Las presuntas víctimas del entrenador John Geddert lamentan su suicidio para “escapar de la justicia”

La muerte del acusado de 24 delitos relacionados con trata de personas y agresiones sexuales sacude al colectivo de gimnastas estadounidenses

La gimnasta olímpica Jordyn Wieber junto al entrenador John Geddert en los juegos olímpicos de Londres 2012. i
La gimnasta olímpica Jordyn Wieber junto al entrenador John Geddert en los juegos olímpicos de Londres 2012. iDavid Eulitt (Getty Images)

El suicidio de John Geddert, exentrenador del equipo olímpico femenino de gimnasia artística de Estados Unidos acusado de 24 delitos relacionados con trata de personas y agresiones sexuales, ha profundizado las heridas de las presuntas víctimas, que reprochan su “cobardía”. Un final que deja a las demandantes con sed de justicia en el último escándalo que asola a la Federación de Gimnasia de EE UU, declarada en bancarrota en 2018 cuando explotó el caso del depredador sexual Larry Nassar. El organismo rector del deporte, USA Gymnastics (USAG), aseguró este viernes que la muerte de Geddert “trae muchas emociones a muchas integrantes de la comunidad, particularmente a las que lastimó”.

Más información
El exentrenador del equipo olímpico femenino de gimnasia de EE UU se suicida tras las acusaciones de agresión sexual

A las 15.24 de este jueves la policía de Míchigan encontró el cuerpo sin vida de Geddert, de 63 años, en un área de descanso de la carretera interestatal en el condado de Clinton. Estaba previsto que se entregara a las 14.15 a las autoridades del condado de Eaton para ser procesado esa tarde en un tribunal por la veintena de delitos que la Fiscalía de Míchigan había anunciado apenas unas horas antes. Las acusaciones incluían 14 cargos de tráfico de personas y trabajo forzoso derivando en lesiones, seis cargos de trata a menores para trabajo forzado, y dos delitos de agresión sexual (uno de primer grado y otro de segundo) a una adolescente en 2012.

Los cargos surgieron de una investigación de tres años tras el caso de Larry Nassar, el médico del equipo femenino olímpico condenado por abusos durante casi tres décadas. En enero de 2018, más de 150 de sus víctimas declararon ante un tribunal sobre los abusos sexual y mentales que padecieron. “Sin Geddert no hubiese habido un Nassar”, sostuvo este jueves la abogada Sarah Klein, superviviente de ambos. “John era un horrible abusador verbal y físico, nos rompía el espíritu, nuestra mente, y Larry nos rearmaba. Era la perfecta combinación”, afirmó en una entrevista a Mid Michigan-NOW.

“La valentía de las muchas víctimas de Geddert permanecerá para siempre resplandeciente en contraste con su cobardía”, sostuvo Klein en una declaración donde describió el suicidio del exentrenador como su respuesta para “escapar de la justicia” y “traumatizar más allá de las palabras”. Geddert preparó durante una década a Makayla Thrush, desde que ella tenía siete años. Durante el juicio a Nassar afirmó que el fallecido imputado le dijo varias veces que se suicidara. “Después de que acabaste con mi carrera, lo intenté”, afirmó en esa oportunidad. Tras conocer la noticia de su muerte, dijo en una entrevista a Fox 2 que el desenlace no le permitía ver un cierre. “¿Fue culpable o no? Personalmente, para mí, sí”.

La gran crisis en la gimnasia de EE UU

Un tema que se ha debatido en las redes sociales tras conocerse el suicidio de Geddert ha sido la estrategia de los abusadores para hacer sentir responsables a las víctimas de las negativas consecuencias que traen los crímenes. La exgimnasta Rachael Denhollander, una de las caras más visibles en el caso contra Nassar, respondió en Twitter a un mensaje sobre el tema”. “La elección de Geddert hoy [jueves] fue suya y solo suya. Lo que hizo cada superviviente fue poner fin al abuso y salvar a otros. Gracias”. Denhollander había calificado los cargos presentados contra Geddert como “aleccionadores” y sostuvo que su comportamiento abusivo “nunca fue un secreto”. “Geddert podría y debería haber sido detenido hace décadas”, afirmó.

La presidenta y directora ejecutiva de USA Gymnastics, Li Li Leung, sostuvo este viernes en una conferencia de prensa telefónica que el organismo que representa esperaba que los cargos penales y un juicio a Geddert ayudasen a dar una sensación de cierre a quienes entrenaron con él y experimentaron sus abusos. “Esperábamos que los cargos criminales presentados contra [Geddert] condujeran a cierto grado de resolución y justicia”, sostuvo Leung, quien agregó que “no hace falta decir que esta noticia trae muchas emociones complejas a muchos de la comunidad”.

El suceso ahonda en la crisis que ha afectado a la Federación de Gimnasia de EE UU desde el caso de Nassar. El organismo hace frente a un centenar de demandas presentadas por las víctimas de Nassar y en 2018 se declaró en bancarrota. Este jueves publicó un comunicado en la línea de las declaraciones de Leung. “Compartimos los sentimientos de conmoción y nuestros pensamientos están con la comunidad de gimnasia mientras lidia con las complejas emociones de los eventos de hoy [jueves]”, agregó en un breve comunicado.

Sobre la firma

Antonia Laborde

Corresponsal en Washington desde 2018. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS