brexit fc
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Gareth Bale vuelve a jugar al fútbol

En Inglaterra y en Gales no entienden qué pasó en España con el hoy futbolista del Tottenham

Bale, defendido por Thomas, este domingo en el Arsenal-Tottenham.
Bale, defendido por Thomas, este domingo en el Arsenal-Tottenham.DAN MULLAN (Reuters)

El fútbol va muy deprisa. Hace un mes, Mourinho y Gareth Bale se las tuvieron en público. El portugués no convocó al galés para el partido de la Copa de Inglaterra en campo del Everton (que el Tottenham acabaría perdiendo 5-4) alegando que estaba lesionado y el jugador le respondió publicando en Instagram una foto del entreno con el mensaje Buena sesión hoy y un emoticono de los bíceps, dando a entender que se encontraba fuerte. El entrenador le respondió de inmediato declarando que fue el propio jugador quien había dicho que no se sentía bien a pesar de que las pruebas médicas realizadas no detectaban ninguna lesión. “Los científicos del deporte, los médicos, los entrenadores, nunca pueden ir contra los sentimientos porque lo que los jugadores sienten es más importante que todos nosotros. O sea, no estaba preparado para el partido, es tan sencillo como eso”, zanjó Mourinho.

Más información
Bale brilla contra el Burnley
Mourinho dice que Bale “contradice la realidad”
“Sol y sombra” de Bale en el Madrid

Un mes, ocho partidos, seis goles y tres asistencias después, el galés se ha transformado. Por primera vez en meses, si no años, y desde luego por primera vez desde que hace ocho meses llegó de vuelta al Tottenham cedido por el Real Madrid, Gareth Bale vuelve a jugar al fútbol y Mourinho le lleva entre algodones. En los ocho partidos jugados por los Spurs desde el 18 de febrero, Bale ha sido titular en cinco y ha sido siempre sustituido en torno al minuto 65 (ayer ante el Arsenal en el 57). En los otros tres ha jugado entre 25 y 45 minutos. ”Cuando un jugador tiene lesiones, creo que siempre tiene cicatrices y muchas veces no son físicas, son cicatrices emocionales. Para que un jugador quede libre y esté emocionalmente limpio, hace falta tiempo y tienes que tener paciencia”, ha declarado Mourinho. Una comprensión y un tono muy distintos al que empleó hace meses, cuando pareció haber perdido la paciencia con las constantes lesiones del galés.

En Inglaterra y Gales no entienden qué pasó con Gareth Bale en España. La prensa tiende a destacar que Bale es probablemente el jugador británico con mejor palmarés de la historia. En siete años en el Real Madrid ganó cuatro Ligas de Campeones, dos Ligas, una Copa del Rey, cuatro Mundialitos de clubes, tres Supercopas de Europa y dos Supercopas de España. Y tienden a creer que Bale ha sido víctima de una campaña de prensa orquestada en su contra por el Real Madrid. Una campaña que habría consistido en exagerar sus problemas con la lengua castellana, su pasión por el golf, su aparente desgana y la creencia de que le importa más cobrar que jugar al fútbol.

Derrota contra el Arsenal

Eso sí, reconocen que Bale ha cometido errores, desde hacerse el dormido en el banquillo a fotografiarse tras la clasificación de Gales para la Eurocopa de 2020 con una bandera galesa con la inscripción Gales. Golf. Madrid. En ese orden. Una pancarta considerada ofensiva por la hinchada del Madrid y que en el Reino Unido pasa por ser una simple broma.

Juegue bien o mal, el futuro del jugador no está claro. “Eso hay que preguntárselo a Zidane. Bale es jugador del Madrid, no del Tottenham”, esquivó Mourinho hace unos días. El Madrid no cobró ni un duro por la cesión y paga la mitad de su ficha. El Tottenham es, además, un duro negociador y no es de esperar que acepte desembolsar ningún dinero por su fichaje definitivo.

Aunque hay un antes y un después de estas cuatro semanas, hay que tener en cuenta también que la explosión de juego de Gareth Bale, que apenas ha jugado al fútbol en los dos últimos años, no ha coincidido con los partidos más exigentes (contra el Wolfsberger austriaco y el Dinamo de Zagreb en la Liga Europea, y contra Palace, Fulham, Burnley y West Ham en la Premier). La primera prueba de fuego llegó este domingo en el gran derbi del norte de Londres entre el Arsenal y el Tottenham que acabó con victoria gunner (2-1) y gol de Odegaard.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS