“¡Te lo comes, Vini!”

“La gente de fuera que hable. Yo siempre sigo trabajando”, afirma el brasileño, que martiriza a los ‘reds’ con sus carreras y su desacostumbrada precisión

Vinicius celebra con Zidane su segundo gol, el tercero del Madrid, este martes ante el Liverpool en el Alfredo di Stéfano.
Vinicius celebra con Zidane su segundo gol, el tercero del Madrid, este martes ante el Liverpool en el Alfredo di Stéfano.Carlos Gil-Roig

Vinicius no tiene gol; hasta que lo tiene. Se aturulla; hasta que se ordena. A contracorriente de la lógica que persigue a los que dudan, el brasileño parece enderezarse, hacer pie, cuanto más asciende, cuanto más se acerca a la cumbre y la caída que se abre a sus pies resulta más mareante. Contra el Liverpool, en unos cuartos de final de la Champions marcados por el miedo a las ausencias, después de dos años de decepciones para el Real Madrid, Vinicius empaquetó su mejor noche, una función en la que fue mitad funambulista, como siempre; mitad matador, como casi nunca.

RMAReal Madrid
Real Madrid
3
Courtois, Nacho, Eder Militao, Ferland Mendy, Lucas Vázquez, Casemiro, Modric, Kroos, Benzema, Vinicius Junior (Rodrygo, min. 84) y Marco Asensio (Federico Valverde, min. 69)
LIV Liverpool
1
Liverpool
Alisson, Trent Alexander-Arnold, A. Robertson, Nathaniel Phillips, Ozan Kabak (Roberto Firmino, min. 80), Wijnaldum, Naby Keita (Thiago, min. 41), Fabinho, Salah, Mane y Diogo Jota (Shaqiri, min. 80)
Goles 1-0 min. 26: Vinicius Junior. 2-0 min. 35: Marco Asensio. 2-1 min. 50: Salah. 3-1 min. 64: Vinicius Junior.
Árbitro Dr. Felix Brych
Tarjetas amarillas Mane (min. 38), Lucas Vázquez (min. 48), Thiago (min. 55) y Trent Alexander-Arnold (min. 82)

La desubicación del Liverpool bajo el control del Madrid la anticipó su entrenador poco antes de que empezara el partido ante una cámara de televisión: “Es extraño. Es un campo de entrenamiento, pero tenemos que crear una atmósfera en el vestuario y traerla al campo”, dijo Klopp. Y sí: esparcieron unos cuantos gritos durante el rondo de calentamiento, mientras al otro lado del campo los jugadores del Madrid completaban sus rutinas con más sigilo.

El Alfredo di Stéfano es un campo de entrenamiento y no es un campo de entrenamiento. Ha sido también el escenario sobre el que Zidane impulsó al equipo a su segunda Liga, la del coronavirus, después de una racha de 10 partidos ganados a la salida del confinamiento. Es un campo para entrenar y también un vivero de talento al que se llega ascendiendo una rampa jalonada por réplicas enormes de las 13 Copas de Europa del club. En la parte baja, la de París, en 1956, ganada al Stade de Reims. 1957, 1958, 1959… Hasta coronar la subida en la que reposa sobre la leyenda “Kiev 2018”, la que ganaron al Liverpool.

Unas gotas de la atmósfera de gran noche las espolvorearon los jugadores del Liverpool en su barullo de instrucciones de los primeros minutos. Y las completaron los gritos de la grada de jugadores lesionados del Madrid, habitualmente silenciosos hasta los últimos 20 minutos, anoche excitados desde el primer balón. Ese fue el mayor recordatorio de las ausencias, del vértigo que en la previa anticipaba la falta de Ramos y Varane.

Abajo, a Nacho y Militão no les temblaron ni los pies en las salidas de la presión, ni la garganta. Nacho ordenaba, Casemiro ordenaba, y Ramos ayudaba desde su asiento: “¡Cuidado, Mili, fuera!”. Y también: “¡Aire, aire!”.

El aire era Vinicius, que permitía al Madrid alternar momentos de ajustar tuercas entre grito y grito, de salidas ajustadas por pasadizos, con cabalgadas en las que cogía aire todo el equipo. Después de dos o tres intentos de pases de precisión al límite de la pérdida, Courtois, o Militão, o Casemiro, desplegaban el plan b. Lo que en fútbol americano sería un hail Mary, una bomba, contra el Liverpool fue un “dale, Vini”. El balón volaba a la espalda de Trent Alexander-Arnold y detrás del balón volaba Vinicius.

La diana de Asensio

El plan aliviaba todo el entramado. Un saque de banda cerca del banderín de córner era capaz de trasladar a todo el Madrid cincuenta metros adelante, a un espacio creado por la amenaza a la carrera del brasileño.

No fue lo único con lo que torturó al equipo de Klopp, que no veía la atmósfera de Copa de Europa que sí olisqueó Vinicius. El brasileño amenazó también dentro del área, incluso de cabeza, con un buen remate que se escapó fuera por poco. Hasta que Toni Kroos detectó una pista de despegue para el atacante y le lanzó un proyectil teledirigido. “Toni es increíble, una leyenda del club, con una clase... Nadie puede jugar como él”, resumió luego Vinicius, que controló con el pecho a la carrera entre dos defensas, alcanzó a encarar a Alisson y se la cruzó sin dudar. Con una certeza desacostumbrada, pero de la que parecía empapado. “La gente de fuera que hable. Yo siempre sigo trabajando. Los compañeros me dan la confianza que necesito para hacer los goles que necesitamos”, dijo.

También acertó poco después Asensio, cuarto partido seguido marcando, una racha que no enganchaba desde hace cuatro años, un Asensio de otro tiempo. Como Vinicius pareció un Vinicius de otro mundo cuando, ya en la segunda parte, volvió a marcar, esta vez parado dentro del área, entre defensores, al primer toque. Cuatro tiros: dos a puerta, dos goles. Un desahogo que coronó poco antes de ser sustituido por Rodrygo, cuando después de un encontronazo con Alexander-Arnold, le devolvió el empujón sin amilanarse, lo que encendió a Ramos: “¡Muy bien, Vini, muy bien! ¡Te lo comes, bicho!”. Había devorado al Liverpool, sí.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción