Morales y Roger, la cumbre de un pistolero y un comandante

La simbiosis de los dos goleadores, que ya jugaban juntos en Tercera en 2011, impulsa con sus 19 goles a un Levante histórico

Los jugadores del Levante celebran este miércoles el pase a semifinales de la Copa del Rey ante el Villarreal.
Los jugadores del Levante celebran este miércoles el pase a semifinales de la Copa del Rey ante el Villarreal.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

El relato del Levante en la élite, corto pese a sus 112 años de edad, gana en impacto con gestas como las del miércoles. El club de Orriols, que guarda en su memoria partidos de sus años de plomo en Segunda B o en Segunda División, comienza a recopilar pequeñas gestas en LaLiga. La clasificación para las semifinales de la Copa, lograda hace dos días después de tumbar al Villarreal (1-0), supone un hito. Hasta que Roger hinchó la red de la portería del Gol Alboraya, la entidad granota solo coleccionaba dos presencias en semifinales, lejanas en el tiempo. La de 1935 y la del 1937, cuando se proclamó campeón de la Copa de la República. Todas, por supuesto, en blanco y negro.

Hoy, el club colorea su historia a golpe de goles. Los de Roger Martí (Valencia, 30 años) y José Luis Morales (Madrid, 33 años), el Pistolero y el Comandante, héroes crepusculares en el pequeño olimpo granota.

La compañía del gol, Roger & Morales, lleva años funcionando. Están juntos desde que coincidieron en el filial en Tercera, en 2011. La cesión de Morales al Eibar en la 2013-14 y el préstamo de Roger a Zaragoza y Valladolid, entre 2013 y 2016, pausó su rendimiento como sociedad.

Roger se formó en las inferiores del Valencia. Al madrileño lo captó Juan Luis Mora, exportero de Espanyol, Xerez, Valencia y Levante, y miembro de la secretaría técnica granota, cuando fue a La Aldehuela, el antiguo campo del Fuenlabrada, para seguir a un central del equipo madrileño sobre el que tenía buenos informes. Mora no dudó, y acabó fichando al Comandante.

Empastan bien y su complicidad es venenosa para sus adversarios. El sábado derribaron al Real Madrid y el miércoles apearon al pujante Villarreal. El curso de ambos es excelente. Roger Martí, que todavía no había aparecido en la Copa, marcó un gol histórico con un alto contenido emocional. Entre LaLiga y la Copa, el Pistolero suma 10 goles esta temporada y dos asistencias. El Comandante totaliza nueve y cinco pases de gol. De los 42 goles del equipo en total, 19 llevan la firma de la sociedad que forman ambos.

Si mantienen su rendimiento hasta junio, llevan camino de pulverizar sus registros personales. Roger tiene su techo en los 13 tantos que marcó en la 2018-19 y Morales en la docena que marcó en el mismo ejercicio. Hasta en eso coinciden. El madrileño es el máximo goleador histórico del club en Primera División con 44 goles, pero por detrás aparece el valenciano con 38 dianas. Ambos son los dos grandes iconos actuales en el santoral granota.

Su vínculo con la afición tendrá continuidad. Mientras el ‘9’ renovó en diciembre hasta 2024, el ’11′, que mantenía abierto un conflicto con el club por su renovación, lo resolvió tras la victoria frente al Villarreal. El Levante anunció este viernes por la mañana que renovaba al Comandante hasta 2023. Su contrato actual expiraba en junio y desde el mes pasado estaba libre para negociar con cualquier otro club.

“El Levante UD y José Morales han llegado a un acuerdo para la renovación contractual que vincula a la entidad levantinista y al jugador hasta 2023, con otro año opcional”, explicó el club en un comunicado. La entidad recordó que “Morales llegó a la entidad de Orriols en 2011, y tras dos excelentes campañas en el Atlético Levante UD, jugó más de 80 encuentros y anotó 22 goles, se ganó su renovación. En la temporada 13/14, ya con ficha del primer equipo, salió cedido a la SD Eibar, donde completó un fantástico año, con ascenso incluido, y regresó al Levante UD para convertirse en uno de los pilares del equipo, defendiendo, además, la capitanía del conjunto granota”. El comunicado concluye recordando sus cifras hasta el día de hoy: “Hasta el momento, Morales ya suma 255 encuentros oficiales con el Levante UD y ha anotado 51 goles”.

Al Levante lo había atropellado el momento de forma del Comandante. En julio le sugirieron que se podía marchar y que su rol iba a ser secundario. Venía de marcar cuatro goles y de dar tres asistencias en la campaña 2019-20. En el club lo dieron por amortizado. Luego le ofrecieron un año y más tarde un contrato vitalicio con el mismo salario. El jugador, enfurruñado porque interpretaba que el presidente Quico Catalán no lo valoraba lo suficiente, se planteó marcharse. Pero su respuesta siguió siendo profesional. Su productividad, tras el último desencuentro con el club a mediados de diciembre, es de cinco goles y tres asistencias. El trato con Catalán se ha cerrado con dos años más otro opcional y un aumento salarial. Quizás por eso rompió a llorar en la montonera de jugadores que se formó tras el gol de Roger o se quedó un buen rato paseando sobre el tapete del Ciutat de València cuando llegó la calma. Su renovación mantenía en vilo a los aficionados que no querían perder a uno de los héroes de la edad moderna del Levante. La sociedad Roger&Morales seguirá generando jugadas y goles hasta 2023 como mínimo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS