Mucho más que un derbi

Atlético y Real Madrid no llegaban a su duelo de la segunda vuelta con opciones de ambos para ganar el título desde el curso 2013-2014

Modric y Koke, durante el derbi de la temporada pasada celebrado en el Wanda Metropolitano. / (EFE)
Modric y Koke, durante el derbi de la temporada pasada celebrado en el Wanda Metropolitano. / (EFE)

Nada realza más un derbi como que los dos contrincantes estén inmersos de lleno en la pelea por el título, como sucederá en el de este domingo en el Metropolitano (16. 15, Movistar LaLiga). “Se encuentran dos equipos que están peleando en lo más alto de la clasificación, con situaciones similares”, advirtió ayer Diego Pablo Simeone que, por cábala o porque no le gusta que le hundan el pecho, no pronuncia la expresión pelea por el título.

Desde la temporada 13-14, en la que el Atlético ganó LaLiga, no se presentaban los dos a la cita de la segunda vuelta con serias opciones de levantar el campeonato. En las seis campañas posteriores, o solo uno estaba en condiciones de disputarle el torneo al Barcelona o los dos llegaban ya con LaLiga muy perdida. Sobre todo el Atlético, que últimamente se descolgaba antes de que las temporadas marcearan. En los seis cursos posteriores al citado entorchado rojiblanco de 2014, el Real Madrid acudió al duelo en dos ocasiones como líder (19-20 y 16-17) con amplias ventajas sobre los rojiblancos, 10 y 13 puntos, respectivamente, y terminó ganando sendas ediciones. El Atlético, por su parte, nunca llegó con una diferencia por debajo de seis puntos respecto al líder, ya fuera este el Barça o el Madrid. Este domingo, la distancia es de cinco puntos a favor del equipo de Simeone y con un partido menos (el del próximo miércoles con el Athletic), pero el vigente campeón aún está ante la posibilidad de dar una buena dentellada que avive más la carrera por el campeonato.

Del choque de la primera vuelta el Atlético salió trasquilado (2-0) en el marcador y en el juego. También llegaba como líder, con el Madrid distanciado a siete puntos, y destilaba un fútbol más ambicioso que el que luce desde entonces. Quizá aquel ha sido el encuentro en el que los rojiblancos hayan sido más superados. El Atlético se recuperó de aquella derrota siendo un equipo menos vistoso y logró aumentar diferencias con un estilo más sobrio. El Madrid empezó a desplomarse dos jornadas más tarde, cediendo empates fuera con el Elche (1-1), Osasuna (0-0) y perdiendo en casa ante el Levante (1-2).

El equipo de Zidane ha tenido el mérito de volver a aferrarse al campeonato completando las excelencias de Courtois, Ramos, Casemiro, Modric, Kroos y Benzema, que reaparece tras su lesión, con los meritorios. El meta belga, el central (hasta que se lesionó) y el pivote brasileño han sido claves en la conquista de puntos bajo la misma fórmula más reservona con la que el Madrid se erigió campeón en los últimos 11 partidos del posconfinamiento. El croata, el alemán y el francés han enterrado las teorías de que el equipo se podía caer porque la edad y el físico les condicionaban.

Ante ellos, un líder que no ha vuelto a ser el mismo desde la derrota en la primera vuelta, en la que João Félix comenzó a perder la titularidad que esta tarde le disputa Correa. “Jugarán los dos, pero a uno le tocará entrar más tarde”, anunció Simeone.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS