Benzema tiene toda la pólvora

Sin el francés, que llega al derbi recién salido de una lesión, el Madrid tira las mismas veces a puerta pero marca la mitad

Benzema y Varane, el viernes en el último entrenamiento del Madrid antes del derbi de este sábado.
Benzema y Varane, el viernes en el último entrenamiento del Madrid antes del derbi de este sábado.Firma Realmadrid.com.

Cuando el Real Madrid aún no ha resuelto el vacío goleador de Cristiano, ya prueba el sabor del abismo sin Benzema, que tiene 33 años. El francés faltó por lesión en los tres últimos partidos, y en ellos Zidane sustituyó a los tres de arriba, secos de gol. El episodio más agudo de frustración lo vivió el lunes por la noche, a seis días del asalto al Metropolitano y a lo que pueda quedarle de Liga. En el primer tiempo, tiraron 12 veces sin conseguir marcar, lo que según Opta supone su mayor cantidad de tiros sin fruto en 45 minutos este curso. Roza el número de disparos que realiza de media por encuentro completo: tira lo mismo si está Benzema (13,5 veces) que si no está (14), pero sin el delantero francés marca la mitad: pasa de 1,9 goles por partido a 1.

El lunes contra la Real Sociedad en el Di Stéfano, después de una hora de desacierto y ya por detrás en el marcador (0-1), Zidane retiró de golpe a Asensio, Mariano e Isco. En su lugar introdujo a Rodrygo, Hugo Duro y Vinicius, que empató en el 89. El gol del brasileño es uno de los escasos frutos producidos por los más de 350 millones de euros que el club ha gastado en atacantes incorporados desde la marcha de Cristiano Ronaldo en 2018. Según los datos de Opta, Asensio, Vinicius y Rodrygo, los de mayor jerarquía con Hazard lesionado, no sacan el provecho esperado a sus oportunidades de gol.

El entrenador francés es consciente de la deficiencia: “Lo importante es crear las ocasiones. Estamos creando más. Cada jugador puede mejorar. Y mejorar sobre todo los datos que tienen. Meter más goles cada uno. Yo no metía muchos goles con la calidad que tenía, y era un objetivo para mí meter más goles”, dijo ayer.

Después de Cristiano, no es que no haya aparecido un goleador que lo supla, es que ni siquiera asoma uno que se acerque a Benzema. La primera temporada sin el portugués, el segundo máximo anotador después de Benzema (30) fue Bale (14), en el comienzo de su desintegración. Le siguieron Ramos (11), Asensio (6) e Isco (6). El año siguiente, por detrás de Benzema (27) el segundo máximo goleador fue un central, Ramos (13), encargado de los penaltis. Más lejos quedaron Rodrygo (7), Kroos (6) y Casemiro (5) y Vinicius (5). Esta temporada, después de Benzema (17), el segundo máximo anotador tampoco es un delantero, sino el mediocentro defensivo, Casemiro (6). Luego ya van Vinicius (4), Modric (4), Valverde (3) y Ramos (3).

Por este camino de frustración han saliendo del equipo, además, unos cuantos atacantes cedidos por media Europa: Jovic (Eintracht Frankfurt), Brahim (Milan), Bale (Tottenham), Borja Mayoral (Roma), Reinier (Borussia Dortmund) y Kubo (Getafe).

De ahí que en las vísperas de este derbi fundamental para el devenir de la Liga en el Madrid se haya seguido con mayor incertidumbre el proceso de recuperación de Benzema, lesionado desde el 19 de febrero. Hasta el viernes, cuando el francés realizó su primer entrenamiento con el grupo, y después de romperse también Mariano, el único nueve con el que contaba Zidane era Hugo Duro, que milita en el Castilla cedido por el Getafe.

Pese a las dos sesiones que ha podido completar Benzema antes del partido de hoy, su alistamiento de inicio en el Metropolitano se contempla con mucha cautela. Ayer entró en la lista, pero Zidane no quiso anticipar más: “Lo vas a ver mañana. Sabemos lo que es Karim, y no solo en el tema de los goles. Es importante en nuestro sistema de juego, sobre todo cuando tenemos el balón”, dijo.

El carrusel de lesiones y recaídas ha colocado al departamento médico, y adyacentes, bajo revisión del club. Las reincorporaciones se vigilan más que nunca: Valverde, en un regreso menos apresurado, volvió el lunes de su baja más afinado físicamente que después de la anterior. Zidane subrayó la cautela: “No vamos a arriesgar. Si hay una duda, no me gusta. Se puede lesionar más. Los jugadores que van a jugar tienen que estar al 100%”.

Pero el 9 no es un futbolista más para un equipo con la capacidad goleadora en las raspas, y menos para su técnico: “Es especial. Lo que hace en el campo son cosas que para mí, y la gente a la que le gusta el fútbol... es una alegría para el fútbol. Es un jugador especial para todos los aficionados al fútbol, no solo para los del Madrid”, dijo Zidane.

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS