Dinamarca sigue siendo el rey

La gran actuación de su portero Landin impulsa a la campeona del mundo a revalidar el título ante una Suecia que se desfondó en el tramo decisivo (26-24)

El danés Landin, con el título de campeones del mundo.
El danés Landin, con el título de campeones del mundo.Petr David Josek (AP)

El rey seguirá dos años más en el cielo. Bocado a bocado, Dinamarca se fue comiendo a Suecia en la final y revalidó el título mundial. No le hizo falta una versión superlativa porque las fuerzas tampoco daban para más tras un campeonato abrasivo. Lo hizo, sobre todo, con un Niklas Landin definitivo en la segunda parte: 15 intervenciones en todo el choque, con un 41% de acierto. Por cosas de la pandemia, el portero del Kiel alemán recogió hace unos días, en 2021, el galardón al mejor guardameta de 2019. Dos años después, el trono le sigue perteneciendo a él. Se coronó campeón de la Champions a finales de diciembre ante el Barcelona y, un mes después, impulsó a su selección al campeonato del mundo.

Hace dos semanas, nadie contaba con Suecia. Dominantes en los noventa pero ausentes en una final de este torneo desde que lo levantaron en 1999, los amarillos renacieron en Egipto. Alcanzaron la última estación, sin embargo, les faltaron argumentos y fuerzas. Acabaron desfondados, con apenas tres tantos (uno de ellos intrascendente en los segundos finales) en los últimos 12 minutos, y sin respuesta desde su portería. A Palicka lo nombraron antes del encuentro el meta del campeonato, pero se marchó de la final con solo seis paradas. Él se llevó la pedrea del título individual; Landin, el Gordo.

A Dinamarca no le hizo falta un Mikkel Hansen celestial, pese a ser nombrado el MVP del Mundial. La cinta de Thor dejó su huella con siete tantos y la dirección de las maniobras ofensivas, pero el título de héroe se lo llevó su compañero de la portería. Lo mismo que en los cuartos ante la anfitriona, cuando el lateral izquierdo la lio con su expulsión y tuvo que ser Landin quien rescatara a Dinamarca del desfiladero en la tanda de penaltis.

La primera parte tuvo un aire de entreacto, como un tránsito inevitable hacia el desenlace. Con el físico al límite tras un partido cada 48 horas en dos semanas, no era cosa de realizar derroches desde el inicio. Así que todo transcurrió en un puño. Si Dinamarca tomaba una leve ventaja (8-6), Suecia aprovechaba una exclusión en el rival para nivelar el duelo. Y si sucedía al revés, Oris soltaba un zambombazo terrible de abajo a arriba para igualar el partido al descanso (13-13). Por la superioridad teórica de los daneses, se marchó a la caseta un poco más contento el cuadro amarillo, aunque solo fuera porque mantenía a raya a Mikkel Hansen (tres dianas en cinco lanzamientos) o porque había salido del atolladero de dos exclusiones a la vez en el tramo final sin grandes heridas.

La tregua no alteró el escenario. Todo empezó a decidirse con el demarraje de Holm, un lateral izquierdo con cara adolescente y cinta como Hansen, que apareció en la reanudación y destempló a Suecia: cuatro goles sin fallo en sus tres primeros minutos en pista. Contra España, ni salió, pero la final comenzó a ser suya. Ese impulso le dio a Dinamarca una ventaja de tres tantos que ya no soltaría. De lo demás se encargó Landin. Un penalti detenido a falta de un minuto y medio, y una acción posterior rematada por su hermano Magnus zanjó la final. De Landin a Landin para el segundo oro danés.

Dinamarca, 26 - Suecia, 24

Dinamarca: Niklas Landin; Svan (-), Andersson (1), Saugstrup (3), Mollgaard (2), Magnus Landin (2) y Mikkel Hansen (7, 1p) -equipo inicial- Moller (ps), Emil Jakobsen (-), Zachariassen (-), Mensah (1), Olsen (-), Oris (5), Holm (4), Gidsel (1) y Hald (-)

Suecia: Palicka; Daniel Pettersson (2), Sandell (2), Gottfridsson (2), Carlsbogard (1), Wanne (5, 1p) y Darj (1) -equipo inicial- Aggefors (ps), Jonsson (-), Fredric Pettersson (2), Claar (2), Pellas (2p), Lagergren (4), Edvardsson (-), Chrintz (1) y Lindskog (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-3, 5-5, 7-6, 9-8, 10-12 y 13-13 (Descanso) 15-14, 17-18, 21-20, 24-21, 25-22 y 26-24 (Final)

Árbitros: Raluy y Sabroso (ESP). Excluyeron por dos minutos a Saugstrup (2), Hald y Mollgaard por Dinamarca; y a Darj, Lagergren y Fredric Pettersson por Suecia.

El Cairo Stadium Hall. Sin público.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS