El España-Kosovo se inflama en los despachos

La nomenclatura, la bandera y el himno de un país que el Gobierno no reconoce complican el partido de finales de marzo en Sevilla

Van der Vaart muestra la papeleta de Kosovo durante el sorteo de la fase de clasificación para el Mundial 2022. / (GETTY)
Van der Vaart muestra la papeleta de Kosovo durante el sorteo de la fase de clasificación para el Mundial 2022. / (GETTY)FIFA (GETTY)

El encuentro entre España y Kosovo, valedero para la clasificación del Mundial de Qatar 2022 y previsto para el 31 de marzo en Sevilla, está envuelto en una dura polémica que ha puesto en riesgo su celebración. La federación kosovar amenazó el martes con no presentarse a la cita tras la mención de la antigua provincia serbia como territorio, en vez de como Estado independiente, en el tuit de la Federación Española de Fútbol en la que esta anunciaba la comparecencia de Luis Enrique del próximo lunes para dar a conocer la convocatoria para el partido, y los enfrentamientos contra Grecia y Georgia, también de clasificación mundialista.

Fuentes federativas señalan que se usó la denominación de territorio en el tuit siguiendo la recomendación del Gobierno a través de Asuntos Exteriores y en coordinación con el Consejo Superior de Deportes (CSD). Kosovo se declaró independiente de Serbia en 2008 de manera unilateral y es reconocida en la actualidad como Estado por 98 países, entre ellos la gran mayoría de los miembros de la Unión Europea, pero no por España. En 2016, la FIFA y la UEFA admitieron a Kosovo como miembro de pleno derecho.

La federación asegura que su relación con su homóloga kosovar es muy buena y que este miércoles los presidentes de ambas instituciones mantuvieron una conversación muy positiva y cordial, tras la que el organismo que rige el fútbol español se acogerá a lo que dice el reglamento de FIFA y UEFA en cuanto a nomenclatura, himno y bandera. La federación de Kosovo emitió también este miércoles un nuevo comunicado en el que afirmaba que la federación española garantizaba que el partido se jugará en condiciones normales bajo el reglamento de UEFA y FIFA.

No solo la nomenclatura ha sido el motivo del conflicto. La federación de Kosovo también exigió en su primer comunicado que su bandera y el himno oficial sean utilizados en el estadio de La Cartuja. Su nota concluía: “Los criterios de la UEFA y la FIFA son tan claros como el cristal y España lo sabe, así que lo que se diga y se escriba no cambia estas reglas y de ninguna manera las cambiará. Si quieren justificarse frente a los medios de comunicación nacionales es su problema, pero Kosovo no hará ninguna concesión: solo jugaremos de acuerdo con los estrictos criterios y reglas de la UEFA, con el himno nacional y la bandera; de lo contrario, el partido no se disputará”.

Antecedentes

Fuentes de la federación española no confirmaron si se atenderá esta petición o si se hará de tal manera que no pueda interpretarse como un reconocimiento a Kosovo como estado independiente, bien poniendo distancia entra las dos banderas o presentando el himno como una cesión del territorio de Kosovo en vez de con el tradicional “a continuación sonará el himno nacional de…”.

Los antecedentes del Ejecutivo de Pedro Sánchez han sido restrictivos en este sentido. En septiembre de 2019, con Josep Borrell al frente de Asuntos Exteriores, España abandonó una reunión con los representantes de los 27 países de la UE cuando la diplomacia kosovar entró en la sala. En mayo de 2020, Sánchez estuvo presente por videoconferencia en una cumbre europea sobre los Balcanes en las que también participó el presidente de la república kosovar, aunque no hubo banderas.

El conflicto diplomático ya afloró cuando el pasado 7 de diciembre se conoció el emparejamiento. Entonces, la federación tuvo la posibilidad de evitar el enfrentamiento con Kosovo si hubiera hecho uso de las mismas restricciones, permitidas por UEFA y FIFA, que aplicó para no quedar encuadrada con Gibraltar.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS