Graham Hansen: “Las niñas ya no creen que el fútbol es de hombres”

La noruega, una de las mejores futbolistas del mundo, conversa con EL PAÍS sobre el desarrollo del fútbol femenino, la soledad y las opciones del Barcelona en la Champions League

Graham Hansen, en el duelo ante el Atlético en la Liga Iberdrola.
Graham Hansen, en el duelo ante el Atlético en la Liga Iberdrola.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

De pequeña, Caroline Graham Hansen (Oslo, Noruega; 26 años) miraba a Magnus Carlsen jugar al ajedrez, escuchaba a su abuela hablar de astrología y leía poesía. También jugaba al fútbol, claro. Y muy bien. Nada cambió con el paso del tiempo. “Hay que tener cuidado con Graham”, advierten en el Manchester City, rival este miércoles del Barça en la ida de los cuartos de la Champions (12.30, Barça TV y E3; el duelo se juega en Monza por las restricciones sanitarias). “Es la mejor del mundo, aunque no la reconozcan con premios”, presumen en la Ciudad Deportiva azulgrana. A la delantera azulgrana los elogios no le importan. Le interesa revindicar el fútbol femenino. Y le obsesiona ganar, tanto como disfrutar de la vida fuera del césped. “A algunas personas le gusta comprar, otras juegan a la Play. Yo juego al ajedrez, leo y miro documentales sobre el universo. Eso me motiva”, cuenta Graham Hansen.

Pregunta. ¿En Noruega usted es tan conocida como Haaland?

Respuesta. ¿Yo? No, no, ni de cerca. Tampoco me interesa la fama. Sé que mucha gente puede saber quién soy, aunque no tengo una real dimensión de eso. En mi cabeza, solo soy una jugadora de fútbol. No me interesa demasiado el resto. Cuando conozco gente, por ejemplo, siempre pienso que no saben quién soy. Pero también sé perfectamente que me tengo que comportar de una determinada manera porque puedo ser un modelo que seguir para muchas chicas jóvenes.

P. En Noruega, el fútbol femenino, campeón del mundo y olímpico, ha sido más exitoso que el masculino.

R. Sí, pero como en muchas otras partes del mundo, el masculino es más popular que el femenino. Hemos tenido un aumento increíble en la repercusión después del último Mundial. Ha sido un gran cambio, pero ahora también tenemos superestrellas en el masculino como Haaland, Odegaard y Joshua King.

P. ¿Hoy la cantidad de niños que juegan al fútbol es similar a la de niñas?

R. No sé si es 50 y 50 en términos numéricos, pero sé que las niñas ya no piensan que el fútbol es solo un deporte de hombres. Eso es muy importante. El fútbol es de los hombres, de las mujeres y de todas las personas que disfruten de este deporte. Y así es como tiene que ser.

P. ¿Por qué su nombre no aparece en los podios del Balón de Oro y en el The Best?

R. Los premios individuales no son importantes para mí. Prefiero ganar la Champions a obtener un premio individual. No me divierte la atención de la prensa. Y otra cosa, yo doy asistencias, no marco tantos goles.

P. ¿Qué significa eso?

R. Vivimos en un mundo en el que los medios no siguen nuestro juego de la misma manera que lo hacen con el de los hombres. Lo que significa que toman nota solo de quién marcó, en lugar de prestar atención a qué hizo cada jugadora en el partido. En el Barça, estoy rodeada de grandes futbolistas que no están ni cerca de obtener cualquier tipo de reconocimiento. Esto es lo central: los medios no prestan atención a nuestro juego. Pero yo no quiero usar mi voz para ganar un Balón de Oro, solo me interesa usarla para que nuestro fútbol sea más reconocido. Y para que nos pueda ver gente. Si podemos lograr eso, ya no estaríamos hablando de estas cosas. Hay que usar nuestra energía para conseguir más igualdad y justicia. Si no hacemos nada, nada va a cambiar. Al menos, hay que intentarlo.

P. ¿El Barça puede ganar la Champions o eso sí que es imposible?

R. Es posible, absolutamente posible. Será difícil, pero esa es la parte interesante. Solo quedan los mejores. Será intenso. Podemos perder contra el City, pero si jugamos como tenemos que jugar le podemos ganar. Y si pasamos de ronda, tendremos otro partido superdifícil contra el Lyon o el PSG, pero que también se puede ganar.

P. Usted parece una especialista en el extremo derecho, como si se hubiese criado en La Masia.

R. Me gusta mucho el uno contra uno y disfruto cuando doy asistencias. Es algo en lo que soy buena, cualidades que son útiles que en el juego que hacemos en el Barcelona. Yo desarrollo mi fútbol y me divierto, pero también ayudo al equipo y a la filosofía del club.

P. Cuando llegó a España, del Wolfsburgo, la idea era que su presencia llevara al Barça y a la liga a un nivel superior. ¿Cree que eso ha pasado?

R. No creo que haya hecho otra cosa que intentar disfrutar de este fútbol y de esta liga. No sé lo que la gente de fuera puede hablar de lo que significa mi presencia. No tengo nada que ver con eso. Solo me preocupa ayudar a mi equipo y el tipo de fútbol que hacemos. El fútbol es entretenimiento, entonces se supone que tiene que ser divertido de ver. Y si puedo contribuir a eso, pues estoy muy contenta.

P. ¿Y usted también se divierte?

R. El día que me deje de divertir, dejaré de jugar. Me gusta jugar al fútbol, me gusta mucho, pero también me parece importante tener hobbies. Tener otros intereses te permitan tener otra mirada de cómo lidiar con la vida. Para nosotras el fútbol es solo una etapa de nuestras vidas. Y no hay que perder de vista que es un juego.

P. ¿Cómo vivió el confinamiento?

R. Tenía práctica.

P. ¿Por qué?

R. Durante el confinamiento, muchas personas se han enfrentado al reto de cómo lidiar con ellos mismos cuando te quedas solo y no tienes la posibilidad de estar con tus amigos y tus familiares en el momento en el que te apetece. Bueno, eso es algo que yo he pasado en los últimos siete años de mi vida. Me parece muy importante poder disfrutar de tu propia compañía. Para mí es un buen momento para aprender una nueva receta de cocina, para leer, para ver un documental o para estudiar. Es estar sola y no sentir la falta de nada.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS