Area di rigoreColumna
i

Usted todavía podría jugar en Italia

La verdadera infancia termina cuando uno tiene la misma edad que el jugador más viejo de su equipo y decide retirarse: Buffon cuenta ya 43 años y todavía se resiste

Los jugadores de la Juventus Gianluigi Buffon, de 43 años, y Cristiano Ronaldo, de 36.
Los jugadores de la Juventus Gianluigi Buffon, de 43 años, y Cristiano Ronaldo, de 36.MARCO BERTORELLO / AFP

La leyenda de Tittyshev, otro Informe Robinson memorable, contaba la historia de aquel hincha del West Ham que se fue a ver un partido de pretemporada contra el Oxford City con sus colegas y terminó saltando al terreno de juego en la segunda parte. El tipo se había cocido a pintas y se tiró el primer tiempo insultando a uno de los jugadores de su equipo, que terminó lesionado. Así que el entrenador, el mítico Harry Redknapp, harto de oírle gritar, se lo dejó claro: “Si crees que puedes hacerlo mejor, cámbiate y sal en la segunda parte”. El aficionado no se amilanó. Bajó al vestuario, se vistió de corto y entró al campo. Redknapp se inventó que se llamaba Tittyshev. Dijo que había hecho un Mundial maravilloso y que era un rutilante fichaje de verano para que el speaker le anunciase cuando pisase el césped. El aficionado jugaba normalmente en la defensa. Pero para una vez que lo iba a hacer con el equipo de su vida, pidió hacerlo de delantero. Sus amigos alucinaban. Más todavía cuando marcó un golazo por la escuadra y el línea lo anuló por fuera de juego.

La verdadera infancia termina definitivamente cuando tienes la misma edad que el jugador más viejo de tu equipo y decide retirarse. La gracia es que hasta ese día uno sigue pensando que, con un poco de suerte y una pierna derecha algo mejor, también podría haber jugado algún partido. A algunos nos sucedió con Xavi. Podría decirse que colgamos las botas juntos. Pero tarde o temprano le llega esa hora a todo el mundo. Siempre. Excepto en un lugar fantástico donde la vida útil de un futbolista puede prolongarse hasta más allá de las leyes físicas y uno logra seguir soñando en saltar el campo gracias a fenómenos convertidos en estrellas. Como Buffon.

El portero de la Juventus tiene 43 años y se resiste a jubilarse. Es uno de los casos que tiene encima de la mesa el club de Turín para este verano. Una leyenda. Y mejor todavía que muchos de los arqueros de la Serie A. Pero huele a problema, como lo fue también el final de la carrera de otros genios como Totti o Maldini que miraron hacia otro lado cuando el tiempo convocó su retirada. No se quiere ir a su casa, pero está cansado de ser el segundo en la Juventus (ayer perdió 1-0 con el Atalanta, que le quitó el tercer puesto). Espera todavía una oferta de un grande, porque todavía se ve con fuerzas.

El laboratorio político italiano, ese lugar donde casi todo sucede antes que en el resto del mundo, empieza a tener efectos también en el fútbol. Las estadísticas cada vez recorren más años la biografía de un jugador y las estrellas que sostienen a los clubes o los ceros en los contratos de las grandes renovaciones tienen que ver ahora con deportistas de 34 o más años como Messi, Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Buffon e Ibrahimovic. La preparación influye. Quizá también el sistema de jugo o la falta de relevo. Muchas de las estrellas del país transalpino han disparado la media de edad, que es de 26,9 años. Pero, pese a ello, ya está por debajo de la española, convertida en el campeonato con más lustros en las piernas de Europa: 27,34 años.

La clasificación es algo distinta si se atiende a los clubes que más apuestan por los jóvenes. Es decir, la media de edad de los que más juegan. Las ligas donde más riesgos se corren con jugadores júniors son Alemania (el Borussia Dortmund es el rey) y Francia, según los datos publicados por el CIES Football Observatory. Luego viene Inglaterra. Y ya lejos, las últimas, son España (el Barcelona se impone) e Italia. En el otro lado de la estadística, la Lazio de Simone Inzaghi tiene el once titular más encanecido de Europa (29,4 años). Le siguen en el podio continental el Crystal Palace (29,2), el Cádiz (29,1) y el Eibar (28,8).

Los jugadores, quizá, correrán menos y cobrarán todavía más durante un tiempo prolongado. Pero nuestro sueño de saltar al campo y tenerla en el último minuto, como el del mítico Tittyshev en el verano de 1994, se alargará algún tiempo más. No todo son malas noticias.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50