Lorena Torres, un fichaje NBA para el reto de los Juegos

La Federación Española se refuerza con la incorporación de la científica, especialista en alto rendimiento con experiencia en los Spurs y los Sixers, para preparar al milímetro la cita de Tokio

Lorena Torres, en su etapa en los Sixers en la temporada 2019-2020, junto al jugador Matisse Thybulle. Sixers
Lorena Torres, en su etapa en los Sixers en la temporada 2019-2020, junto al jugador Matisse Thybulle. Sixers

El día que Sergio Scariolo anunció su acuerdo con los Toronto Raptors, para marcharse a la NBA como integrante del equipo técnico de Nick Nurse, el seleccionador analizó la duplicidad de cargos como una oportunidad para multiplicar recursos no como un problema por desdoblamiento. A pesar de la sobrecarga de trabajo y millas aéreas, el entrenador solo sumó ventajas a su nueva agenda, que inauguró en 2018 y le llevó a la conquista del anillo y del Mundial de China esa misma temporada. “Podré incorporar al trabajo con la selección metodologías, sistemas y detalles del mejor baloncesto del mundo”, desarrolló en su día Scariolo. “La aportación será de un nivel superior. Voy a la NBA para aprender y enriquecerme de conceptos”, completó entonces.

MÁS INFORMACIÓN

De cara al reto de los Juegos de Tokio de este verano, Scariolo, preocupado por el déficit físico del baloncesto español, pidió de forma expresa a la Federación un fichaje de NBA para implementar en la selección española los avances científicos de los que presumen en la meca estadounidense. El refuerzo es Lorena Torres (Ibiza, 1981), especialista en alto rendimiento y ciencias del deporte con cinco años de experiencia en los departamentos biomédicos de los Spurs y los Sixers. “Chapó para la FEB y para Scariolo, por su espíritu visionario y por estar abiertos a incorporar la ciencia y la tecnología en la búsqueda de recursos para marcar la diferencia”, explica Torres en conversación con EL PAÍS desde Filadelfia. “Se trata de recopilar información, filtrar la que puede tener impacto real en la toma de decisiones, aportar conocimiento, escuchar las necesidades de los deportistas, maximizar su rendimiento, prevenir lesiones, y recuperar lo antes posible”, desarrolla Lorena, trazando las especificidades de su trabajo, que enlaza de forma transversal tecnología, datos, mecánica, medicina, nutrición y psicología entre otros aspectos. “La suma de la información y la experiencia es lo más poderoso. Me toca aprender la metodología de Scariolo, su estilo de juego, saber qué le gusta y qué le ha funcionado, para hablar el mismo lenguaje y crecer como equipo, mezclando la información física con la técnico-táctica”, prosigue la especialista, con pasión por su oficio y agradecimiento a la FEB. “La NBA es lo máximo, pero llegar a la selección es lo mejor”.

Licenciada en Ciencias del Deporte y la Actividad Física por el INEFC de Barcelona, Torres se incorporó al CAR de San Cugat tras acabar la carrera y allí trabajó en distintas modalidades: tenis y golf entre otras. La tesis doctoral la abrió puertas en grupos de investigación internacionales, la vinculó con el ámbito universitario y la llevó al baloncesto, en la cantera del Barcelona como primera parada, puesto que compaginó con el equipo nacional de natación sincronizada. En octubre de 2015, la NBA captó su talento. En los San Antonio Spurs de Gregg Popovich ejerció de coordinadora del departamento de ciencias del deporte durante cuatro temporadas, en un rol que evolucionó hacia la investigación, la implementación de los avances tecnológicos y el análisis de datos. Y, el curso pasado, en los Sixers fue directora del departamento de rendimiento, con mayor jerarquía sobre el desarrollo y la coordinación de la preparación física, la nutrición y la salud mental (a través de la prescripción de técnicas de mindfulness, meditación y yoga). Desde este mes, Torres ya trabaja en la preparación de la selección masculina para los Juegos, con la idea de trasladar su ciencia también a la femenina y al resto de categorías de la FEB.

MÁS INFORMACIÓN

La reducción del tamaño de los dispositivos de control de parámetros físicos, el desarrollo de la nanotecnología (con prendas compresivas con sistemas de electromiografía integrados, parches capaces de medir la composición del sudor y los niveles de glucosa o lactato, o plantillas con chips de carga integradas), la velocidad de procesamiento de datos y la evolución de los sistemas de posicionamiento (tracking), para monitorizar entrenamientos y partidos (con medición de esfuerzos y aceleraciones, mapas de calor...), han supuesto una revolución creciente en los últimos años en la NBA.

Un volumen de datos crucial para integrar la biomecánica y la fisiología en el día a día de los equipos. Para medir al milímetro las cargas de trabajo en cada sesión y los minutos sobre la pista, y para trazar la mejor recuperación de esfuerzos. “De cara a los Juegos, se trata de analizar al detalle el estado de los jugadores, desde el momento en el que acaban sus temporadas hasta el momento en el que se incorporen a la selección. Después hay que tenerlo todo listo y desarrollar un trabajo súper individualizado para que puedan rendir al mayor nivel. Hay que delimitar el trabajo de los que pueden evolucionar en su rendimiento, los que tienen que mantenerse y los que deben recuperar por haber llegado más lejos en sus respectivas temporadas”, detalla Torres, ante el reto de armonizar el físico de jugadores con distintas edades, desgaste y recorrido competitivo, con lesiones o contagios de covid durante el curso.

Lorena Torres supervisa un entrenamiento de Ben Simmons en el gimnasio de los Sixers
Lorena Torres supervisa un entrenamiento de Ben Simmons en el gimnasio de los Sixers

Lorena Torres vivió desde dentro los últimos años del Big Three de los Spurs formado por Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker. Los dos primeros prolongaron sus carreras hasta los 40 años (con cinco anillos en sus currículos); el francés (con cuatro títulos) lo hizo hasta los 36, tras superar una grave lesión (rotura del ligamento del cuádriceps). Torres trabajó en la recuperación de Parker. “Nuestra labor es alargar la vida competitiva y ocuparnos de la adaptación del jugador a la evolución de sus características físicas. La ciencia ha ganado muchos años de vida deportiva”, señala. El reto es la selección española tiene el nombre de Pau Gasol. “Es un portento mental. Ha vivido un proceso durísimo, pero ha tenido la meta muy clara. Lo que está consiguiendo es espectacular. Volver ya es un éxito”, explica Torres. “Pau es Pau jugando 35 minutos o 10. Aporta siempre, en la pista, en el banquillo, en el vestuario...”, completa.

“La humanidad todavía no es muy buena prediciendo. Las crisis económicas, la pandemia… nadie lo vio venir”, lanza Torres para introducir su alegato a favor de la ciencia deportiva. “Hay que controlar todo lo controlable, para intentar anticiparte. Tener toda la información posible ante cualquier escenario, sabiendo que luego todo puede depender de un tiro. Que se lo digan a los Sixers con aquel triple de Kawhi Leonard, que rebotó cuatro veces en el aro antes de entrar”, completa Lorena. Ciencia holística para minimizar el azar. El viaje desde el big data hasta el sueño de otro podio olímpico.

“El equilibrio de cuerpo y mente es crucial para el deportista”

En la temporada 2014-15, la acumulación de lesiones importantes de Kobe Bryant, Kevin Durant, Anthony Davis, Derrick Rose, Paul George y Joel Embiid entre otros, motivó la reacción de la Asociación de Jugadores que llevó a la progresiva implantación en los equipos del departamento de Sports Science (Ciencias del Deporte). La monitorización de las cargas, el análisis de la nutrición y suplementación, la recuperación y el aspecto mental, comenzaron a tratarse de forma integral en el área de mejora del rendimiento. Y, en la parte médica, se ampliaron los recursos para la prevención de lesiones y la mejor recuperación de las mismas. “Cuando llegué a la NBA hace seis años pocas franquicias tenían un Sports Science. Ahora lo tienen muchas y la NFL lo está incorporando también. Se está desarrollando todo muy rápido con la propia evolución de la tecnología y el análisis de la información”, señala Lorena Torres. “En la NBA ahora hay más back to back, cuatro y cinco partidos en siete días... La gestión del calendario y el equilibrio de cuerpo y mente de los deportistas es crucial. En el deporte de antes, la misma persona ejercía de preparador físico, de recuperador, de médico y hasta de utilero. Ahora hay un staff inmenso para estar pendiente al detalle de los 15 jugadores”, completa Torres. En la selección española, el staff al que ahora se incorpora Lorena está encabezado por Scariolo y lo integran sus cuatro técnicos asistentes, un doctor, dos fisioterapeutas, dos preparadores, el delegado y un encargado de material, además del departamento de prensa y el audiovisual de la FEB.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción