Lucas Boyé mantiene vivo al Elche

Un gol y el gran trabajo del delantero argentino convalidan la victoria balsámica de los ilicitanos ante un Levante destensado

El delantero argentino del Elche, Lucas Boyé, sobrepasa a Rubén Bezo para marcar el 1-0 ante el Levante.
El delantero argentino del Elche, Lucas Boyé, sobrepasa a Rubén Bezo para marcar el 1-0 ante el Levante.Manuel Lorenzo

Lucas Boyé fue decisivo, el jugador del partido. Por su gol y el encomiable esfuerzo por ser la referencia y el desahogo de sus compañeros que le buscaron una y otra vez para retener el esférico y oxigenar al equipo. El Elche se agarró a Boyé e hizo un ejercicio oscuro, profesional y sin fisuras en defensa para alcanzar y retener un triunfo fundamental ante el Levante para mantener viva la esperanza de salvación, que se ve más alcanzable después de conseguir los tres puntos ante el destensado conjunto de Paco López.

ELCElche
Elche
1
Gazzaniga, Mojica, Diego González, Daniel Calvo, Helibelton Palacios, Fidel (Josema, min. 93), Marcone, José Raúl Gutiérrez, Tete Morente (Josan, min. 69), Piatti (O. Mfulu, min. 82) y Lucas Boyé (Cifuentes, min. 93)
LEV Levante
0
Levante
Aitor, Clerc, Vezo, Postigo, Coke (Gonzalo Melero, min. 55), Enis Bardhi, Jorge De Frutos (Óscar Duarte, min. 78), Malsa, Róber (Dani Gómez, min. 55), Morales (Son, min. 55) y Roger (Sergio León, min. 78)
Goles 1-0 min. 31: Lucas Boyé.
Árbitro David Medié Jiménez
Tarjetas amarillas Mojica (min. 33), Postigo (min. 57), Malsa (min. 64), Roger (min. 73), Fidel (min. 76), Gazzaniga (min. 78) y Enis Bardhi (min. 92)

Al Elche le iba la vida en el duelo y se notó. Al Levante la dignidad deportiva y certificar una salvación largamente anunciada jornadas atrás. El grupo de Fran Escribá, con el deber de gestionar positivamente la tensión debido a su preocupante situación e intentar convertir la necesidad en virtud. Mientras los de Paco López con la idea de tramitar la relajación con decencia y terminar la temporada lo más arriba posible en la clasificación y, a ser posible, por delante del Valencia para conseguir el título honorífico de ser el mejor equipo de la capital del Turia.

El Elche se tomó el partido con la seriedad competitiva que requería ante un Levante con jugadores de buen pie, más lúdico y con menos presión. Lo que derivó en un choque igualado pero sin el foco en las áreas. Todo sucedía en el centro del campo, con posesión inocua del Levante, con disputas individuales en las que alternaban vencedores y vencidos sin trascendencia alguna en el juego.

El Elche no se impacientaba, esperaba su momento. Y llegó a la media hora, tras una nueva falta de concentración granota, como esas que se suceden en las últimas jornadas. En un tuya-mía de Clerc y Rubén Vezo, el central portugués no se asió al césped y sufrió un resbalón que aprovechó Lucas Boyé para robar el esférico adentrarse al área azulgrana y batir a Aitor Fernández de un disparo cruzado. El estajonavista trabajo del delantero argentino resulta capital para el cuadro de Escribá. Sus escasos seis goles anotados pueden valer oro para los ilicitanos.

Lo que sucedía convenía al Elche. Protegerse y esperar era su aparente plan, sin complicarse la vida en la elaboración, buscando siempre los defensas y centrocampistas franjiverde los pelotazos directos a Boyé, que todo lo cazaba, actuando el argentino de pivote. Llegó el descanso con el convencimiento del Elche de que el guion de los primeros 45 minutos estaba escrito a su medida. Sonó el silbato final del primer acto y Paco López permanecía sentado en el banquillo mientras sus colaboradores discutían sobre lo que había acontecido.

Más información
Osasuna se queda a medias ante el Elche
El Madrid sufre para remontar ante el Elche (2-1)

El Levante dio un paso adelante en el segundo acto. Paco López esperó poco para dar entrada a Son, Melero y Dani Gómez, profundidad, criterio y gol. Y el Elche cerró líneas. Y pudo poner tierra de por medio tras un remate de cabeza de Tete Morente a un centro dulce de Fidel que fue a parar al palo izquierdo de Aitor Fernández que sacó posteriormente de la línea de gol.

Y a falta de un cuarto de hora, llegó la controversia. Vezo resultó expulsado por empujón a Piatti siendo el último hombre. Finalmente la acción quedó invalidada porque en el inicio de la jugada el árbitro, Medié Jiménez, desvió el esférico con el talón cuando este le pertenecía al Levante. Posteriormente los granota fueron víctimas del infortunio. La rodilla izquierda de Dani Gómez chocó contra los tacos de la bota derecha de Gazzaniga; se lesionó el delantero cuando Paco López ya había realizado los cinco cambios. Después del enredo y la desdicha de Dani Gómez, no hubo nada. Un respiro para el Elche que sigue vivo gracias al gol de Lucas Boyé.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS