El Perfumerías Avenida y el largo viaje del baloncesto femenino español

El regreso del equipo de Salamanca a la final de la Euroliga una década después de su título en 2011 simboliza el auge, caída y resurrección de la competición nacional en paralelo a los éxitos de la selección

Las jugadoras del Perfumerías Avenida celebran su pase a la final de la Euroliga tras ganar al Sopron. / fiba
Las jugadoras del Perfumerías Avenida celebran su pase a la final de la Euroliga tras ganar al Sopron. / fiba

Hace justo 10 años, en abril de 2011, un grupo de 50 aficionados salmantinos emprendió una expedición de casi 6.000 kilómetros rumbo a la remota ciudad de Ekaterimburgo, parada del Transiberiano en la cara oriental de los Urales. Tenían como misión de fidelidad apoyar a su equipo de baloncesto, el entonces Halcón Avenida, un grupo de mujeres intrépidas, mezcla de veteranía y juventud, que llegaron a Rusia sin galones y salieron de allí como campeonas de Europa. Fue la tercera Euroliga femenina para España, 18 años después de que las pioneras del Dorna Godella lograran dos coronas consecutivas en 1992 y 1993. Al regreso a Salamanca, 10.000 personas colmaron la plaza de la ciudad para celebrar la gesta. Aquel póster, con Silvia Domínguez (ya como capitana), Alba Torrens (mvp de la final), Érika de Souza, Sancho Lyttle, Anke de Mondt, Belinda Snell, Ana Montañana, Isa Sánchez, Marta Xargay, Laura Gil, Amaya Gastaminza y el técnico Lucas Mondelo, puede encontrar relevo este domingo en Estambul. En su resiliente y orgulloso regreso a la élite europea, el Perfumerías se juega el título este domingo ante el todopoderoso Ekaterimburgo (18.00, Tdp). Un viaje de una década que simboliza la travesía del baloncesto femenino español: con Salamanca como aldea gala de la resistencia y la selección como impulso conquistador, paradójicamente endurecida por la emigración de talentos que, durante años, descapitalizó una liga ahora en firme crecimiento.

Las jugadoras del Halcón Avenida celebran el título de 2011 en Ekaterimburgo con Silvia Domínguez e Isa Sánchez alzando el trofeo. / fiba
Las jugadoras del Halcón Avenida celebran el título de 2011 en Ekaterimburgo con Silvia Domínguez e Isa Sánchez alzando el trofeo. / fiba

La repatriación de las internacionales marcó el rearme progresivo de la competición nacional, con los hitos del Avenida como jalones de la pujanza recuperada en Europa. De Ekaterimburgo 2011 a Estambul 2021. “Volver a una Final Four y rememorar todo lo vivido hace 10 años es extraordinario. Ya hemos demostrado que desde Salamanca también se puede conquistar Europa”, explica Jorge Recio, presidente del Perfumerías desde hace 20 años, gran artífice de un proyecto familiar en el que le acompañan sus tres hermanos y que sustenta con su empresa. “Fueron años espectaculares”, recuerda Marta Xargay, exjugadora del Perfumerías entre 2009 y 2015. “Ojalá los clubes españoles vuelvan a ser habituales en las finales europeas. Ojalá vuelvan los equipazos y la inversión de hace 10 o 15 años. El trabajo de clubes como el Avenida y de la Federación y los éxitos de la selección han hecho mucho por sacar esto adelante”, apunta la internacional temporalmente retirada de las pistas. “No tenemos la capacidad económica de otros, pero hemos tenido más ilusión y constancia que nadie. Para reconstruirnos en tiempos de graves crisis, para saber fichar e invertir el dinero, para apostar por el talento joven… Hemos creado un proyecto de ciudad. La sostenibilidad pasa por no volvernos locos nunca”, prosigue el presidente Recio, entre la ambición y el realismo.

MÁS INFORMACIÓN
Silvia Domínguez: “Las deportistas no estamos protegidas ante la maternidad”
Raquel Carrera, la épica del Valencia Basket campeón de la Eurocup

Con un presupuesto en torno al millón de euros, el Avenida, que durante años compitió en solitario en Europa por la falta de medios del resto de equipos españoles, es ahora el tercer presupuesto de la Liga Femenina Endesa, ligeramente por detrás de Valencia (campeón de la Eurocup) y Girona (campeón de Copa). Pero la diferencia es abismal si se compara con su rival en la final de la Euroliga, el Ekaterimburgo, un gigante con 12 millones de euros de presupuesto medio en estos años gracias al respaldo de UMMC, la mayor productora de cobre de Rusia. “Una jugadora y media suya equivale a toda nuestra plantilla. Tienen avión privado, roster más amplios y una docena de técnicos. Alrededor de Roberto Íñiguez nosotros tenemos a tres exjugadoras que empezaron en el club desde pequeñitas [Raquel Romo, entrenadora ayudante; Esther García, fisioterapeuta; y Mavi Sánchez preparadora]. No tenemos aviones, pero competimos como nadie y llevamos muchos años dando guerra y jugando finales”, completa Recio, que define a Salamanca como “una isla” y se lamenta por la falta de respaldo de las instituciones públicas.

MÁS INFORMACIÓN
Una España para la eternidad
La España de las siete medallas

Con su fórmula de sostenibilidad, el Avenida ha disputado 44 de las 59 finales posibles en competición nacional en los últimos 20 años y ha conquistado 26 títulos. “La Euroliga de 2011 resultó una catarsis de cara al futuro de la selección. Las jugadoras españolas vieron que se podía ganar a nivel internacional. Ahí nació la semilla de la España de las siete medallas consecutivas”, detalla el seleccionador Lucas Mondelo, entrenador de Avenida entre 2010 y 2012. “Después llegaron tiempos difíciles, aunque la progresiva salida de jugadoras fortaleció a la selección. Ganaron experiencia, competitividad, respeto y reconocimiento. La crisis afectó mucho al deporte y, sobre todo, al femenino y costó remontar. Pero la vuelta de las internacionales, la llegada de nuevo de jugadoras extranjeras de categoría y el refuerzo de la apuesta económica han permitido recuperar el nivel y la visibilidad. Se ha reconstruido el 75% de lo que se perdió en su día”, suma Mondelo.

El Ros Casares celebra el título de 2012. efe
El Ros Casares celebra el título de 2012. efe

Tras la conquista del Avenida en 2011, el éxito fue a más y, al año siguiente, España copó la primera final europea de su historia con el duelo entre el Rivas Ecópolis y el Ros Casares. Sin embargo, tras aquel hito y la inmediata desaparición del lujoso proyecto valenciano, la liga entró en una profunda depresión. En la temporada 2012-13 el torneo se redujo a 11 equipos en lugar de los 14 habituales entonces, ahora son 16. “El gran mérito de la recuperación de la Liga es del Salamanca. Nunca se bajó del carro, mantuvo el nivel y motivó la aparición de nuevos proyectos para competir. El Perfumerías siempre ha estado ahí, dando cobertura al baloncesto femenino y apostando por el talento nacional”, cuenta Amaya Valdemoro, emblema del baloncesto español y jugadora del Avenida en dos etapas al inicio de su carrera. La llegada de Endesa en 2019 como ‘title sponsor’ de la liga femenina confirmó la reconstrucción del torneo. “El futuro pasa ahora por el desembarco de más equipos de ACB. Eso dará más calidad, estructura y solidez a la liga. Completará el giro organizativo que se necesita. Hay grandes apuestas en marcha como las de Unicaja y Barcelona a sumar a las de Valencia, Estudiantes y Zaragoza. La estructura y el nivel económico de estos equipos absorberá a los más modestos”, desarrolla Recio.

Según los datos de la memoria del Consejo Superior de Deportes, actualizados a fecha de 2019, el baloncesto es, con mucha diferencia, el deporte con más licencias de mujeres en España (132.927 sobre un total de 385.635). Le siguen la escalada (84.118), el golf (76.243) y el fútbol (71.276 sobre un total de 1.095.604); y, muy por detrás, aparecen otras disciplinas de equipo como el voleibol (64.426) y el balonmano (36.174). El fútbol ha duplicado sus licencias femeninas en la última década, pero el baloncesto lidera todas las tablas de datos de este siglo, siempre por encima de las 100.000. “En Salamanca, el Avenida es una religión”, explica Xargay. “Es una ciudad de baloncesto y la afición lo vive como suyo, se sienten parte del club”, añade mientras rememora “partidos espectaculares con el pabellón de Würzburg abarrotado hasta el techo”. Ella llegó con 18 años procedente de Girona, pero la cantera del Perfumerías cuenta con unas 300 niñas que empiezan a jugar desde los seis años en pequebasket con el primer equipo como espejo. “Salamanca siempre ha apostado por jóvenes, por ofrecer esa plataforma para que las jugadoras de futuro cojan vuelo y han hecho de eso su identidad. Han sido constantes en la idea, en la formación de talentos manteniendo la competitividad”, prosigue Xargay antes de sintetizar la fórmula. “El club y la afición te cuidan y te lo dan todo. Si ves que los que animan se dejan el alma, tú te lo tienes que dejar igual”, concluye. Silvia Domínguez, Tiffany Hayes, Katie Lou Samuelson, Maite Cazorla, Leo Rodríguez, Andrea Vilaró, Emese Hof, Nikolina Milic, Karlie Samuelson, Bella Alaire, Mariça Gajic, Umi Diallo y Roberto Íñiguez aspiran a reeditar en Estambul el póster de Ekaterimburgo. Diez años después, el Avenida está de vuelta a la élite, emblema y síntoma del rearme de la liga española, cantera infinita de la selección.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS