juego. Henry se destapó entonces; también Vildoza. Ambos se alternaban en la dirección o jugaban juntos y le daban un dinamismo que parecía no poder aguantar el Zalgiris.

Se fueron al descanso los baskonistas con nueve puntod de diferencia y buenas sensaciones, pero con el temor de repetir el fiasco de Villeurbane, dos días antes. No sucedió. En el tercer cuarto se mantuvieron las distancias, e incluso se aumentaron. Sólo en los últimos diez minutos aflojó un tanto el Baskonia, al que se le hizo bola la defensa en zona de su rival, que llegó a acercarse a ocho puntos, pero al que le pudo la imprecisión final por el intento postrero de acercarse en el marcador. No lo consiguieron, porque después de un error de Henry que acabó en canasta, el casi senegalés se redimió con un palmeo y un triple que pusieron las cosas claras.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS