El Efes remata a un bravo Madrid

Los de Laso se quedan fuera de la Final Four de Colonia tras estirar su conmovedora resistencia hasta el último minuto del quinto partido de la eliminatoria (88-83)

Singleton arrebata un rebote a Tavares
Singleton arrebata un rebote a Tavares

El Efes remató a un Real Madrid conmovedor en el último minuto del quinto partido, tras una eliminatoria memorable, para las vitrinas de la Euroliga. El conjunto blanco, presente en siete de las últimas nueve Final Four disputadas, no estará en Colonia. Los de Laso estiraron su rendición hasta el último suspiro y llegaron a recuperar 12 puntos de desventaja, pero la decisiva aparición de Larkin (10 puntos en el tramo final), el martillo de Singleton (26 puntos y 38 de valoración) y un triple demoledor de Simon a falta de 39s liberaron definitivamente al cuadro turco en la batalla de Estambul (88-83). La oda a la resistencia de los madridistas se quedó sin premio pero quedó barnizada de honor. Superada la claustrofobia, el vibrante Efes de Larkin y Micic peleará por la gloria que le arrebató la suspensión por la pandemia.

TODOS LOS CAPÍTULOS DE LA SERIE
4. El Real Madrid abraza de nuevo la épica
3. Arrebato de orgullo del Real Madrid
2. El Efes deja al Real Madrid al borde de la eliminación
1. El Efes arrolla al Real Madrid en el primer asalto

El quinto asalto coronó un pulso para el recuerdo. Laso repitió de salida la fórmula de los parciales y las remontadas. Con Alocén, Carroll, Abalde, Garuba y Tyus en el quinteto inicial y la defensa zonal mutante de nuevo en la pizarra. Respondió Ataman reforzando el rebote con Singleton y Dunston y agitando su rotación para alterar la inercia optimista de los blancos. Se desató la contienda, con el Efes apostando por las posesiones masticadas y el Madrid por el vértigo en la transición y los triples. Entre ajustes y titubeos, los blancos lograron contener la embestida inicial de los turcos y se afianzaron mediado el cuarto (14-17, m. 6). El nervio de Alocén (siete puntos, dos rebotes y tres asistencias en los primeros siete minutos) resultó determinante y compensó el buen marcaje en ese tramo de Balbay sobre Carroll. Y Tavares reapareció en la eliminatoria, tras caer en combate en el primer asalto, para elevar el techo y los recursos madridistas.

Sentadas las bases, el ajedrez dejó paso al baloncesto y el intercambio de triples fue marcando la sístole y diástole del marcador, del 20-24 al 31-27. Para entonces, la estadística del perímetro y la batalla por el rebote reflejaba el mismo equilibrio que la pelea en la pista. Mientras Simon y Micic tomaban el relevo de Singleton en la anotación turca, fue Thompkins el que se encargó de la siguiente vuelta de tuerca del Madrid. El Efes, acostumbrado a moverse con holgura incluso en los partidos en los que cayó derrotado, fue perdiendo determinación y ganando angustia. La mezcla entre el tiento de Laprovittola y la ebullición de Llull consolidó el plan visitante antes del viaje a los vestuarios (33-39, m. 17).

Repasó la cartilla Ataman en el descanso y la reacción de su equipo no tardó en llegar. Entre Micic, Sanli y Beaubois armaron un contundente parcial de 21-4 que dejó tiritando al Madrid (57-45, m. 25). Se agigantó Singleton y la solidez de los blancos en la primera mitad quedó desmentida en un santiamén. Las dudas y la presión volvieron a cambiar de bando. Pero, acostumbrado a las catarsis exprés, el conjunto de Laso recobró la compostura con una canasta de Llull y dos triples consecutivos de Thompkins desde el rincón de la pista (57-53).

Curtido en la adversidad, el Madrid recuperó la defensa zonal, se armó de paciencia, se entregó a la competitividad indeleble de Llull y Rudy, y redujo la desventaja hasta unos guarismos abarcables antes de encarar la recta de meta (60-57, m. 30). Un triple de Laprovittola y un mate de Garuba al contraataque sellaron el reenganche madridista con el partido disputándose ya en la cornisa (62-62, m. 31). Mientras el Efes intentaba cerrar los caminos de resurrección de su rival, un triple de Rudy y dos de un notable Laprovittola sirvieron a los blancos para comenzar a dominar las pulsaciones del duelo. Sin embargo, en la hora de los valientes tampoco falló Larkin para sostener a los suyos (con 10 puntos en el último cuarto), del 73-75 al 78-75 a 2m 20s del final.

Entre Abalde y Tavares colocaron otra vez el empate. Llull falló una bandeja y Simon embocó un triple de museo (83-80). Quedaban 38 segundos, pero Llull no encontró el triple redentor que completara el acto de fe del conjunto de Laso. El Efes, más certero, selló su billete a la Final Four de Colonia. Tras hacer del camino una hazaña y de la competitividad su éxito, el Madrid murió de pie en Estambul.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS