El Madrid aprieta los dientes en la Euroliga

Los de Laso se sobreponen a su mal momento para derrotar a un correoso Zalgiris (70-58), pero añaden a Llull a su lista de bajas tras ser sometido a una artroscopia en la rodilla derecha

Carroll supera a Vasturia
Carroll supera a Vasturia

Un Real Madrid chato, cogido con pinzas, con más pérdidas (22) que asistencias (19) y sostenido por Deck (14 puntos, con un 4 de 5 en triples), apretó los dientes para superar a un correoso Zalgiris (70-58) y templar su mal momento. Como dato extraño en un partido desabrido el conjunto blanco no tuvo ocasión de lanzar ni un solo tiro libre en los 40 minutos. “No tengo explicación para esto”, señaló Laso con la estadística en la mano. Su equipo acababa de salvar un duelo clave para mantenerse en liza en la Euroliga más ajustada y claustrofóbica. Sin pujanza para procurarse una noche con muchas holguras, pero con coraje para sobreponerse a los aprietos. Sin margen para despegar como en los buenos tiempos, pero con argumentos para resistir agarrado a la defensa. Así sobrevivió el Madrid a sus desajustes y a las malas noticias. Llull fue sometido este jueves a una artroscopia en la rodilla derecha (la operada en 2017) y prolongará su ausencia (la recuperación puede rondar las seis semanas) en un equipo que acumula bajas y achaques antes de afrontar el tramo decisivo de la temporada.

MÁS INFORMACIÓN
Euroliga 2020-2021

El Madrid, que entre la jornada 6 y la 17 reaccionó con 11 triunfos en 12 jornadas, entró después en un atolladero similar al de comienzo de curso. Antes de recibir al Zalgiris, los de Laso coleccionaban cinco derrotas en las ocho jornadas disputadas en 2021, para un total de 10 en su expediente (cuatro de ellas en el WiZink Center; cinco ante los equipos españoles). La ansiedad ante semejante panorama y las apreturas clasificatorias espolearon a los blancos para armar una contundente puesta en escena (18-8, m. 8, con un 4 de 8 en triples). Una huida hacia adelante para no pensar en el tortuoso camino. La intimidación de Tavares causó estragos de inicio en los pívots rivales y permitió a los madridistas ganar tiempo y tranquilidad para prolongar su plan de partido. Antes de cerrar el primer cuarto, un triple de Deck colocó la primera máxima para los locales (21-10).

Recurrió Martin Schiller a la experiencia de Jankunas (plusmarquista de la Euroliga en partidos y rebotes, por delante de Felipe) y Lauvergne para asentar a su equipo. Pero el Zalgiris no encontró el tiento y el Madrid mantuvo el pulso. La rotación de Laso, lastrada por las bajas de Llull, Rudy y Taylor, se esmeró por consolidar lo construido. Bajó el nivel de acierto de los blancos desde el perímetro, llegaron dos triples consecutivos de Hayes y pareció romper a sudar el cuadro lituano. Pero Alocén y Abalde tensaron la exigencia defensiva y permitieron al Madrid mantener el tipo un rato más. Hasta que le flaquearon las fuerzas. Carroll y Tyus perdieron reprís y el Zalgiris encontró el premio a su paciencia. Con Walkup al frente, el conjunto lituano mejoró la faceta reboteadora, ganó el segundo parcial y convirtió el 34-23 del minuto 17 en un 36-31 camino de los vestuarios.

Se destempló el Madrid en el descanso, sumó cuatro pérdidas de balón consecutivas y asumió otra noche de apreturas en la Euroliga más igualada (39-38, m. 25). Dos triples consecutivos de Deck y otro vigoroso relevo de Alocén aliviaron el atasco madridista, pero no desanimaron a un voluntarioso Zalgiris. Fueron los triples de Thompkins y Carroll los que alimentaron los famélicos números madridistas para encarrilar el triunfo (64-48, m. 35). No le resultó el experimento de defensa zonal 1-3-1 al Zalgiris y ahí encontró el Madrid el espacio que le permitió respirar tranquilo en los últimos instantes. Los de Laso siguen agarrados a la cuarta plaza, a un triunfo del Armani que está por delante, pero con solo dos de margen sobre el propio Zalgiris que es décimo. Tantos agobios como problemas. “Si el Madrid quiere que siga y yo también, esto va a ser muy fácil. Si dos quieren entenderse, lo normal es que se entiendan”, apuntó el entrenador madridista al ser preguntado por su renovación hasta 2023, pendiente de hacerse oficial.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS