Joan Laporta: “Soy independiente de los poderes fácticos”

El expresidente apuesta por recuperar la economía del club, empresa que asegura haber conseguido en su primera etapa al mando del Camp Nou

Laporta posa para la entrevista.
Laporta posa para la entrevista.

Joan Laporta (Barcelona, 58 años), presidente del FC Barcelona entre 2003 y 2010, aspira a liderar de nuevo al club azulgrana a partir del domingo. Ya lo había intentado en 2015, cuando se enfrentó a la candidatura de Josep Maria Bartomeu, entonces avalada por el triplete del equipo de Luis Enrique. Optimista, seductor y carismático, el abogado apuesta por recuperar la economía del club, empresa que asegura haber conseguido en su primera etapa al mando del Camp Nou.

Pregunta. Usted que ha sido un buen delantero centro, ¿en estas elecciones juega de central?

Respuesta. Juego de mediocampista. De defensa no sé jugar.

P. ¿Como Busquets?

R. Como Xavi [risas]...

P. ¿Tiene la sensación de que compite contra Víctor Font [apuesta por Xavi como mánager general] y Toni Freixa, pero también ante Carles Tusquets, presidente de la comisión gestora? Un tres contra uno.

R. En un primer momento, cuando yo era el que quería que se celebraran las elecciones \[previstas inicialmente para el 24 de febrero\] porque entendía que el Barça debía tener un presidente lo más pronto posible y los otros tres no, sí. Pero ahora no tengo esa sensación.

P. ¿Decidió presentarse a las elecciones cuando observó que difícilmente tendría rival?

R. No. Decidí presentarme cuando acabaron las elecciones de 2015.

P. ¿Por qué?

R. Había advertido que ese no era el modelo de club, que los que habían estado dirigiendo el Barça después de mí no inspiraban confianza y que los que estaban por llegar, menos. Y lo advertí después de un triplete. Había otro modelo de club, que es al que represento, que ya se había implementado con éxito. Hoy lo hemos adaptado a las nuevas circunstancias y lo hemos mejorado. Estoy muy bien acompañado y me siento seguro. Sin embargo, valoro mucho lo que hice en 2015. Fue una derrota dulce para volver a intentar aplicar nuestra idea. Ahora hay que ser muy valiente para presentarse. Y nosotros lo somos. Estoy mentalizado de que podemos ganar y ya estoy pensando en el día 8.

P. ¿Es verdad que ahora controla a los poderes fácticos?

R. Nunca he formado parte del establishment. Diría que es al revés. Soy independiente de los poderes fácticos, tanto de los políticos y de los económicos como de los mediáticos. En ese sentido, me pueden ver como una persona a la que no pueden controlar. Soy así. Y seguiré siendo de la misma manera.

P. ¿Entiende que lo malo de su anterior gestión prescribió, porque ya es conocido y, en cambio, se mantiene solo lo bueno?

R. A lo mejor es que había pocas cosas malas.

P. ¿O es que ya pagó por lo malo?

R. Estoy de acuerdo. La gente me acepta como soy. Saben las cosas que me han tenido que perdonar y valoran los aspectos buenos. Siempre que pasaron cosas polémicas, algunas que me podría haber evitado y otras por las que no había motivos, la gente me ha tratado bien. Tuve la suerte de ser el presidente del mejor Barça de la historia, pero también he sido un presidente valiente. He tomado decisiones que han quedado en la memoria colectiva del barcelonismo y que han sido valoradas. Soy un privilegiado, me siento querido.

P. ¿Eso le ha permitido evitar presentar programas y organigramas?

R. Yo hice ese trabajo. Nuestro proyecto ya fue implementado y tuvo éxito. Lo que tenemos que hacer es mejorarlo y es en lo que hemos trabajado. Y tenemos que seguir trabajando mucho. Nunca hice una campaña tan buena, y eso que en esta hemos tenido muchos obstáculos.

P. ¿Por?

R. Hay gente que trabaja mucho, pero que no lo hace bien y que han tenido que rectificar a cada rato. Nosotros no hemos cometido errores. Tenemos mucha experiencia, estoy mejor preparado que en 2003.

P. Transmite un mensaje optimista ante una situación crítica.

R. Soy así, veo el vaso medio lleno. Tengo la sensación de haber conseguido lo que ahora hay que volver a hacer. Conceptualmente es lo mismo: pérdidas, reducción de ingresos, gastos muy elevados y una deuda enorme. Eso es lo que teníamos en 2003 y es lo que tenemos ahora. Sin embargo, en 2003 no teníamos la posibilidad de que las entidades financieras entraran en el fútbol. Recuerdo un trabajo de seis meses para conseguir el crédito sindicado. El fútbol era un negocio de alto riesgo y ahora está regulado. Hay instrumentos. Pero, sobre todo, hay que rechazar el mensaje del pánico. No le conviene al Barça. Se tiene que pensar en la institución, no sirve el mensaje del miedo, mucho menos el del victimismo. El que no quiera ser optimista que no lo sea, pero que, al menos, sepa que se puede quedar tranquilo. El Barça volverá a ser sostenible.

Más información

P. ¿Este mensaje se resume en la pancarta que colocó cerca del Santiago Bernabéu?

R. Era un mensaje de optimismo, pero también de desafío hecho con respeto y sutileza.

P. Cuando usted dice que lo volverá a hacer, hay gente que interpreta esa frase en términos políticos.

R. Que cada uno vea lo que quiera. Lo que me preocupa y ocupa es el Barça y cómo revertir la situación económica. En nuestro Barça caben todos. No me cansaré de decirlo. No dejaré de sentir lo que siento, pero trabajaré incansablemente para que el club sea un motor de optimismo para todas las personas que lo quieren en todo el planeta. No haré nunca política de partido en el Barça. No lo hice nunca. Otra cosa es respetar los valores del club y hacer política de país. El Barça tiene una carga muy simbólica en Cataluña. Y eso se acepta aquí y en todo el mundo.

P. ¿Piensa en que puede ser como Joan Gamper, que tuvo que regresar para salvar al club?

R. Espero que no me pase como a Gamper, que tuvo que volver cinco veces. Si consigo que el club vuelva a ser sostenible, que los socios sigamos siendo los propietarios y que vuelva la alegría al barcelonismo, estaré muy feliz.

P. Gerard Piqué destacó que Florentino Pérez ejerce un liderazgo con los jugadores del Madrid que Bartomeu no tenía. ¿Está de acuerdo?

R. Creo que se equivocaron en el trato con los jugadores.

P. ¿En qué sentido?

R. Al futbolista siempre hay que decirle la verdad, son muy intuitivos. Esa es la clave.

P. Lo dice por lo que pasó con Messi.

R. Han engañado a los jugadores, o los jugadores han tenido la sensación de que los habían engañado. Y eso ha desencadenado una situación en la que Leo dijo basta. Messi y su entorno me han dicho una cosa que me llena de orgullo: “Todo los que nos has dicho lo has cumplido”.

P. ¿Ahora qué le puede prometer al argentino?

R. Lo primero que hay que hacer es darle cariño, que se sienta querido. Eso es lo más importante. Conmigo tendrá un presidente que va a luchar hasta donde sea para que su carrera deportiva acabe por todo lo alto. Pero también Leo verá que tenemos la capacidad para hacer un equipo muy competitivo.

P. ¿Cómo?

R. No le voy a dar nombres. Sé cómo está el mercado. Estoy en contacto con todos por si es necesario mejorar lo que tenemos. Y también sé cómo están todos. Puedo asegurar que las ganas de venir al Barça, si yo soy presidente, la tienen todos los jugadores.

P. Un excompañero suyo de directiva ha comentado: “Votaré a Laporta pese a todos sus defectos”. ¿Qué le sugiere?

R. [Risas] Se lo agradezco.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción