252 horas ininterrumpidas de hockey sobre hielo a la intemperie en Canadá

El partido más largo en la historia de este deporte finaliza en la provincia de Alberta, bajo temperaturas glaciales. El evento buscaba recaudar fondos en la lucha contra el cáncer

Una imagen del "Partido de hockey más largo del mundo", la madrugada del 11 de febrero en Edmonton, Canadá.
Una imagen del "Partido de hockey más largo del mundo", la madrugada del 11 de febrero en Edmonton, Canadá.JASON FRANSON (AP)

A la seis de la mañana de este lunes terminó el partido de hockey sobre hielo entre los equipos Esperanza y Cura. El encuentro tuvo lugar en una pista exterior de Sherwood Park, un suburbio de Edmonton (capital de la provincia canadiense de Alberta). El abultado marcador final, 2.649 a 2.528 a favor de Esperanza, fue lo de menos. Para los jugadores, lo importante era conseguir una nueva marca mundial: 252 horas seguidas de acciones con patines y bastones a la intemperie; 60 minutos más que el registro anterior. También con la proeza lograron recaudar 1,8 millones de dólares canadienses (unos 1,4 millones estadounidenses) en donaciones para un fondo de investigaciones oncológicas de la Universidad de Calgary.

Brent Saik, un optometrista enamorado de este deporte y que había perdido a su padre y a su esposa por culpa del cáncer, fundó en 2003 este evento llamado El juego de hockey más largo del mundo. En su primera edición, el récord conseguido fue de 80 horas ininterrumpidas; las donaciones rondaron los 150.000 dólares canadienses (118.000 de dólares del país vecino). En 2018, sexta edición del cotejo que se celebra cada tres años, se juntaron 1,2 millones de dólares tras 251 horas de acciones en el hielo.

Las medidas sanitarias a raíz de la pandemia pusieron en duda el juego de este año. Sin embargo, las autoridades provinciales decidieron dar luz verde bajo ciertos criterios. Los jugadores tuvieron que respetar una cuarentena previa y someterse a pruebas diarias de covid-19, pero las gradas estuvieron vacías por las disposiciones que prohíben público en eventos. “Ha sido simplemente increíble. Nunca habíamos recaudado tanto dinero”, declaró Brent Saik al diario The Edmonton Sun. “Lo hemos logrado sin que se permita a las personas estar presentes”, agregó. Los residentes de la zona solo podían apoyar sonando la bocina de sus autos Las donaciones se realizaron a través de internet; algunos de estos apoyos llegaron desde Estados Unidos.

En total, 40 jugadores participaron en el encuentro, organizándose por turnos respectivos. Este año, el frío mordió más que de costumbre el físico de estos deportistas e hizo mella en sus equipamientos. Durante días, las temperaturas rondaron los -45 grados centígrados, tomando en cuenta la sensación térmica. “Por lo general, tenemos que lidiar con dos o tres días de clima helado. Pero nunca ha durado de principio a fin. Ha sido lo mismo todo el día y toda la noche. Solo ha hecho frío, frío, frío”, comentó Saik.

Jason Kenney, primer ministro de Alberta, celebró en Twitter la hazaña llevada a cabo entre el 4 y el 15 de este mes de febrero. “¡Felicitaciones a todos los involucrados en el juego de hockey más largo del mundo!”, escribió, subrayando tanto el esfuerzo de los jugadores como el trabajo de unos 750 voluntarios en distintas tareas. Como dictan sus normas, el Libro Guinness debe realizar ciertas verificaciones antes de homologar esta nueva marca. Los organizadores del encuentro tienen ya puesta la mirada en 2024, teniendo como objetivos un nuevo récord de permanencia en la pista de nieve y un aumento de las donaciones para las investigaciones contra el cáncer. Resulta poco sorpresivo que los dueños de esta marca deportiva sean canadienses. Si el fútbol desata pasiones en Argentina y el críquet convoca multitudes en la India, no existe país en el mundo con más forofos del hockey sobre hielo que el de la hoja de arce.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS