Nueve de los 12 rebeldes de la Superliga se rinden ante la UEFA

Ceferin consigue que se comprometan a abandonar el proyecto bajo la amenaza de excluirlos de las competiciones europeas y abrirá expediente a Madrid, Barça y Juve

El presidente de la UEFA, Aleksader Ceferin, en el congreso de la organización el pasado 20 de abril.
El presidente de la UEFA, Aleksader Ceferin, en el congreso de la organización el pasado 20 de abril.YVES HERMAN (Reuters)

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, consiguió rendir este viernes de manera contundente a nueve de los 12 clubes rebeldes que hace menos de tres semanas anunciaron la puesta en marcha de una Superliga europea. Arsenal, Milan, Chelsea, Atlético, Inter, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham accedieron a firmar una carta que la UEFA envió a todos los fundadores de la rompedora competición en la que admiten la operación como un error y aceptan leves sanciones económicas a cambio de seguir disputando los torneos europeos.

A los tres que permanecen en el proyecto —Real Madrid, Barcelona y Juventus—, Ceferin les amenazó en un comunicado publicado este viernes: “La UEFA se ocupará de esos clubes más adelante”. Unas líneas después, el texto anuncia el siguiente paso: “El asunto se remitirá rápidamente a los órganos disciplinarios competentes de la UEFA”. Según fuentes conocedoras del proceso, se abrirá expediente a los tres clubes, con la amenaza de fondo de Ceferin de excluirles de las competiciones europeas durante dos temporadas.

Esta amenaza lleva días sobrevolando los despachos de los clubes fundadores, desde que el fin de semana pasado la UEFA les envió a todos el texto de la carta que debían firmar si querían seguir disputando las competiciones europeas. Desde ese momento, el Manchester City encabezó una campaña para persuadir al resto de aceptar el texto, que una fuente de la Superliga relaciona con el relajamiento del fair play financiero anunciado por Ceferin en el último congreso de la UEFA: “Tenemos que fomentar y liberar las inversiones, proteger a las personas que apoyan económicamente a sus clubes por su pasión por el fútbol y el amor a su comunidad local”, dijo.

Pese a la insistencia del City y la amenaza de la UEFA, no todos firmaron la carta. “Es humillante”, dicen fuentes cercanas a la directiva del Madrid, que auguran una larga batalla legal contra Ceferin y estudian la posibilidad de emprender acciones legales contra los que fueron sus socios en el lanzamiento del proyecto.

Una fuente de uno de los clubes arrepentidos asegura que esa vía contra ellos no tiene recorrido, ya que el contrato de 167 páginas firmado por todos la noche del 18 de abril incluye una cláusula de autodisolución del proyecto que se activaría con la deserción de estos nueve equipos, incluso con menos. El texto, redactado en inglés, que ha podido revisar EL PAÍS, dice que “si no hay notificación de más del 70% de los Clubes Fundadores de acuerdo con los términos de la cláusula 8.5.2. el Proyecto SL [Superliga] acaba con efecto inmediato”.

Cláusula de salida

La cláusula 8.5.2. recoge que si antes del 10 de julio a medianoche el 70% de los clubes fundadores han notificado por escrito al resto su decisión de seguir implementando el proyecto, todos están obligados a hacerlo. Esta fuente de uno de los arrepentidos sostiene que esta parte del contrato les protege de toda consecuencia, mientras que las fuentes citadas del Real Madrid discrepan de esta interpretación y han puesto ya a trabajar a los equipos de abogados del proyecto para estudiar el modo de proceder.

Los clubes que permanecen en el proyecto confían en la protección legal que entienden que les brinda la decisión del juzgado de lo Mercantil nº17 de Madrid, que el martes 20 de abril concedió la medida cautelar solicitada por los rebeldes incluso antes de lanzar su plan en público. El juez Manuel Ruiz de Lara prohibió en su escrito a la FIFA y a la UEFA que durante la preparación, desarrollo y puesta en marcha de la Superliga, los clubes, jugadores y dirigentes que la componen fueran sancionados o expulsados de las competiciones de clubes y selecciones ahora y en el futuro. Ruiz de Lara también insta a estos organismos a no publicar comunicados “que impidan directa o indirectamente la preparación, el desarrollo o la puesta en marcha de la Superliga”.

Los clubes que siguen en el proyecto consideran que Ceferin vulneró esta cautela judicial con el envío de la carta que firmaron los nueve arrepentidos, y en la que ven una maniobra intimidatoria. Según el comunicado publicado este viernes por la UEFA, los equipos que han rubricado el documento han accedido además a donar 15 millones de euros, que irán “al beneficio de los niños, los jóvenes y el fútbol de base”, en lo que describen “como gesto de buena voluntad”. También “estarán sujetos a la retención del 5% de los ingresos que hubieran recibido de las competiciones de clubes de la UEFA durante una temporada, que serán redistribuidos”. Por último, han accedido incorporar a los compromisos vigentes una posible sanción para el futuro: “Aceptarán que se les impongan multas sustanciales si pretenden jugar en una competición no autorizada (100 millones de euros) o si incumplen cualquier otro compromiso que hayan asumido en la Declaración de Compromiso de Club (50 millones de euros)”.

Con esto, Ceferin se da por satisfecho y permite a los arrepentidos seguir compitiendo en Europa: “Al aceptar sus compromisos y su voluntad de reparar el trastorno que causaron, la UEFA quiere dejar atrás este capítulo y seguir adelante con un espíritu positivo”, dice el presidente de la UEFA. El Madrid, el Barça y la Juventus creen que la guerra solo ha pasado a su siguiente capítulo.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción