El jugador de waterpolo Víctor Gutiérrez estalla: “¡Basta ya de insultos homófobos!”

El boya del CN Terrassa denuncia que un rival del CN Sabadell le llamó “maricón”

Víctor Gutiérrez, jugador de Club Natación Terrassa: “Hago un flaco favor a mis ideales y al mundo del deporte si callo estas cosas"

Víctor Gutiérrez ha dicho basta ya a los insultos homófobos. El jugador de Club Natación Terrassa ha denunciado que el jugador serbio del Club Natación Sabadell Nemanja Ubovic le llamó maricón durante el partido de la Liga de waterpolo que les enfrentó el sábado.

Gutiérrez, que en mayo de 2016 se convirtió en el primer jugador de élite de deporte en equipo en hacer pública su condición de homosexual, afirma que en el momento en el que Ubovic le insultó durante el duelo, no le dio importancia. “A 200 pulsaciones, todos podemos decir cosas que no pensamos”, afirma. Pero al concluir el encuentro, molesto, no saludó a Ubovic y este le repitió el insulto. En un primer momento, Gutiérrez no quiso dar el nombre de Ubovic para evitar señalarle públicamente y que no se le acosara en las redes. Pero al no recibir ningún tipo de disculpa, desveló el nombre del jugador del CN Sabadell.

Gutiérrez (Madrid, 30 años) juega en la posición de boya y ha sido internacional con la selección española en numerosas ocasiones. Al finalizar el encuentro, explicó a los árbitros lo que había sucedido, pero le contestaron que, al no haber oído el insulto, no podían hacer nada. La Federación Española de Natación será la que decida si se adopta algún tipo de sanción o de medida. La RFEN tuiteó este domingo un comunicado en el que “expresa su total rechazo y tolerancia cero a cualquier insulto, vejación u homofobia que pueda sufrir cualquier deportista en cualquier situación”. “Me daría muchísima rabia que la Federación mirase hacia otro lado y no tomase cartas en el asunto”, dice el jugador del Terrassa. “Estos comportamientos no van en la línea de los ideales del deporte y de la convivencia en España”.

Gutiérrez asegura que, para él, “maricón” no es un insulto y que está muy orgulloso de ser quien es, pero que ha denunciado públicamente el incidente por la “rabia” e “impotencia” que siente al constatar que algunas personas intenten menospreciar a otras por su condición sexual. Y lamenta que no haya miedo a este tipo de comportamientos “porque nunca pasa nada”. Explica que casos similares se producen en escuelas y en categorías inferiores y queden impunes.

“Hago un flaco favor a mis ideales y al mundo del deporte si callo estas cosas. Yo soy deportista de élite y me ha pasado varias veces”, comenta Gutiérrez en un vídeo difundido a través de su cuenta de Instagram. “Estoy orgulloso de ser quien soy y todo el mundo debería sentirse así: no vale la pena vivir detrás de una careta ni estar avergonzados de quienes somos”, prosigue en una intervención en la que rompe a llorar en un par de momentos. “Son lágrimas de rabia, de que todavía se intente atacar y hacer daño a las personas por ahí. Y lágrimas de impotencia porque sé que no va a pasar absolutamente nada. Sé que el deporte es así de lamentable con este tipo de comportamientos. Si puedo ayudar a cambiar un poquito las cosas, lo quiero intentar. No voy a callarme porque haría un flaco favor a todos mis ideales y a lo que pienso”.

El CN Terrassa ha hecho público un comunicado en el que expresa su “total apoyo” a su jugador y su rechazo a “cualquier muestra de homofobia” en el mundo del deporte. También se ha expresado de manera similar el CN Sabadell, condenando cualquier actitud que atente “contra los valores del respeto, la tolerancia y la igualdad”. El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha afirmado que considera “intolerable” este episodio de homofobia.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS