Lección de pundonor del Valencia que le acerca al ‘top 8’ de la Euroliga

El conjunto de Ponsarnau, liderado por Tobey y Dubljevic, supera al Bayern (83-76) y mantien su pelea por entrar en el ‘playoff’

Van Rossom defiende a Wade Baldwin
Van Rossom defiende a Wade BaldwinMiguel Ángel Polo (EFE)

Una lección de pundonor del Valencia Basket, y especialmente de los tocados Mike Tobey, Sam Van Rossom y Bojan Dubljevic, condujo al conjunto de Ponsarnau a una victoria que le acerca al ‘top 8’ de la Euroliga y que aumenta su valor por el despliegue físico con el que el Bayern de Múnich le llegó a enviar a la lona en el tercer cuarto, pero que no pudo cerrar su clasificación para los cuartos de final.

Cuatro triples, dos de ellos de Guillem Vives dispararon al Valencia en el inicio y le dieron confianza y la iniciativa. El quinto, de Nikola Kalinic, llevó a Andrea Trinchieri a parar el choque pero en la salida llegó el sexto, obra de Klemen Prepelic (23-11, m.7). Mejoró el equipo alemán buscando a Jalen Reynolds pero el séptimo triple local (de diez intentos) obra de Joan Sastre, dio aire al Valencia. Ver en buen estado a los tocados Van Rossom, con un esguince de tobillo, Dubljevic, con un dedo de la mano muy mermado, y sobre todo Tobey, que jugó con una microrrotura, dio un subidón de confianza al Valencia sin necesidad de seguir anotando de tres (37-25, m.14). El impulso de Vanja Marinkovic dio continuidad al buen trabajo del equipo y la buena defensa local multiplicó su eficacia por varios fallos no forzados de Wade Baldwin IV, de Leon Radosevic y antes de Paul Zipser. En ese contexto, el Valencia supo gestionar una fase sin brillo en ataque y llegar al descanso con su máxima ventaja (46-33, m.20).

El paso por el vestuario dio calma al equipo alemán que se entregó en ataque al sobrio y maduro Vladimir Lucic. El ex del Valencia con once puntos en apenas cinco minutos consiguió estrechar el marcador y empezar a crear muchas dudas en la menguante resistencia local hasta hacerse con el mando con un parcial de 4-22. La agresiva defensa del Bayern bloqueó por completo al conjunto valenciano al que la ansiedad le precipitó pero un triple sobre la bocina del cuarto de Dubljevic permitió al Valencia levantarse de la lona (58-63, m.30). Los locales reaccionaron y empataron de nuevo. Trinchieri recuperó a Lucic para devolverle la calma a su equipo y el partido entró en un duelo físico brutal en el que el Valencia supo resistir pese a su inferioridad en esa parcela con un esfuerzo brutal de Dubljevic y la determinación de Van Rossom y Tobey (78-70, m.37). Baldwin asumió la responsabilidad ofensiva visitante pero el Valencia no perdió la calma y un par de acciones más del pívot estadounidense le permitieron cerrar el triunfo.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción